Público
Público

La subida del IVA impulsa un 30% la firma de hipotecas

En junio, la banca sólo abrió el grifo para la compra de vivienda y dio 9.504 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Comprar una vivienda nueva un julio era un 2% más caro que en junio como consecuencia de la subida del IVA. Miles de ciudadanos se apresuraron a cerrar sus operaciones antes de que se incrementaran los impuestos y las entidades financieras los ayudaron a ello. En junio, concedieron a los hogares 9.504 millones de euros en hipotecas para la adquisición de la vivienda, un 30% más que en el mismo mes del año anterior y en torno a 3.000 millones más de lo que venían entregando en los meses precedentes.

Y lo hicieron al precio más bajo contabilizado jamás en las estadísticas del Banco de España (que se inician en enero de 2003). Quienes firmaron una hipoteca en ese mes, pagaron un interés inicial (posteriormente irá variando con el euríbor) del 2,36%, frente al 2,42% de un mes antes y el 3,06% de los que la contrataron un año antes.

Los expertos recuerdan que bancos y cajas son ahora los más interesados en que se vendan las viviendas, sobre todo porque en muchos casos son de su propiedad y necesitan desprenderse de ellas para que no les penalice en exceso la nueva normativa de provisiones que entrará en vigor en octubre.

De hecho, la apertura del grifo de crédito ha quedado restringida sólo a esta actividad, ya que los otros créditos para hogares registraron ese mismo mes descensos del 35%, y los concedidos a empresas vivieron uno de sus peores meses desde que se inició la crisis, especialmente en el ámbito de las grandes compañías. Salvo en los meses posteriores a la caída de Lehman Brothers, las empresas de gran tamaño han podido conseguir durante la crisis préstamos aunque fuera con mayores dificultades que en otras épocas. Sin embargo, en junio vieron cómo caían un 34% los créditos recibidos. Son cifras que hasta entonces estaban reservadas a las pequeñas y medianas empresas, las que más han sufrido el cerrojazo del grifo crediticio.

Sin embargo, el pasado junio, en medio de la congelación de los mercados internacionales donde la banca española consigue los fondos que luego presta a sus clientes y en medio de las grandes dudas que existían sobre la viabilidad de las finanzas públicas españolas, las grandes empresas tuvieron tantas dificultades o más que las pymes para lograr créditos. Recibieron 40.165 millones, frente a los 54.424 millones de un año antes. Y las pequeñas y medianas (las que piden menos de un millón de euros) consiguieron 18.265 millones, un 20% menos que en junio de 2009.