Público
Público

Más de un millón de euros de recompensa por los ladrones de la joyería Graff de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un millón de libras (1,16 millones de euros) se ofrece como recompensa por las pistas que permitan atrapar a los autores del reciente robo de 40 millones de libras (46,7 millones de euros) en joyas cometido en Londres, reveló hoy Scotland Yard.

Dos hombres armados sustrajeron el botín el 6 de agosto de la joyería Graff Jewellers en el exclusivo barrio de Mayfair (centro de la capital), en el mayor robo de alhajas de la historia británica.

En nombre de las aseguradoras afectadas, la empresa Tyler & Company ha ofrecido esa recompensa por las informaciones que conduzcan a la identificación, detención y procesamiento de los ladrones.

"Creo que es la mayor recompensa que jamás se ha ofrecido por un delito de este tipo", dijo hoy la detective jefe de la Brigada Móvil de Scotland Yard, Pam Mace, quien volvió a pedir la colaboración ciudadana para apresar a los malhechores.

Anteriormente, la Policía había informado de que se ha requisado un arma de fuego aparentemente relacionada con la investigación.

El pasado miércoles, las fuerzas del orden indicaron que un hombre había sido detenido bajo sospecha de haber participado en la planificación del atraco.

El sospechoso, de 50 años, fue apresado en Ilford (este de la capital británica) el lunes, aunque fue puesto en libertad condicional bajo fianza.

El atraco, cuya cuantía supera los 23 millones de libras (cerca de 27 millones de euros) sustraídos del mismo establecimiento en 2003, representa el segundo mayor robo cometido en la historia criminal británica.

Los delincuentes, ataviados de forma impecable, atracaron a punta de pistola la tienda de Graff Jewellers, indicó el martes la Policía, al difundir imágenes del suceso captadas por las cámaras de vigilancia.

Los ladrones -dos hombres de más de treinta años, con acento londinense y descritos como "muy peligrosos" por la Policía- llegaron a la tienda, ubicada en la calle New Bond Street, en un taxi negro y amenazaron a los dependientes.

Los malhechores efectuaron un disparo al suelo al huir de la joyería con 43 artículos de lujo, aunque nadie resultó herido, y se fugaron en varios automóviles de forma escalonada, pues primero subieron a un BMW que cambiaron después por un Mercedes plateado.

Los ladrones usaron un tercer vehículo, posiblemente un Ford Galaxy negro o un Volkswagen Sharan, antes de que se perdiera su rastro en las calles de Londres.

Según la Policía, el atraco de Graff Jewellers es el segundo mayor robo perpetrado en la historia del Reino Unido, después del que protagonizó una banda que en 2006 se llevó 53 millones de libras (cerca de 62 millones de euros) de un almacén de la empresa de seguridad Securitas, en el condado de Kent (sur de Inglaterra).