Publicado: 26.04.2015 22:56 |Actualizado: 27.04.2015 17:44

Jesús Cintora:"Hay miembros del Gobierno intocables de los que no se puede hablar"

El periodista charla con 'Público' sobre su polémica destitución, su libro y sus ideas sobre el periodismo y la situación de la libertad de expresión en España. "Es fundamental llamar a las cosas por su nombre. Aquí hay a quienes se le llena la boca con Venezuela, pero no con las cosas que pasan aquí", dice.

Publicidad
Media: 4.86
Votos: 50
Comentarios:
El periodista Jesús Cintora. /JOSEFINA GROSSO

El periodista Jesús Cintora. /JOSEFINA GROSSO

MADRID.- Queda con este medio en la cafetería de un hotel de su barrio, el madrileño barrio de Ventas. Se le ve tranquilo y se expresa con su habitual tono pausado y marcadamente radiofónico. Aunque viene a hablar de su libro de entrevistas —La hora de la verdad (Espasa)—, asume que la pregunta sobre su reciente destitución en Cuatro es obligada. Y es que —seguramente muy a su pesar— hace tiempo que Jesús Cintora está en el centro de la polémica, aunque él dice no sentirse "protagonista de nada". 



"Gracias por tanto apoyo y perdón por tardar. Sabéis que decidieron que no siga en M4 [Las mañanas de Cuatro] y no es fácil, pero sigo en pie", aseguraba en su twitter casi 20 días después de ser fulminantemente destituido. Cuenta que los primeros días salió poco de casa, niega los rumores que apuntaban a que la decisión de Mediaset podía deberse a la mala relación del presentador con el equipo del programa y destaca las muestras de apoyo de la gente. "Lo agradezco enormemente, nunca en mi vida me había sentido tan querido". 

"Tienes una diana en la frente",  le dijo un día el que fuera su maestro, Iñaki Gabilondo. Y seguramente no le faltaba razón. Cintora es consciente de que es incómodo para muchos. Algunos se lo han hecho saber: cuenta en esta entrevista a Público que una vez recibió una llamada, a su teléfono personal, del entorno de García-Margallo en un tono "bastante agresivo" para rectificar una información, algo que no hizo.

Férreo defensor del periodismo comprometido "al servicio de la verdad", el soriano destaca la falta de libertad de expresión existente. Destaca que hay presiones políticas en todos los medios de comunicación y denuncia con rotundidad que hay miembros del Gobierno de "los que no se habla, porque son intocables".

¿Cuáles fueron los verdaderos motivos? Eso hay que preguntárselo a quien tomó la decisión. Yo puedo decir que sigo siendo el mismo que hace un año cuando las audiencias subían y subían y todo el mundo estaba contento.

En 'La hora de la verdad' le dedicas un capítulo a la periodista Cristina Fallarás que pasó de tener una vida acomodada a ser desahuciada. ¿Cómo afecta ésta precariedad laboral en la profesión? ¿Son malos tiempos para ser periodista?
El periodismo es desde luego una de las profesiones más castigadas. Los periodistas sufren bajadas de sueldos, ERES, becarios crónicos y sobre todo falta de oportunidades. Pero también creo que es importante destacar otra lacra que afecta a la profesión, que es la intromisión del poder político. Vivimos un momento en el cual éste Gobierno empieza recortando los consensos para elegir el consejo de la televisión pública. Deja momentazos como salir a explicarse a través de un plasma y no dejando preguntar a los periodistas. Y convoca en año de campaña electoral un concurso para adjudicar seis nuevos canales de televisión, algo que condiciona claramente la libertad de información. Esto es lo que está ocurriendo y hay que denunciarlo. Más allá del partido que gobierne, las cosas desde luego se pueden hacer de otra forma. Estoy convencido que hay gente dentro del Partido Popular a la que esto le parece mal. Hay una patente persecución del periodismo.

¿Qué está fallando para que un periodista se convierta en protagonista y sea noticia?
Yo no me siento protagonista de nada. Para mí el protagonismo es fundamentalmente de la gente. De todo esto que está ocurriendo, me quedo con el gran apoyo de los ciudadanos tanto en las redes sociales como en la calle. La verdad es que nunca había recibido tantas muestras de cariño en mi vida. Hay obviamente una parte amarga, y es ver cómo te esfuerzas tanto con algo y al final te apartan a pesar de toda la dedicación.

