Público
Público

La ejecutiva del PSOE minimiza su soledad en el Congreso

Blanco sí reconoce que hace falta hablar con los grupos parlamentarios para "recomponer alianzas" // Cierre de filas en torno al presidente del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El impacto de la soledad en el pleno del Congreso el jueves pasado, cuando sólo los 169 diputados del PSOE votaron a favor de la convalidación del decreto ley de ajuste del déficit, fue objeto ayer de reflexión en la reunión de la ejecutiva del PSOE, que presidió José Luis Rodríguez Zapatero. Y la orden es no caer ni en la melancolía ni en la desesperación.

Fue el vicesecretario general, José Blanco, quien recordó que el líder del partido quedó investido presidente del Gobierno en 2008 con esos 169 votos y, hasta ahora, pese a las dificultades, no ha fracasado la geometría variable. 'No hay nada nuevo y así va a seguir siendo', refrendó en rueda de prensa la número tres, Leire Pajín.La 'estabilidad' política del país está garantizada, apuntaló. No se va a sumar ya a una maltrecha situación económica.

No obstante, el ministro de Fomento sí asumió que el PSOE precisa de una 'situación más estable', por lo que urge 'hablar con los grupos' para 'tratar de recomponer alianzas'. Blanco añadió que el escenario actual es 'muy complicado' por la proximidad de las elecciones catalanas, relatan fuentes de la dirección. El resto de la cúpula compartió el análisis.

Ni reproches ni elecciones

El estado mayor del PSOE cerró filas porque, como resume una dirigente, 'en momentos difíciles, no hay fisuras'. No hubo reproches por la sensación de desconcierto del Gobierno, ni se comentó la posibilidad de elecciones anticipadas, un cambio de Gobierno o el impacto de una huelga general, un derecho que Zapatero defendió como una conquistan del partido. El alcalde de Santiago, Xosé Antonio Sánchez Bugallo, agradeció que el Gobierno hubiese rectificado y pospuesto el cierre del grifo de la deuda a los ayuntamientos.