Publicado: 05.05.2014 09:10 |Actualizado: 05.05.2014 09:10

Detienen por malversación al director del AVE de Barcelona, al jefe de obras de Adif y a un contratista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil ha iniciado esta mañana una operación con registros de las sedes de Adif y detenciones en Madrid y Barcelona a raíz de una presunta trama malversación de fondos públicos en las obras del AVE de la capital catalana. Se han practicado nueve detenciones y se espera que se produzca aún otra. Entre los detenidos se encuentran el director de línea del AVE Noreste, Rafael R., un responsable de obras , Jaime G.G., y el delegado de Corsán en Barcelona, Marino V.

Los agentes han registrado en ambas ciudades los edificios centrales de la entidad pública encargada de los ferrocarriles dependiente del Ministerio de Fomento, según informan a Público fuentes de la Guardia Civil. También se está registrando en estos momentos la constructora Corsán Corviam de la capital catalana, así como las las sedes de otras empresas y domicilios particulares. En total, han sido registradas once empresas y cinco domicilios particulares de los principales implicados.

También se han resgistrado  varias viviendas particulares y la sede de Corsán Corviam,

Con el nombre de Operación Yogui, la Guardia Civil culmina una investigación contra funcionarios y técnicos externos de Adif abierta por el juzgado de instrucción número 9 de Barcelona a petición de la Fiscalía Anticorrupción. En ella, se pretende esclarecer una presunta red formada por estos trabajadores para enriquecerse ilegalmente con las obras del tren de alta velocidad.

Mientras, fuentes de Adif han confirmado a Público que, efectivamente, sus sedes de Madrid y Barcelona están siendo registradas desde primera hora de la mañana. De esta forma, han querido remarcar que todavía no conocen de cuáles son las causas de la investigación, pues ésta se encuentra bajo secreto de sumario.

En un comunicado de la misma compañía, Adif ha señalado que viene colaborando desde junio del pasado año con esta investigación judicial. Por la documentación solicitada, añaden, "la causa parece estar relacionada con la actuación presuntamente incorrecta de empleados de Adif, en connivencia con alguna empresa constructora, en relación con unas obras de plataforma de alta velocidad que fueron adjudicadas en febrero de 2008 y finalizadas en noviembre de 2011".

En la operación se investiga si directivos de la empresa contratista Corsán se concertaron con cualificados funcionarios públicos de Adif que se encargaban de las obras, así como con técnicos externos, para beneficiar económicamente a la sociedad en perjuicio de los fondos públicos gestionados por el gestor de infraestructuras Adif.

Los detenidos están acusados, entre otros, de malversación, cohecho y falsedad documentalLa Fiscalía Anticorrupción sospecha que los detenidos alteraron de forma repetida las mediciones técnicas de los trabajos realizados en las obras, falsearon posteriormente las certificaciones oficiales de la obra ejecutada y camuflaron el desvío en la certificación final para dar justificación aparente a más trabajos de los que realmente habían efectuado. Con este mecanismo, la Anticorrupción estima que los detenidos generaron un sobreprecio ilícito en beneficio de la contratista de unos seis millones de euros.

La Fiscalía también investiga si la propia adjudicación de la obra a la contratista -que se incardina en el proyecto del tramo del AVE entre Madrid y Barcelona-, pudo presentar irregularidades. Los funcionarios de Adif implicados podrían haber recibido contraprestaciones económicas por su conducta ilícita, ordenadas por un directivo de la contratista, según la sospecha de la Fiscalía. Por este motivo, los detenidos están acusados, entre otros, de los delitos de malversación de caudales públicos, cohecho y falsedad documental.

En la operación se han practicado en total once registros domiciliarios, de los que seis corresponden a diversas sedes sociales de la contratista Corsan en Barcelona y Madrid, de la consultora técnica externa que asiste a la dirección de obra y de la empresa pública Adif, en Barcelona y Madrid. Además, también se han registrado cinco domicilios particulares, de los principales implicados.

En la sede de Adif en la Sagrera, un vetusto edificio situado frente a las obras de lo que será la nueva gran estación del AVE en Barcelona, la Guardia Civil ha irrumpido a primera hora de la mañana, en búsqueda de documentos y expedientes sobre las obras bajo sospecha, con la previsión de permanecer en el local al menos hasta media tarde.

Los agentes buscan los documentos en los que se habrían preparado los artificios para falsear las mediciones técnicas

La mayoría de los trabajadores que se encontraban en el edificio de Adif en la Sagrera han sido invitados a marchar por los agentes del instituto armado, si bien algunos se han quedado, ya que podían colaborar en la investigación mostrando documentos y facilitando el acceso a ordenadores. En los registros, los agentes buscan los documentos en los que supuestamente se prepararon los artificios para falsear las mediciones técnicas y disimular después el falseamiento, según la fiscalía.

Los agentes también están tratando de localizar los documentos oficiales en los que se plasman estos proyectos, que tendrían que haber elaborado los funcionarios de Adif imputados, ante la sospecha de que no se incorporaron al expediente administrativo de las obras, que ya se halla en fase de liquidación final. También buscan documentos que puedan revelar posibles dádivas económicas en favor de funcionarios de Adif, diferentes de las que ya obran en la causa hasta el momento.

En marzo de 2008, Corsán Corviam, ahora integrada en Isolux Corsán, se adjudicó las obras del AVE en el tramo entre la futura estación de La Sagrera y el Nudo de la Trinidad por un importe de casi 68 millones de euros. Y este lunes, después de que sus oficinas hayan sido registradas por los agentes, la compañía ha afirmado que "en el marco del secreto de sumario dictado por el juzgado que instruye el caso, Isolux Corsán no va a realizar ningún comentario, más allá de dejar constancia de su total colaboración con la justicia".

La Guardia Civil registra las oficinas de la empresa Isolux Corsán en Barcelona, ubicadas en el número 33 de la calle Rosselló, en busca de documentos que prueben una presunta malversación en las obras del AVE de la capital catalana. Sobre las 11.30 horas, agentes de la Guardia Civil han entrada en las dependencias con un hombre que se ha tapado con la chaqueta al ver a la prensa, si bien se desconoce todavía si es uno de los nueve detenidos, o si es empresario de Corsán o técnico de Adif. 

El presidente de Isolux Corsán, Luis Delso, fue señalado por el propio Bárcenas como el presunto hombre que estaba detrás del pseudónimo de "Luis el Cabrón" que salía en sus papeles, en vez de ser él mismo. Delso negó en su momento toda vinculación con el caso Gürtel.