Público
Público

Grupo contra la caza de ballenas vuelve a tierra por combustible

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo contra la cacería de ballenas Sea Shepherd dijo que se ha visto obligado a abandonar temporalmente su persecución de la flota ballenera japonesa en la Antártida mientras su nave recarga combustible.

Paul Watson, fundador del grupo estadounidense, dijo en un comunicado publicado en la página web del grupo (www.seashepherd.org) que su barco Steve Irwin recargará combustible en el puerto más cercano y regresará a la persecución.

Watson dijo que la operación de dos semanas en el Océano Antártico ha tenido éxito debido a que ha disminuido la cantidad de ballenas asesinadas por la flota japonesa.

La flota ballenera de Japón está en la Antártida por su cacería anual para capturar 900 ballenas. A pesar de la legislación internacional sobre la cacería de ballenas vigente desde 1986, Japón justifica su actividad afirmando que tiene propósitos científicos.

La mayor parte de la carne de ballena termina en vitrinas de supermecados y locales de comida.

"Los hemos perseguido, hemos detenido sus actividades de cacería durante dos semanas y les hemos expulsado con éxito de las aguas territoriales antárticas australianas", dijo el viernes Watson en un comunicado.

"Ahora regresamos a tierra para recargar combustible. No tenemos lujos como recargar en el mar como lo hace la flota japonesa", agregó.

Sea Shepherd afirmó que perseguió a la flota japonesa durante dos semanas y que la hizo salir de las aguas que Australia reclama como parte de su territorio antártico.

Los japoneses dicen que están en aguas internacionales.

El Instituto de Investigación de Cetáceos de Japón, que dirige la cacería anual, ha acusado a Sea Shepherd de "ecoterrorismo" y de embestir y poner en riesgo a las naves japonesas, acusaciones que Watson rechaza.