Público
Público

Urgente pero no importante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si hay pacto, ¿por qué caen las bolsas?

Primero, anoche no estaba claro si el acuerdo saldría adelante. Los congresistas se mostraron más revoltosos de lo que sus líderes creían, a la hora de aprobar un acuerdo que no convencía a nadie. Segundo, porque la economía estadounidense da muestras claras de una fuerte desaceleración. El pacto, que es un conjunto de pequeños parches, no va a conseguir dinamizar la actividad económica.

Entonces, ¿ya no hay tope de deuda?

Sí, lo hay y no muy holgado. Lo único que han conseguido los demócratas es arañar una subida que en un primer momento les libera para seguir cumpliendo sus compromisos hasta septiembre y, una vez que se concluya la revisión de los ajustes en Navidad, daría espacio para endeudarse (en relación con las necesidades de financiación), hasta 2013. No es el compromiso a largo plazo que esperaban los mercados y le pasa la pelota para negociar al próximo Gobierno.

¿Qué quiere decir que se desarrolla en dos fases?

Significa que, para ganar tiempo, demócratas y republicanos sólo han pactado una subida inmediata de la deuda de un billón de euros que irá acompañada de un recorte de gastos similar. Luego se han comprometido a que un comité paritario de 12 congresistas pacte los ajustes para conseguir reducir el déficit en 1,5 billones de dólares que entrarán en aplicación el próximo año.

¿Por qué sí habrá acuerdo en Navidad?

Porque han sellado una cláusula automática en la que, si no hay ajustes consensuados, se recortarán de forma indiscriminada los gastos de defensa y los de protección social, algo que no quiere ninguna de las dos partes, por lo que se obligan a sí mismas a negociar.

¿Obama logra subir impuestos a los ricos?

Ni a ricos ni a pobres. La brocha gorda del acuerdo no contempla subidas de impuestos. Pero el presidente se resiste a no tocar el capítulo de ingresos porque es un punto demasiado impopular entre sus filas. Por eso ha conseguido calzar que en noviembre se discuta 'una reforma fiscal'. Esto, según los expertos, no quiere decir que se vaya a subir ninguna tasa. En principio, la opción más probable es la derogación de varias exenciones fiscales.

¿De verdad han ganado los republicanos?

Es una pírrica victoria que se puede resumir en que la perdedora es la economía estadounidense. Los republicanos han conseguido no subir los impuestos, pero a cambio han tenido que acceder a brutales recortes en defensa y seguridad, una partida prioritaria para ellos. Además, el presupuesto para 2012, el último año de Obama, se recorta en apenas 7.000 millones de dólares, muy por debajo de las pretensiones republicanas.