El prólogo de La hora de la verdad lo escribe Iñaki Gabilondo, que un día te dijo que tenías una "diana en la frente". Parece que no estaba equivocado: ya te han disparado…

Sí, tiene toda la pinta. Dispararon en la diana. Con Iñaki me vi unas semanas antes de que me apartaran de Las Mañanas de Cuatro, y efectivamente me dijo que tenía una "diana en la frente". ¿Por qué?, pues fundamentalmente por hacer un periodismo incómodo para aquellos que no quieren escuchar lo que ocurre y que no quieren que se hable del panorama de paro, corrupción, desigualdades y recorte de libertades que se está produciendo. No creo que sean presiones muy distintas a las que Iñaki vivió en su momento. Además, 2015 es un año de muchos nervios para el poder. Se acercan las elecciones y no hay nada claro.

¿Eras incómodo, entonces?
Yo creo que cualquiera que no se pliegue a decir lo que al poder le gustaría es incómodo en estos tiempos que corren. El programa que yo presentaba mientras iba haciendo una audiencia no tal alta no causaba la preocupación que luego causó. Cuando consigues pasar de un 5 a un 16% tiene lo positivo de que mucha gente te sigue, pero al mismo tiempo te conviertes en un incordio para el poder.

El programa que yo presentaba mientras iba haciendo una audiencia no tal alta no causaba la preocupación que luego causó. Te sigue mucha gente pero al mismo tiempo te conviertes en un incordio para el poder.

Cuando se anuncia que se te aparta de Las Mañanas de Cuatro se dijo que, además de por presiones políticas, te echaban por la mala relación que tenías con el equipo ¿qué hay de cierto?
En estas situaciones hay quien aprovecha para hacer leña del árbol caído. Esto ocurre tanto en el lugar en el que trabajas como fuera. Nosotros en Las Mañanas de Cuatro hacíamos un trabajo espectacular. Hemos pasado de hacer una audiencia baja a un 16%. Con un esfuerzo tremendo. Hay quien ha aprovechado mi cese para echar porquería. Es rotundamente falso que yo tuviera expedientes disciplinarios en Mediaset; puedo asegurar que el 99% de la gente con la que trabajaba en el programa me ha mostrado su apoyo. A los que siguen ahí les deseo toda la suerte del mundo.

¿Se puede decir que tu cese se debe a que opinabas "demasiado" y eso no gustaba a la cadena?
La labor del periodista debe de ser reflejar la realidad y sobre todo estar al servicio de la verdad. En dos años haciendo dos horas diarias de programa en directo no nos podrán acusar de haber mentido. Nadie me puede acusar de ello. El compromiso del periodista debe ser con la verdad. Hay cosas que no son debatibles: los números y los datos son o blanco o negro, no hay más. Hay cinco millones de parados y eso no es cuestionable por mucho que a muchos les moleste. Hay presiones políticas en todos los medios de comunicación y más en un año electoral como este. ¿Cuáles fueron los verdaderos motivos? Eso hay que preguntárselo a quien tomó la decisión. Yo si puedo decir que sigo siendo el mismo que hace un año o hace dos, cuando las audiencias subían y subían y todo el mundo estaba contento. Cuando alguien lee un periódico se está informando pero también se está formando; lo mismo pasa con un programa de televisión, guste o no.

Hago un periodismo que incomoda a aquellos que no quieren escuchar lo que  ocurre y éste es un año de muchos nervios para el poder. Se acercan las elecciones y no hay nada claro.

¿Jesús Cintora sigue con los pies en la tierra?
Sí, tengo los pies en la tierra, en la calle. Veo todo el revuelo que se ha montado a mi alrededor como algo que abruma, claro. Pero yo sigo siempre con los pies en el suelo, soy el mismo, un tipo normal. Me siento igual que muchos compañeros, a los que se les coarta la libertad muchas veces por miedo, y eso no hay que aceptarlo.

¿Se puede decir que hay plena libertad de expresión en España?
No. La prueba la tienes en la Ley mordaza. En el periodismo del día a día, con una situación económica muy complicada, los medios de comunicación se ven condicionados. Hay personas de las que no se habla. Hay determinados miembros del Gobierno de los que no se puede hablar, son intocables. Decir que hay plena libertad sería hipócrita. Criticar al poder a veces trae serias consecuencias. Una vez recibí una llamada del entorno del ministro Margallo en un tono bastante agresivo. Me echaron la bronca por haber dicho que el ministro se había ido a los toros mientras se estaba buscando a víctimas españolas en el atentado en Túnez. Trataron de convencerme de que el ministro había ido a llevar a su hija a los toros, la había dejado y se había ido, cuando había imágenes en las que se veía a Margallo en primera fila en la plaza. Si por contar la verdad te quieren convencer de la mentira, conmigo no lo van a conseguir.

