Publicado: 28.01.2014 11:37 |Actualizado: 28.01.2014 11:37

El consumo de cemento retrocede a niveles de los años sesenta

Las cementeras descuentan un nuevo año de descensos en 2014, tras la caída cercana al 20% el año pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consumo de cemento cayó un 19,2% en 2013 en comparación con el ejercicio precedente, de forma que se situó en 10,98 millones de toneladas y marcó un nuevo mínimo que retrotrae la demanda de este material de construcción a niveles de mediados de los años sesenta, según informó la patronal cementera Oficemen. El descenso del pasado año supone además encadenar seis ejercicios consecutivos de caídas en los que la industria cementera acumula un desplome del 80,4% desde el récord histórico de 55,99 millones de toneladas que marcó en 2007, el ejercicio previo a la crisis.

Oficemen ya descuenta otro ejercicio de descensos para 2014, año para el que espera un retroceso de entre el 7% y el 8%, y sólo "atisba" un cambio de signo para 2015, "condicionado al compromiso de la Administración de recuperar la inversión pública y dotar de un entorno estable a los precios eléctricos para que la industria pueda competir en los mercados internacionales".

En este sentido, la patronal del sector indicó en un comunicado que el crecimiento registrado en las exportaciones de cemento no permitieron compensar los retrocesos en el mercado doméstico. Además, asegura que el ritmo de crecimiento de las ventas de cemento al exterior ha disminuido en los últimos meses, desde la tasa media del 34% a la que progresaron hasta septiembre, hasta la del 12% a la que lo hicieron en el último trimestre. "Se trata de un porcentaje a todas luces insuficiente para compensar la caída de la demanda doméstica", indicó en un comunicado el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza.

En cuanto al consumo en España, la obra civil acaparó algo más de la mitad (el 57%) del cemento demandado el pasado año, otro 24% se destinó a la edificación no residencial y el 19% restante a la vivienda.

Para los próximos años, las cementeras confían en la posibilidad de que el sector cambie de signo en el horizonte de 2015, pero sólo en el caso de que haya un "compromiso por parte de la Administración" que, en opinión de esta industria, "debe recuperar la inversión pública si no quiere que nuestras infraestructuras pierdan el tren de los países vecinos europeos". "También esperamos una recuperación de la vivienda, que ha caído a niveles extremadamente bajos para un país como España", según Zaragoza.

Ante estos datos de consumo, la producción de cemento en las plantas radicadas en España encadenó asimismo su sexto año de caídas, al cerrar 2013 con un descenso del 15% y una producción de 13,16 millones de toneladas, un nivel también anterior a la década de los setenta. Durante el pasado ejercicio, distintas compañías del sector implementaron planes de ajuste para adaptarse a las nuevas condiciones del mercado que conllevaron la paralización de fábricas y despidos.

La patronal y los sindicatos, "con el fin de contribuir a la estabilidad" de esta industria, que emplea a unos 4.354 trabajadores, firmaron recientemente un acuerdo estatal de referencia para el sector que congela en 18.600 euros el salario mínimo de sus trabajadores para todo el periodo de vigencia del pacto (2013-2015) y eleva en ocho horas la jornada anual desde el primer año.