Público
Público

"Girasol", "fruta" y "margarita", las palabras españolas favoritas en China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Girasol", "fruta" y "margarita" son las palabras españolas favoritas entre los chinos que estudian la lengua de Cervantes y que hoy pudieron fotografiarse como "Don Quijote", comer paella o participar en "gymkanas" y karaokes para celebrar el Día del Español en Pekín y en Shanghái.

China ha sido el país número 22 más activo -de un total de 144- en la web abierta por el Instituto Cervantes (www.eldiae.es) para en cuanto a las propuestas de palabras favoritas en lengua española.

En Pekín y Shanghái, los chinos que acudieron al Instituto Cervantes y al pabellón de España en la Expo participaron en un fotomatón llamado "En la piel de Don Quijote", en el que podían insertar sus rostros en el del famoso personaje cervantino o en el de su adorada Dulcinea y plasmar la instantánea para la posteridad.

Se trata de una de las decenas de actividades que el Instituto Cervantes organizó hoy en las dos mayores ciudades chinas, donde los asistentes se dieron codazos para comer paella.

El embajador de España en China, Carlos Blasco, participó en buena parte de las actividades pequinesas, presididas por la directora del Cervantes de Pekín, Inma González Puy.

El número de estudiantes de español en universidades (carreras de Filología y segunda lengua extranjera) y en parte de la oferta privada alcanza en la actualidad los 15.000, tres veces más que la cifra de 2005, sin incluir las 3.300 matrículas del Cervantes de Pekín, que suponen el doble de las registradas el año pasado.

China "ha dejado de considerar el español como una 'lengua minoritaria', se ha dado cuenta de que es una herramienta que le ayuda a posicionarse en el mercado internacional", manifestó a Efe González Puy en relación al aumento de relaciones comerciales y políticas del gigante asiático con América Latina y España.

El perfil del estudiante chino de español es el de un licenciado que quiere continuar sus estudios de posgrado en un país de habla hispana, para luego regresar a su país; pero cada vez son más los ejecutivos que abren proyectos en América Latina o España y que quieren saber más sobre el protocolo de negocios y la cultura local.

"Necesitan de forma dramática ampliar el número de profesionales bilingües para abastecer el mercado de China con Latinoamérica y con España. Con el inglés ya no es suficiente", explicó González Puy.

En la ciudad oriental de Shanghái, donde desde el 1 de mayo se celebra la Exposición Universal 2010, el pabellón de España y el Cervantes celebraron hoy el Día del Español con "gymkanas", karaokes, clases de español y una demostración de sevillanas.

"Se decía que el idioma era la lengua para rezar, pero hoy en día es una lengua para todo, la lengua que se habla en los negocios y en las organizaciones internacionales, un idioma con una potencia enorme que no para de crecer en los países asiáticos", afirmó María Tena, comisaria del pabellón español en la presentación del acto.

Los visitantes del pabellón pudieron disfrutar hoy de breves clases de español en las que se les enseñaba un vocabulario básico para saludar y presentarse.

"Me ha gustado poder repasar las palabras que había aprendido en mi viaje a España", explicó a Efe Wang Xiaoti, una de las alumnas de este curso de apenas 25 minutos, que aseguró que "son un idioma y un país que me gustan mucho".

La actividad más llamativa para los paseantes por el recinto de la Expo era un karaoke, en el que los chinos no se animaron a cantar pero sí a bailar al ritmo de rumbas y canciones pop en castellano.

"Nos hemos acercado por la música y el baile", comentaron Yang Yang y Tian Hui, una pareja que aseguró que aunque no entendieron "el juego de saltar" (la rayuela que abría la gymkhana) disfrutaron del taller de pintura en el que una profesora de dibujo enseñaba trazos sencillos de figuras de flamencas, flores o animales.

Pero los principales objetivos de las cámaras de fotos en Shanghái fueron Miguelín (la mascota del pabellón) y Haibao (la de la Expo) que animaban las actividades.

En el acto se presentó también la Guía de Shanghái en español, fruto de la colaboración entre el pabellón de España y el Instituto Cervantes, un libro de bolsillo con las claves para disfrutar de la vista a la capital económica de China.

Para cerrar la fiesta del "Día E", los ganadores de un concurso de sevillanas organizado por la Embajada española en colaboración con la Agencia EFE y Tourespaña hicieron una demostración del baile.