Público
Público

Niños pequeños con asma se retrasan en desarrollo de la lectura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Los niños pequeños quecomienzan la escuela con asma quedarían detrás de sus pares enel desarrollo de las habilidades de lectura.

Esto, según un nuevo estudio, no prueba que el asma causela brecha. Pero los autores dicen que es posible que laenfermedad pulmonar afecte la capacidad de lectura de losniños.

El equipo siguió a 298 niños de Nueva Zelanda durante elprimer año escolar. La mitad de los chicos asmáticos se habíaretrasado por lo menos seis meses en el desarrollo de lalectura comparado con algo más de un tercio de los niños sinasma al final del año.

Los autores analizaron varios factores que podrían explicarla brecha: que los niños asmáticos sean más propensos a ser defamilias de bajos ingresos, que tengan "mala predisposición"para la lectura o que tengan un mayor ausentismo.

Pero ninguno influyó, precisa el equipo en la revistaChest.

"Los resultados sugieren que el asma y el desarrollo de lalectura están asociados de alguna manera, aunque aún no estáexplicado", dijo la doctora Kathleen A. Liberty, de laUniversidad de Canterbury, en Nueva Zelanda. Una posibilidad,indicó, es que influyan los problemas respiratorios.

En Nueva Zelanda, los niños de primer grado aprenden a leeren voz alta. "Es posible que los niños asmáticos no puedancontrolar la respiración o aprender a controlarla mientras leenen voz alta, algo que es parte del proceso de aprendizaje sobreel que existe poca investigación", dijo Liberty.

Los resultados surgen de un grupo de niños a los que se leshabía evaluado la capacidad de lectura y matemática al ingresara la escuela y al finalizar ese primer año. En Nueva Zelanda,los niños comienzan primer grado cuando tienen 5 años.

El 18 por ciento tenía asma al ingresar a la escuela. Alfinalizar el primer año, el 51 por ciento de esos niños estabaretrasado por lo menos seis meses en el desarrollo de lalectura de palabras y el 55 por ciento lo estaba en la lecturade oraciones, comparado con el 33 y el 38 por ciento,respectivamente, de los chicos sin asma.

Se desconoce cómo el asma afecta el rendimiento escolar enel largo plazo. Por ello, Liberty dijo que el esquipo continúael seguimiento de esta cohorte para conocer sus logrosacadémicos.

Por ahora, la investigadora sugirió que los padres de niñoscon asma estén atentos a los problemas de lectura que puedentener sus hijos y que los ayuden con el aprendizaje.

FUENTE: Chest, diciembre del 2010