Público
Público

Los policías de Bahía decretan el fin de la huelga y los de Río de Janeiro la suspenden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una asamblea de policías del estado brasileño de Bahía puso hoy fin a una huelga de doce días motivada por reivindicaciones de mejoras salariales, mientras que sus colegas de Río de Janeiro suspendieron hasta el próximo miércoles el paro que comenzaron en la madrugada del viernes.

Después de más de una hora de debates, los policías de Bahía aceptaron la propuesta de pago de gratificaciones presentada por el Gobierno regional hasta 2015 y aceptaron el requerimiento inmediato del comando central militarizado para reintegrarse a las actividades o asumir un proceso interno disciplinario.

La huelga comenzó a perder fuerza hace tres días cuando 245 policías que estaban atrincherados desde la semana pasada en la Asamblea Legislativa de Bahía, entre ellos los líderes de la huelga, abandonaron el martes la edificación, que estaba cercada por 1.000 militares.

En Río de Janeiro, entre tanto, el Sindicato de la Policía Civil suspendió la huelga hasta el miércoles, cuando una asamblea del gremio determinará el fin del paro o la continuación del mismo.

Agentes de la Policía Militarizada, de la Policía Civil y del Cuerpo de Bomberos habían decretado un paro indefinido en la madrugada de este viernes, a una semana de la apertura del Carnaval.

El sindicato programó para el domingo en las playas de Copacabana un acto público de repudio por las prisiones de varios agentes que estaban en huelga.

Según la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Río de Janeiro, no se registraron incidentes de gravedad en los dos días de paralización y la adhesión a la huelga fue mínima entre los casi 70.000 miembros de las tres instituciones, que reivindican un ajuste de salarios.

La baja adhesión obedeció en parte a que, el jueves, la Asamblea Legislativa regional aprobó el anticipo de un reajuste salarial del 39 por ciento para los policías que estaba previsto para octubre de 2013, aunque los huelguistas reivindican un incremento mayor.

Para combatir la huelga, el comando de la Policía instauró una investigación contra unos 150 policías, detuvo a 50 agentes que se negaron a trabajar y ordenó el arresto de los 11 acusados de haber organizado la paralización, nueve de los cuales ya fueron detenidos.

La mayoría de los policías detenidos fueron liberados, pero 17 de ellos continúan encarcelados a la espera de una decisión judicial sobre su situación.

A una semana del inicio del carnaval, que concentra precisamente en Río de Janeiro y Salvador, la capital de Bahía, el mayor número de personas y turistas, las autoridades regionales intensificaron las negociaciones para normalizar la situación y garantizar la seguridad en la fiesta popular.

En Salvador, que reúne en su carnaval cerca de dos millones de personas y es considerada como la mayor fiesta callejera del mundo, fueron desplegados varias centenas de militares para reforzar la seguridad, mientras que en Río de Janeiro se ha descartado, por ahora, la presencia masiva del Ejército para las fiestas.