Público
Público

Los terremotos estresan el corazón a largo plazo: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los sobrevivientes de unterremoto no estarían del todo seguros. El estrés emocional ylos estragos vividos elevarían la cantidad de infartos fatalesmucho después del desastre, reveló un estudio sobre elterremoto Niigata-Chuetsu acaecido en Japón.

Los resultados son "un recordatorio vívido de que losefectos de los desastres naturales no se limitan a las lesionesfísicas o al estrés emocional", escribió Andrew Steptoe, delUniversity College de Londres, sobre el estudio publicado en larevista Heart.

Estudios internacionales habían demostrado un aumento delos infartos fatales inmediatamente después de los terremotos,incluido el Niigata-Chuetsu, en el 2004, precisó el equipo deldoctor Kazutoshi Nakamura, de la Universidad de Niigata.

Aunque la mortalidad por el terremoto Niigata-Chuetsu fuerelativamente baja, los daños de infraestructura en la zonarural montañosa fueron extremadamente graves; 9.000 personasseguían viviendo en una casa temporaria al año del desastre y5.000, a los dos años.

"Aunque el alojamiento temporario finalizó en diciembre del2007, muchas personas siguieron tratando de reconstruir susvidas tras las pérdidas económicas", informó el equipo.

Los autores estudiaron las tasas de mortalidad cinco añosantes y tres años después del terremoto en la zona afectada yen una región "control" más alejada.

Si bien no hubo diferencias significativas entre la tasa deinfartos antes y después del terremoto en la zona "control", lamortalidad por infarto creció significativamente en la zona deldesastre (de 47,3 cada 100.000 personas por año a 53,9 cada100.000 personas por año).

El patrón fue el mismo para hombres y mujeres y el aumentono disminuyó con el tiempo.

En el mundo, Japón posee la mortalidad más baja porinfarto, de modo que los países donde la mortalidad es mayorsufrirían aumentos más considerables tras desastres similares.

Para Steptoe, "los daños a la propiedad, la pérdida deganado, las demoras en la reconstrucción, la alteración de lasrutinas diarias y de la comunidad" por un terremoto generaron"estrés persistente" y aumentaron la mortalidad por infarto.

"En esta era de cambio climático y huracanes, inundaciones,olas de calor y muchos más desastres naturales en muchoslugares del mundo, se debe prestar más atención a lasconsecuencias cardiovasculares agudas y de largo plazo",concluyó Steptoe.

FUENTE: Heart, 15 de diciembre del 2009