Publicado: 12.06.2015 22:03 |Actualizado: 13.06.2015 08:41

India se plantea permitir el trabajo a los menores de 14 años

Las ONG alertan de los cambios aprobados por el Gobierno de Modi a la ley que regula el trabajo infantil

Publicidad
Media: 1.78
Votos: 9
Comentarios:
Venkatesh, de once años, trabaja como jornalero para una empresa de construcción, en Hyderabad, en el estado meridional indio de Andhra Pradesh. AFP/NOAH SEELAM

Venkatesh, de once años, trabaja como jornalero para una empresa de construcción, en Hyderabad, en el estado meridional indio de Andhra Pradesh. AFP/NOAH SEELAM

NUEVA DELHI.- Entre los grandes árboles del Jardín de Lodi de Nueva Delhi, dos niños se abren paso cargando con una gran bolsa que sobrepasa en altura a sus cabezas. Es la recolección del día de botellas y envases de plástico que venderán a unos kilómetros de allí para llegar con algo de dinero a casa. “Sí que vamos al colegio, pero ahora estamos de vacaciones”, dice el mayor de ellos, que aparenta menos de diez años.

Según las nuevas enmiendas de la Ley de Prohibición y Regulación del Trabajo Infantil que el Consejo de Ministros de la India, con el Primer Ministro Narendra Modi a la cabeza, aprobó el pasado 13 de mayo, que estos dos hermanos recorran las calles para recoger botellas durante las vacaciones y ayuden con ello a generar unos ingresos a sus padres, será legal.



Aun tiene que ser aprobado por el Parlamento, pero el borrador que hay sobre la mesa permite que los menores de 14 años “ayuden a su familia o empresas familiares, en ocupaciones no peligrosas, después del colegio o durante vacaciones”. También incluye los empleos en la industria del entretenimiento, como el cine, los anuncios o la televisión, pero excluye el circo.

Unos 168 millones de niños son empleados en el mundo. En India, las cifras oficiales cifran en 5 millones los trabajadores menores de 14 años

El debate se abrió en la India un mes antes de que se conociese, con motivo del Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, el último informe de la Organización Internacional del Trabajo que revela que unos 168 millones de niños son empleados en el mundo. En India, las cifras oficiales hablan de casi 5 millones de niños trabajadores menores de 14 años, pero las organizaciones que están sobre el terreno denuncian unos números mayores debido a una falta de control y registro.

Tras la publicación del nuevo borrador, los activistas y las organizaciones que luchan por los derechos de los niños en India anuncian el riesgo que entraña una futura ley como ésta. “Que la ley permita que los menores de 14 años puedan trabajar en los negocios familiares supone un grave problema, pues abre la puerta a que se trabaje desde casa”, alerta Bharti Ali, codirectora de la organización HAQ: Center for Child Rights, que explica que en India, la manufacturación de productos como las alfombras, el cuero o la joyería se hace en los hogares, en un sector informal y desorganizado.

“Pero eso no es realmente un negocio familiar: alguien provee materiales a los padres, que trabajan desde casa, y los niños se ven inevitablemente involucrados en ese trabajo”, argumenta R.S. Chaurasia, director de Bachpan Bachao Andolan (BBA) la ONG que fundó el Premio Nobel Kailash Satyarthi que desde 1980 ha rescatado a casi 84.000 niños de la esclavitud y el trabajo forzado.

“Con la ley actual podemos asegurar que los niños no trabajen desde casa, pero si la nueva ley llega a entrar en vigor, ¿qué poder nos queda para evitar que los niños trabajen?”, alerta Bharti Ali.

Difícil control

La cláusula que especifica que sólo se permitirá el trabajo si se hace después de asistir al colegio, no convence a las organizaciones. “En la ley no se habla de que existan unos mecanismos para controlar si estos niños trabajan después de ir al colegio o si, en cambio, se lo saltan para trabajar”, apuntan desde Save The Children. “Por eso es tan importante que se mantenga una prohibición total del trabajo infantil”, continúa R.S. Chaurasia.

Un menor indio recoge trapos y otros materiales de desecho para su reciclaje en Srinagar. AFP/Rouf BHAT

El ministro de Trabajo, Bandaru Dattatreya, principal promotor de las enmiendas, defiende la ley hablando en primera persona de cómo él mismo, cuando era niño, después de la escuela ayudaba a su madre que vendía cebollas, o a su tío a llevar paquetes de arroz. “Esto no es trabajo infantil, esto son tradiciones indias, que es muy diferente”, comentó en una entrevista al diario Times of India.

Además alega que los cambios en la ley ayudarán a los niños a desarrollar sus capacidades más eficazmente, algo también contemplado en el propio borrador: “Los niños, ayudando a sus padres, están aprendiendo también una profesión”.

Desde Save the Children desmienten este hecho. “El tipo de trabajo que hacen los niños no requiere de habilidades especiales. En la industria del textil, por ejemplo, se encargan de cortar la tela, así que realmente no aprenden un oficio, pero contribuyen a los ingresos de la familia”, dice Neha Sabharwal, coordinadora de la ONG.

Para el colectivo de organizaciones que trabajan por los derechos de los menores, la nueva ley estaría “extremadamente en contra” de la Ley de Derecho a la Educación, que ampara la obligatoriedad de la escolarización de los niños de 6 a 14 años e incumpliría la Convención sobre los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1989.

Bharti Ali, de HAQ, va además un paso más allá. “[El gobierno] está buscando maneras de justificar el enorme recorte en las partidas sociales”, refiriéndose a la disminución en un 50% de los presupuestos del Programa Integrado de Desarrollo Infantil que anunció el Gabinete de Modi hace unas semanas.


De fondo, la pobreza

El borrador introduce también cambios en la penalización a los empleadores, aumentando las penas mínimas de tres meses a seis, en el caso de que se infrinja la ley por primera vez y de seis meses a un año si se reincide. En cambio, los padres, que antes contaban con el mismo castigo, quedan libres en caso de primera ofensa, y su pena se reduce al pago de una multa de 10.000 rupias (unos 130 euros) en las siguientes ocasiones.

Sachin, de nueve años, carga con un recipiente con agua para el puesto de comida en el que trabaja Amritsar. AFP/Narinder NANU

Sachin, de nueve años, carga con un recipiente con agua para el puesto de comida en el que trabaja Amritsar. AFP/Narinder NANU

Este cambio, apunta el Gobierno, se debe a lo mismo que los cambios en la propia ley: tener en cuenta “el tejido social del país” y “una visión realista de las condiciones socioeconómicas de los padres”. Todas las organizaciones coinciden en que la pobreza y el desempleo de los padres son dos de las principales causas que fuerza a los menores a acabar trabajando.

“La realidad nos recuerda que un niño que trabaja no va a sacar a su familia de la pobreza, sino que la mantendrá en esa rutina durante generaciones”.

Es el caso de Salim, que reparte comida a domicilio y sirve mesas en un pequeño restaurante del sur de Delhi. Su empleador dice que tiene 18 años, pero la escasez de vello facial y su mirada aun infantil hacen sospechar que con suerte haya cumplido los 15. “No es el primer verano que lo hace. Su familia tiene problemas económicos y esto es una ayuda para ellos”.

Para Kailash Shatyarti, fundador de BBA y último Premio Nobel de la Paz por sus 34 años trabajando para acabar con la esclavitud y el empleo infantil, apuntaba en un artículo en el diario local Times of India que, precisamente, hay que mirar el prisma al revés. “La realidad nos recuerda que un niño que trabaja no va a sacar a su familia de la pobreza, sino que la mantendrá en esa rutina durante generaciones”.