Público
Público

Morales dice en Japón que las filtraciones no lograrán enfrentar a los presidentes de Latinoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó hoy en Tokio la "diplomacia imperial" y "espionaje permanente" de EEUU revelado por Wikileaks y aseguró que esas filtraciones no lograrán enfrentar a los presidentes de América Latina.

En una rueda de prensa ofrecida en el Club Nacional de Prensa de Japón durante su visita oficial a este país, Evo Morales insistió en que, con las revelaciones difundidas estos días por Wikileaks, "quieren crearnos desconfianza entre presidentes".

"No lo lograrán, porque tenemos mucha confianza con la presidenta de Brasil, Argentina, con Venezuela y otros países. Es imposible enfrentarnos como quisieran con la información que tienen en Wikileaks", afirmó el mandatario boliviano.

Para el presidente de Bolivia, "todo lo que hemos escuchado en los últimos días" responde a la diplomacia estadounidense de "control con amedrentamiento" dictada por "intereses geopolíticos".

Evo Morales hizo estas declaraciones después de que el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, instara a su vez en la Cumbre Iberoamericana de Mar de Plata (Argentina) a que los países de la región no caigan en la división a causa de las informaciones difundidas por Wikileaks.

Según los cables conocidos en los últimos días sobre el país andino, Irán investiga al menos desde 2006 la posibilidad de obtener uranio en varios países de Latinoamérica, en particular Venezuela y Bolivia, afirmación que Morales ha negado.

Otros documentos señalan que el mandatario tuvo un tumor de nariz o se refieren a la voluntad de la presidenta argentina, Cristina Fernández, de colaborar con Washington en su estrategia en Bolivia y a los calificativos de "persona difícil" que habría dirigido al presidente Morales.

También afirman que Venezuela "compró" a mandos militares de este país, lo que ha sido rechazado a su vez por el Gobierno de La Paz.

Evo Morales llegó ayer a Tokio para una visita oficial de dos días, la segunda que realiza a Japón tras la efectuada en 2007.