Público
Público

Navegar medio mundo por 180 millones

La flota española captura al año 200.000 toneladas en el Índico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Buena parte del producto contenido en las latas de atún que llenan las estanterías de los supermercados procede del oceáno Índico, del prolífero caladero en el que el Alakrana fue secuestrado. En este lugar, la flota española captura al año cerca de 200.000 toneladas de atún tropical, lo que supone unos 180 millones de euros. Estas miles de toneladas abastecen el 40% de la demanda de la industria conservera de nuestro país, un negocio que puede llegar a los 600 millones de euros al año y que es el segundo más importante del mundo después de Tailandia.

Buques como el Alakrana, con capacidad para una tripulación de unas 30 personas, pueden albergar aproximadamente 2.000 toneladas de atún en sus bodegas. En ellas, se procesa el pescado capturado y se congela hasta que el barco llega a puerto y descarga. Las campañas de pesca suelen durar dos meses. Es entonces cuando el buque atraca para descargar y volver al caladero otros dos meses. Cada cuatro meses, se releva toda la tripulación. El barco permanece en el Índico todo el año, lo que hace que pueda descargar en cinco o seis ocasiones, es decir, que pueda faenar hasta 12.000 toneladas de atún. Teniendo en cuenta los 180 millones al año que factura la flota española por el producto capturado en el Índico, una tonelada podría reportar algo más de un millón de euros.

Buques como el Alakrana pueden albergar 2.000 toneladas de atún

La flota atunera congeladora española faena en aguas del Índico desde hace 25 años. Esta zona abarca más de 3.200 millas naúticas de aguas internacionales y jurisdiccionales de varios países como Mozambique, Kenia, Mauricio, Tanzania, Madagascar o las propias Seychelles.

Actualmente, son 33 buques los barcos con intereses españoles que trabajan en el Índico, según datos de la Confederación Española de Pesca (Cepesca). De estos, sólo 18 tienen pabellón español, matriculados en el País Vasco, Andalucía y Galicia.

Del Índico sale el 40% de la demanda de las conserveras

El resto son atuneros de capital español y pabellón de Seychelles. Desde Cepesca defienden que no se trata de banderas de conveniencia (en algunos de estos países los buques pueden aprovecharse de ciertos beneficios, como exención de impuestos), sino que el largo tiempo de actividad de la flota española en las islas 'ha hecho estrechar lazos comerciales entre las empresas y el Gobierno de Seychelles, que ha querido desarrollar su propia flota'.

Las especies de atún que se encuentran en estos caladeros son el atún claro o rabil y el listado. El destino de ambos es en su gran mayoría la industria conservera: son la materia prima de las latas de atún. Estas dos especies no tienen nada que ver con el atún rojo.

Según Cepesca, hoy en día no existen caladeros alternativos para la flota atunera del Índico. Cada zona de pesca está regulada por una Organización Regional de Pesca, que establece las limitaciones y cupos para faenar en su zona. Los tres caladeros donde pueden encontrarse estos tipos de atún (Índico, Atlántico y Pacífico) tienen sus cupos de pesca completos. Esto quiere decir que aunque un atunero del Índico quisiera trasladarse a otra zona, tendría que esperar a que se produjera allí una vacante. De hecho, en los últimos años, varios barcos que trabajaban en el Índico han aprovechado las bajas en el Atlántico y el Pacífico para mudarse debido a la amenaza de los piratas.