Público
Público

IVAM reflexiona estéticamente la evolución del arte abstracto en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los diferentes puntos de convergencia y de reflexión estilística que se produjeron entre los artistas abstractos españoles pertenecientes a distintas generaciones desde los años 30 del siglo XX hasta la actualidad se recogen en la última exposición del año que hoy se ha presentado en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) de Valencia.

La muestra "La línea Roja. Arte abstracto español en la colección de IVAM", que podrá ser contemplada hasta el 21 de febrero, agrupa 61 piezas pertenecientes a 37 artistas españoles de distintas técnicas y estilos que protagonizaron el desarrollo del arte abstracto en España.

Así se exhiben piezas de Luis Gordillo, Cristina Iglesias, Alberto Corazón, Saura, Julio González, Miquel Navarro, Martín Chirino, Salvador Soria, Manuel Rivera, Palazuelo, Millares, Joan Brossa, Joan Miró, Yturralde, Gerardo Rueda, Sempere, Alfaro, Manolo Gil, Tapies, Rómon de Soto, Sanleón, Ana Peters y Carmen Calvo, entre otros.

El montaje de estas obras, en la que se combinan esculturas, cuadros, serigrafías y dibujos, se conforma a través de núcleos de reflexión puramente estéticos y emotivos articulados a partir de ciertas piezas poco conocidas de la colección de este museo, según ha informado en rueda de prensa Joan Ramón Escrivá que, junto a Raquel Gutiérrez, ha comisariado esta muestra.

Ramón Escrivá, acompañado de la directora del museo, Consuelo Ciscar, ha precisado que "no es una casualidad que el propio título de la exposición, "La línea roja", sea un homenaje a uno de los clásicos de nuestra contemporaneidad cuya obra ha sobrepasado las fronteras impuestas por la crítica a la creación artística, como fue Tápies".

"Su pintura "La línea roja" debe entenderse como un auténtico cruce de caminos en el que convergen con maestría la larga tradición constructiva, la pulsión figurativa, la experimentación con la materia y la quiebra de la naturaleza bidimensional de la pintura", ha ficho el comisario.-

Escrivá ha precisado que "hemos eludido hacer en esta exposición una lectura histórica y narrativa de la abstracción es España, y si hacer un reflexión plástica estética sobre las características sensoriales de este movimiento".

con anterioridad ha intervenido Consuelo Ciscar, que precisado que la "muestra "La línea roja", se erige como signo de un tiempo, en que tomando como referencia a Tápis y a su lienzo "La Ligne rouge", presenciamos cómo se indaga en la esencia de las materias sencillas para encontrar la manifestación de una energía".

La exposición se inicia en un apartado dedicado al atávico enigma de la representación del rostro y su disfraz, la máscara que vienen introducidos por una escultura de Julio González, "Le cagoulard" y la pintura de Saura, "Anu".

El políptico de piezas "Serie Limo" de Luis Gordillo ocupa una amplía pared y conforma un ámbito destinado a investigar la fascinación por la liberación de los flujos y ondulaciones de la materia.

Un relieve metálico del artista Manuel Rivera articula un apartado dedicado al entresijo de tramas formales, redes y grietas.

Una pintura de José Manuel Brotó, "Elogio del Oro abre un apartado consagrado a la fascinación plástica del áurico metal.

LA obra de Joan Miró , "Aviat, l, Instant" configura, junto a un nutrido grupo de serigrafías de Joan Brossá, una sección en el que se aborda la gran revolución en la composición tipográfica durante la modernidad.

Una serie de gouaches de Eusebio Sempere sirve de pórtico a un gran mural dedicado a las derivas cinéticas, lumínicas, perceptivas y utópicas de la geometría.

Finalmente, el cuadro de Esteban Vicente "Sin título", estructura el capítulo final de la muestra destinado a analizar la práctica pictórica como una poética del ensimismamiento.