Publicado: 03.04.2014 15:26 |Actualizado: 03.04.2014 15:26

Prisión domiciliaria para Bolinaga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez central de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha acordado la prisión domiciliaria del miembro de ETA Jesus Maria Uribetxebarria Bolinaga, a quien atribuye ser el autor material del asesinato del guardia civil Antonio Ramos, en 1986.

Bolinaga sólo podrá salir de su casa durante las horas necesarias para el tratamiento de su enfermedad y siempre con la vigilancia precisa, según el auto dictado por el juez instructor que acuerda su prisión provisional incondicional y comunicada.

El juez considera que Bolinaga es el autor material del asesinato del guardia Antonio Ramos, por lo que le atribuye un delito de atentado terrorista con resultado de muerte.

Bolinaga fue puesto en libertad condicional en agosto de 2012 ante una enfermedad terminal incurable frente la que se le daba nueve meses de vida.

El juez dicta además la prisión del resto de los presuntos miembros del comando acusados de este atentado: Javier Ugarte Villar y José Luis Erostegi Bidaguren.

El juez considera en el auto que Bolinaga fue el autor de los disparos que acabaron con la vida de Antonio Ramos y que estuvo acompañado por Erostegi. Mientras, Ugarte realizó las vigilancias previas sobre el guardia civil.

Bolinaga ha declarado hoy por videconferencia en un juzgado de Bergara (Gipuzkoa) por videoconferencia. Los otros miembros de ETA han prestado declaración en persona en la Audiencia Nacional, a donde han llegado desde la prisión de Herrera de la Mancha -caso de Erostegi- y Topas, donde está encarcelado Ugarte.

En el auto, figura que Elosegi reconoció en el sumario 12/97 instruido por la Audiencia Nacional que él se encargo de marcar al guardia civil, para que Bolinaga disparara contra él y se alejaron juntos para recoger su vehículo. Por su parte, Ugarte ha reconocido que fue quien realizó las vigilancias sobre el guardia civil.

El guardia murió acribillado a balazos, cuando arrancaba su coche, que quedó con diez impactos de bala en el barrio de San Andrés de Mondragón (Gipuzkoa). Tenía 32 años de edad.