Público
Público

La gran empresa cuestiona el papel de Díaz Ferrán en CEOE

Pese a la apariencia de unidad, las grietas internas amenazan la continuidad del presidente de la patronal. "¿Cómo nos va a representar bien alguien con sus problemas?", dice un destacado empresario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El miércoles 2 de diciembre fue un día feliz para Gerardo Díaz Ferrán. La Conferencia Empresarial de CEOE se celebró en un ambiente de gran exaltación y cerca de 2.000 empresarios lo jalearon como líder de la patronal española.

Pero por debajo de ese festival de aplausos, las grietas internas que desde hace meses afectan a la organización estaban empezando a ensancharse. El aspecto más visible de la crisis era la ausencia del presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, molesto por su nulo protagonismo en la conferencia. Al no asistir, el líder de las pequeñas y medianas empresas consumaba su divorcio con Díaz Ferrán y dejaba abierta una herida que probablemente no se cerrará hasta el próximo mes de mayo, cuando se celebren las elecciones en Cepyme.

Menos aparente, pero igualmente visible, era la ausencia de grandes empresarios en la conferencia. Muchos de ellos prefirieron cruzar el Atlántico para estar presentes en un acto organizado por el diario El Mundo en Nueva York.

Si no estaban las pymes ni tampoco las grandes empresarios, ¿quiénes eran esos 2.000 empresarios? Un alto dirigente sindical, que prefiere mantenerse en el anonimato, responde con malicia: todos los que están arruinados como Díaz Ferrán.

Desde que se celebró la Conferencia Empresarial, las cosas no han mejorado para el presidente de CEOE. Los problemas de sus empresas se han acrecentado después de que Caja Madrid, entidad de la que es consejero, lo haya denunciado por impago de un crédito de 26,5 millones. Y aunque los órganos directivos de CEOE le respaldaron unánimemente tras un teatral amago de dimisión, la marejada interna no deja de crecer. Las grandes empresas, especialmente, han manifestado en privado su preocupación por los problemas de Díaz Ferrán. Un destacado empresario cree que 'la situación de sus empresas es insostenible'. '¿Cómo nos va a representar bien alguien que tiene tantos problemas particulares y tan graves? ¿En qué cabeza cabe que una persona con tanta presión pueda ser capaz de dirigir CEOE', se pregunta.

Una gran incógnita es cómo afectará la crisis de CEOE al Diálogo Social

¿Es eso motivo suficiente para promover el relevo de Díaz Ferrán? 'De momento, no', responde otra de las fuentes consultadas. 'Pero si su situación no se resuelve en un plazo de un mes...'. Otros medios insisten en que 'los empresarios de verdad' pueden plantearse un proceso de sucesión ante la creciente vulnerabilidad empresarial de Díaz Ferrán. 'No es bueno que el máximo responsable de la patronal esté pendiente de las ayudas que le pueda conceder el Gobierno'.

La falta de sintonía entre las grandes empresas y CEOE no es nueva ni atribuible en exclusiva a Díaz Ferrán. Las acusaciones de falta de representatividad y de eficacia han sido habituales en los últimos años, y le causaron no pocos quebraderos de cabeza a su predecesor, José María Cuevas.

Uno de los empresarios consultados destaca que esa es la razón de que se hayan creado asociaciones empresariales paralelas, como por ejemplo el Instituto de Empresa Familiar, que agrupa a las grandes empresas familiares españolas. 'Si se hubieran sentido representadas en CEOE, no hubiera sido necesario crearlo', asevera.

Pese a estas críticas, el presidente de la patronal sigue contando con importantes apoyos en la estructura de la organización. No es de extrañar, dada su estrategia de captar adeptos a base de conceder cargos y prebendas. CEOE puede presumir de ser una de las organizaciones con mayor número de puestos de responsabilidad del mundo. Cuenta con 23 vicepresidentes, su comité ejecutivo (teóricamente, el órgano de gestión permanente de la organización) tiene 49 miembros; la junta directiva, 219, y la asamblea general, alrededor de 700.

Díaz Ferrán ha conseguido apoyos a base de cargos y de consenso

Pero, además de repartir cargos, el presidente de la patronal ha puesto en práctica en los últimos meses una inteligente política de consenso en las decisiones. Un representante sectorial afín a Díaz Ferrán cree que 'antes del verano estaba en una situación de debilidad', por su deficiente gestión de la traumática salida del anterior secretario general, Juan Jiménez Aguilar. Pero con motivo de las negociaciones del Diálogo Social, Díaz Ferrán decidió someter todas las decisiones de la organización a la discusión abierta del comité ejecutivo.

Fue así como se endureció su posición negociadora y cómo, finalmente, se llegó a la ruptura con los sindicatos y con el Gobierno. 'Eso fortaleció mucho su posición en el seno de la organización, ya que se valoró que respetara el consenso, incluso por encima de sus intereses empresariales', aseguraron los mismos medios.

Los sectores que defienden a capa y espada la gestión de su presidente creen que la inestabilidad institucional está provocada no por Díaz Ferrán ni por los problemas de sus empresas, sino por las disensiones del presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, a quien no perdonan 'que salga continuamente en los medios a airear sus diferencias' con la cúpula de CEOE, en lugar de debatirlas en las reuniones internas. En todo caso, creen que el problema está en vías de solución y dan como fecha máxima la próxima primavera, fecha prevista para la celebración de las elecciones en Cepyme. 'A nadie en CEOE se le ocurre que Bárcenas se vaya a presentar'.

'A nadie en CEOE se le ocurre que Bárcenas se vaya a presentar'

Bárcenas, de momento, se lo piensa. Su objetivo es llegar vivo a las elecciones y 'luego ya se verá', según fuentes próximas al dirigente empresarial. Para ello, está dispuesto incluso a firmar una 'tregua navideña' y se ha comprometido públicamente a ser leal a CEOE, 'siempre que CEOE sea leal con Cepyme'. Los mismos medios creen que la asamblea general del pasado miércoles se desarrolló en una ambiente de normalidad, pese a que en algunos sectores patronales se especuló con la posibilidad de que se intentara forzar una salida anticipada de Bárcenas.

Otra gran incógnita es cómo afectará la crisis de CEOE a las negociaciones sociales. Los sindicatos y el Gobierno son respetuosos en público, pero tienen dudas en privado. 'El problema es que Díaz Ferrán es impredecible', señala un dirigente sindical.