Público
Público

Ciencias Un nuevo estudio afirma que hacer dos cosas a la vez es más difícil para los hombres

El experimento realizado, que combina andar sobre una cinta con una prueba verbal, buscaba aclarar el papel del cerebro en el control de la locomoción

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:

Ilustración del experimento. UNIVERSITY HOSPITAL BALGRIST

Imagine que está utilizando una cinta para andar en el gimnasio y que sus brazos oscilan de forma natural con cada paso, de forma supuestamente automática. Si se le pide que además,mientras anda, resuelva una serie de pruebas que le obligan a pensar, se reducirá la amplitud de oscilación de su brazo derecho, mucho más si es hombre que si es mujer.

El experimento que han realizado científicos suizos confirma que hacer dos tareas a la vez condiciona más a los hombres que a las mujeres, pero solo si éstas tienen menos de 60 años. Este factor, no observado antes, parece indicar una relación entre la capacidad femenina para la multitarea y los estrógenos, hormonas sexuales femeninas, cuyo nivel se reduce drásticamente tras la menopausia.

Las mujeres que tenían menos de 60 años fueron, de todas las personas que realizaron el experimento, las que más capacidad mostraron para realizar las dos tareas simultáneamente sin interferencias.

La segunda actividad, en esencia un ejercicio de lenguaje, consiste en identificar verbalmente el color de la tinta con la que está escrito el nombre de un color distinto en letreros que se muestran en rápida sucesión. Por ejemplo, la palabra rojo aparece escrita con tinta amarilla. En esta tarea mental, que es difícil de realizar y exige una atención continua, participan estructuras cerebrales que, en parte, son comunes a las que controlan el paso y la oscilación de los brazos, oscilación que ayuda a mantener el equilibrio.

La prueba de Stroop, que es como se llama esta tarea, se cree que implica casi exclusivamente al hemisferio izquierdo cerebral, que gobierna el movimiento del lado derecho del cuerpo.“En los hombres, así como en las mujeres mayores, la tarea verbal parece saturar la capacidad del lado izquierdo del cerebro y se reduce notablemente el movimiento del brazo derecho sin que cambie el del brazo izquierdo”, explica Tim Killeen, del Hospital Balgrist de Suiza, coautor del experimento, que se publica en Royal Society Open Science.

Se desconoce por ahora, según este investigador, si estos resultados son aplicables a otras combinaciones de tareas, como conducir y hablar a la vez.

Los sujetos del experimento fueron 83 personas de entre 18 y 80 años. La asimetría en la oscilación de ambos brazos aumentó significativamente entre los 40 y 59 años respecto a los más jóvenes y todavía más en los sujetos de más de 60 años.

El experimento no buscaba encontrar diferencias entre los sexos, sino investigar el papel del cerebro en el control de la locomoción para tratar a pacientes con dificultades para caminar. A pesar de que existen ligeras diferencias anatómicas en el cerebro de mujeres y de hombres, los conocimientos actuales señalan que la inteligencia general de ambos sexos es igual, aunque la forma en que se usa el cerebro pueda ser distinta y se han hallado disimilitudes en capacidades específicas.

Las mujeres suelen, como media, tener más capacidad en lo relativo a la fluencia verbal y los hombres en el procesamiento espacial (por ejemplo, rotar objetos con el pensamiento). Estas diferencias cognitivas son pequeñas, menores que otras observadas entres el comportamiento de los hombres y el de las mujeres desde que son niños.