Público
Público

El Gobierno kuwaití boicotea la sesión parlamentaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno kuwaití, presidido por el jeque Naser Mohamed al Sabah, boicoteó hoy la sesión semanal del Parlamento, un día después de haber presentado su renuncia, informó la agencia oficial de noticia de Kuwait (KUNA).

La agencia explicó que el presidente del Parlamento, Yassem al Khorafi, dio por terminada la sesión debido a la ausencia del Ejecutivo y por la falta de quórum.

Además, la cadena de televisión qatarí Al Yazira, citando a fuentes parlamentarias, dijo hoy que el emir de Kuwait, el jeque Sabah al Ahmed al Sabah, está considerando la posibilidad de suspender la actividad parlamentaria durante dos años para salir del actual estancamiento político.

Si el emir decide finalmente disolver el Parlamento, se violaría la Constitución kuwaití, que estipula que tras esta decisión se deben convocar nuevas elecciones en el plazo de 60 días.

En un nuevo capítulo del pulso que mantiene el primer ministro con el Parlamento, el jeque Naser Mohamed al Sabah, presentó ayer la renuncia de su Gobierno ante el emir, quien aceptó la renuncia pero pidió a los ministros que se mantuvieran en sus cargos hasta la formación de un nuevo gabinete.

Esta nueva crisis política se debe a que varios legisladores islamistas anunciaran su intención de interpelar al primer ministro sobre varios temas, incluyendo mala administración y despilfarro en la salud pública.

De acuerdo con la Constitución, el emir, cuando surge un enfrentamiento serio entre el Gobierno y el Parlamento, puede disolver el poder legislativo y convocar nuevas elecciones en dos meses, o cesar al Gobierno para evitar la interpelación del primer ministro.

El pasado 25 de noviembre una crisis similar acabó con la dimisión del Gobierno kuwaití en protesta por la insistencia del Parlamento de votar una petición para que compareciera Naser Mohamed al Sabah.

En esta ocasión, la renuncia fue aceptada por el emir, que encargó seis días después al saliente primer ministro la formación de un nuevo gabinete, y los nuevos ministros asumieron sus cargos el 12 de enero pasado.

La vida política en Kuwait se caracteriza por las continuas crisis entre el Parlamento y el Gobierno. Por un enfrentamiento parecido al de ahora, el poder legislativo fue disuelto el 19 de marzo del año pasado, tras anunciarse la renuncia del Gobierno.

Las nuevas elecciones se celebraron el 17 de mayo, y el nuevo Parlamento quedó conformado por una mayoría de legisladores pertenecientes a los salafistas (una corriente fundamentalista del islám suní) y a los chiíes.