¿Se nota la mano del Gobierno también en otras esferas como la justicia?
Hay un control político del poder judicial, que es muy evidente en el reparto del Consejo General del Poder Judicial, y que es muy evidente, por ejemplo, en la lentitud de la justicia. A mí no me parece normal, estando en la situación en la que estamos, que tengamos a un elenco de presuntos corruptos que ni siquiera han asistido a un juicio. Hablo de Rato, Blesa, Bárcenas o Correa... Y justamente el partido que dice que combate la corrupción ha puesto obstáculos para las investigaciones sobre las cuentas negras de su partido. Ahora hablamos de Rato, pero hay que recordar que Bácenas está en la calle, que Correa o Blesa están en la calle riéndose seguramente lo que le está ocurriendo al españolito medio que cobra 500 euros y tiene que mantener con eso a su familia.

Decir que hay plena libertad sería hipócrita. Si críticas al poder a veces eso trae serias consecuencias.

Cuenta en su libro como Pablo Iglesias, en una cena te comunica que va a montar un partido político, algo que como reconoces te sorprendió e incluso te pareció una locura. Si echas la vista atrás y ves en lo que se ha convertido Podemos, ¿qué se te viene a la mente?
Cuando él, ese profesor que iba a las tertulias y era conocido como El coletas, decide dar el salto a la política quedó conmigo para contármelo, fundamentalmente porque, como colaboraba en Las Mañanas de Cuatro, la decisión iba a hacer que tuviera menos tiempo para las tertulias. Si echas la vista atrás es evidente que han cambiado muchas cosas. Ha llovido mucho desde el momento en que Podemos consigue ser la primera fuerza en intención de voto: entonces se empiezan a verter un montón de informaciones, muchas de ellas falsas, se hacen especiales en los programas, se mandan corresponsales a Venezuela, se buscan las cuentas, los currículums…El poder, que como se decía en tiempos de Franco, tenía todo atado y bien atado, se puso nervioso. Lo que cuento en el libro es una anécdota, hubiera sido arrogante por mi parte decir que le dije a Pablo en su momento que iba a tener mucho éxito, porque no fue así, al contrario le dije: '¡Qué pereza, meterte en política!' Ya que sacas el tema, me gustaría dejar claro que yo ni soy de Podemos ni de ningún partido político. Lo digo tal cual, la gente no sabe si voto o no voto, o a quién lo hago. Sí es cierto que como periodista me interesa mucho lo que ha ocurrido con su auge.

.

Le han acusado hasta de ser "el jefe de prensa" de Podemos…
Hay gente que siempre intenta ponerle a todo el mundo etiquetas. Parece que si no haces especiales sobre Venezuela, no mandas corresponsales allí a contarlo…ya no estás en su bando. Un ejemplo claro de ello fue cuando saltó la noticia de las cuentas de Monedero. Se estuvo hablando de ello durante más de un mes y ahí nadie llamó al programa desde una estancia política para quejarse: eso no molestaba. Pero cuanto tú te metes con otros asuntos, ya sean las cuentas del marido de Cospedal o las de la sede del partido del Gobierno, ya todo se pone en un nivel de nervios, por así decirlo. Mientras se hable de las cuentas de Monedero o de Venezuela el poder estará tranquilo. Yo desde luego me siento cómodo defendiendo el sentido común, y entre un corrupto y un ciudadano decente, me voy a quedar con el ciudadano decente siempre. Y si un presidente miente habrá que decirle que miente, ¿no? Es fundamental llamar a las cosas por su nombre. Aquí hay a quienes se le llena la boca con Venezuela, pero no con las cosas que pasan aquí.

A mí de ‘La hora de la verdad’ me parece destacable que por primera vez se reúne a jóvenes políticos entorno a una idea: que las cosas pueden funcionar mucho mejor

¿Qué entrevista disfrutaste más haciendo para el libro?
De La hora de la verdad destacaría que por primera vez se reúne a jóvenes políticos en torno a una idea: que las cosas pueden funcionar mucho mejor; que los problemas del paro, la corrupción y las desigualdades se pueden afrontar de otra manera. Es la primera vez que coinciden en un libro entrevistas a Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Alberto Garzón, Albert Rivera, Pablo Casado, del PP, o Irene Lozano, de UPYD. Gente joven que quiere cambiar las cosas pero no lo tiene nada fácil, entre otras cosas porque algunos, como Pedro Sánchez, tienen a veces el rival en casa.

¿Qué va a pasar ahora? ¿Qué le apetece hacer?
Yo tengo un contrato aún con Mediaset. Pronto estrenaremos un programa sobre fondos buitres y desahucios. Estamos estudiando la posibilidad de que siga presentando espacios informativos y de corte periodístico, pero no hay nada cerrado en cuanto a mi futuro. Tengo 38 años, puedo hacer muchas cosas. He aprendido mucho haciendo Las Mañanas de Cuatro, aunque, obviamente, ha habido cosas que no me han gustado. Pero la vida da muchas vueltas y vamos a ver qué ocurre.