Público
Público

La Unión Europea da un nuevo paso para la adhesión de Islandia y prorroga su misión en Georgia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de Exteriores de la UE celebraron hoy su primera reunión bajo presidencia sueca con una agenda centrada en la solicitud islandesa de adhesión, la prórroga de la misión de observación en Georgia y la situación en Somalia e Irán.

Sobre Islandia, los Veintisiete han encargado a la Comisión Europea un dictámen sobre la solicitud de adhesión del pequeño país, que formalizó la petición el pasado día 23, tras la bancarrota a la que le llevó la crisis financiera.

Al tiempo que impulsaba este proceso, el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores ha enviado una señal de apoyo a la "perspectiva europea" de los Balcanes Occidentales, especialmente a Albania.

Este país espera desde abril un trámite similar al adoptado hoy con Islandia, cuando en el caso del país nórdico sólo han transcurrido cuatro días desde su petición formal para entrar en la UE.

El ministro de Asuntos Exteriores sueco y presidente de turno del Consejo de Exteriores, Carl Bildt, ha insistido en que no habrá "una vía rápida, sino una vía más corta" para Islandia.

El comisario europeo de Ampliación, el finlandés Olli Rehn, calculó tras recibir el encargo que la pertenencia al Espacio Económico Europeo y a la zona de libre circulación de Schengen, de los que Islandia ya forma parte, cubren unos 22 de los 35 capítulos en los que se estructuran las negociaciones.

En el informe, el ejecutivo comunitario repasará las condiciones legislativas, políticas y económicas del potencial candidato, e identificará los puntos en los que es necesario negociar para adecuar por completo su normativa al acervo comunitario.

La negociación se abrirá cuando se complete el dictámen y el Consejo lo apruebe.

Rehn se comprometió a hacer un trabajo "riguroso y objetivo" durante "el tiempo necesario", "sin atajos" y "con la misma metodología" que se aplica a cualquier otro aspirante.

Por otra parte, la UE extendió hoy la presencia de algo más de 300 observadores en Georgia durante otro año y decidió debatir el próximo otoño sobre la posibilidad de incluir personal de EEUU y otros países extracomunitarios.

Georgia quiere que EEUU y otros países sigan presentes en su territorio a través de la misión europea, una posibilidad que apoyan Francia, Alemania y Reino Unido.

Los Veintisiete decidieron, por otro lado, presentar una protesta a las autoridades iraníes por las violaciones de los derechos humanos cometidas desde las elecciones presidenciales de junio.

Según explicó el secretario de Estado español para la UE, Diego López Garrido, la presidencia sueca de turno hará llegar a Teherán un mensaje de protesta "enfático, fuerte y claro" sobre lo ocurrido en estas últimas semanas.

En la misma reunión, los ministros decidieron adoptar sanciones contra Corea del Norte en cumplimiento de una resolución de la ONU por las pruebas nucleares y de misiles balísticos efectuadas a finales de mayo.

Además, los Veintisiete pactaron medidas restrictivas adicionales, que incluyen una lista de prohibiciones a la exportación, un aumento de la vigilancia financiera y el refuerzo de las inspecciones de mercancías.

Por otra parte, los ministros acordaron incrementar su apoyo al gobierno de Somalia para impulsar la estabilización del país y atacar las causas de la piratería en aguas del Índico.

A principios de agosto, una misión exploratoria analizará sobre el terreno los problemas políticos, económicos y de seguridad de Somalia para preparar medidas concretas por parte europea.

Entre ellas, según explicaron hoy los ministros en las conclusiones de su reunión, figura la posibilidad de entrenar a fuerzas de seguridad somalís y de incrementar la contribución a las capacidades marítimas en la región.

Además, la UE acordó hoy recuperar progresivamente su cooperación económica con la República de Guinea (Guinea Conakry) al considerar está dando pasos hacia la recuperación del orden constitucional tras el golpe de Estado del pasado año y envió una clara señal de apoyo a la República Checa en el contencioso que mantiene con Canadá después de que este país decidiese volver a exigir visados a sus ciudadanos.