Público
Público

Un oxidado Phelps vuelve a la piscina y se prepara para 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Ian Ransom

Cuatro meses después de haber logrado el récord de ocho medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, el nadador estadounidense Michael Phelps está listo para volver a entrenar, deseoso de acabar con cualquier idea de una posible retirada.

"Mi condición física es inexistente ahora. Estoy muy lejos de estar en forma, pero hablé con mi entrenador hoy y acordamos que el martes es el día oficial del comienzo (del entrenamiento)", dijo a Reuters Phelps tras salir de la piscina de la sede de waterpolo de Pekín, el Centro Acuático Yingdong.

"Cuatro meses han sido el mayor tiempo que estuve lejos de la piscina (...) sé que sentiré mucho dolor en los primeros meses", agregó el joven de 23 años, nacido en Baltimore, quien ya ha fijado sus metas en la obtención de más logros en los Juegos de Londres 2012.

Phelps retornó a Pekín esta semana para rodar un anuncio televisivo para Mazda, el último de una serie de acuerdos de promoción comercial que firmó desde que batió la marca de su compatriota Mark Spitz, quien ganó siete oros en Múnich 1972.

El rodaje, parte de un trato por una suma de siete cifras que el representante del nadador definió como "el máximo para un famoso occidental" en China, hizo que Phelps tuviera problemas para nadar mariposa por primera vez en varios meses.

¿HAZAÑA INSUPERABLE?

De todos modos, el anuncio le dio al 14 veces campeón olímpico la posibilidad de volver al "Cubo de Agua" donde logró sus éxitos y rememorar lo que puede haber sido una hazaña insuperable.

"Estuvo bastante bien, fue algo muy especial. Estoy feliz por haber tenido la oportunidad de revivir algunos de esos momentos que pasé cuatro meses atrás", expresó.

Su largo receso, que estuvo plagado de apariciones televisivas y actos benéficos mezclados con momentos con amigos y la familia, no mermó su motivación pese a que ha llevado a muchos a pensar en su posible retirada.

"Fue divertido, pero realmente quiero volver a un régimen normal y tener una especie de estructura en mi vida", señaló.

"Hay veces que me levanto y pienso: 'No quiero hacer más esto'. Pero hay tantas metas y tiempos que quiero batir. No me voy a retirar hasta que los haya logrado", afirmó.

De todas maneras, el estadounidense se mostró cauteloso sobre sus nuevos objetivos, aclarando que todavía debe analizar un plan junto a su entrenador, Bob Bowman.

"Estos cuatro años serán mucho más relajados que los anteriores (...) definitivamente habrá un programa más ligero del que tuve antes de Pekín", aseguró Phelps, quien no obstante ya tiene la cabeza puesta en los mundiales de natación que tendrán lugar en julio en Roma.

"Ojalá que pueda dominar los 100 metros libres (estilo espalda). Voy a probar en algunas especialidades diferentes que no intenté antes", concluyó.