Público
Público

Juncker tiene "muchas dudas" sobre el ritmo de los recortes en España

El todavía presidente del Eurogrupo propone un salario mínimo europeo y otras medidas de solidaridad para evitar que "desaparezca la dimensión social de la Unión Europea"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'A buenas horas, mangas verdes' podría pensar más de uno. A punto de dejar su cargo como presidente del Eurogrupo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, admite ahora que 'tiene muchas dudas' sobre el ritmo de ajuste presupuestario que se exige a algunos países de la eurozona, como España. Considera Juncker que la actual política de austeridad 'subestima la enorme tragedia del paro'.

'Tengo muchas dudas sobre el ritmo de consolidación que se aplica a algunos países de la eurozona. Subestimamos, no ustedes, pero algunos Gobiernos subestiman, la enorme tragedia del paro', dijo en concreto Juncker en su última comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo de Estrasburgo. De esta forma, Juncker, que a finales del mes de enero dejará la presidencia del Eurogrupo, se suma a la alerta del FMI, que hace unos días también prevenía sobre los riesgos de una austeridad excesiva.

'Tenemos una tasa superior al 11% en la eurozona cuando prometimos a los europeos que la moneda única tendría como consecuencia que los equilibrios sociales se ajustaran de forma positiva. Sin embargo, el número de parados aumenta y el paro no se ha convertido en la regla pero es una excepción notable', lamentó.

Por ello, Juncker reclamó 'poner en marcha en todos los países y en Europa políticas más activas en el mercado laboral'. En ese sentido, Juncker propuso un salario mínimo europeo y otras medidas de solidaridad para evitar que 'desaparezca la dimensión social de la Unión Europea'. 'La dimensión social de la Unión Europea (UE) es el hijo bastardo de la unión económica y monetaria pero hay que mantenerla (...) y hablar de ella en términos concretos, no abstractos', dijo el también primer ministro de Luxemburgo.

'Yo habría querido que creáramos un sistema de recompensas para los países que hacen todos los esfuerzos que hemos exigido', dijo el presidente del Eurogrupo, citando a Portugal, Grecia, Irlanda, España o Italia, que ha su juicio ha realizado 'ajustes estructurales importantes'.

'Yo lo he propuesto varias veces, especialmente en el caso de Portugal, reajustar el mecanismo de ajuste y las condiciones financiera y presupuestrias que lo acompañan', ha subrayado Juncker. Pero admitió que su posición 'es minoritaria en el Eurogrupo'.

Los diecisiete países de la moneda única elegirán en su reunión del 21 de enero al próximo presidente del Eurogrupo, después de que el propio Juncker, en el cargo desde 2005, pidiera ser relevado. El mejor posicionado para suceder al político luxemburgués en ese cargo es por ahora el ministro de Finanzas de Holanda, Jeroen Dijsselbloem, de 47 años.