Público
Público

Los negros llegan a Hollywood a “cobrar su cheque”

‘Moonlight’, una hermosa película de Barry Jenkins, nominada a ocho Oscars, se ha convertido en bandera de los afroamericanos, con la mayor representación en la historia de los Premios de Hollywood. Todo augura una gala de repulsa unánime a Trump y sus políticas racistas y xenófobas.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:

Imagen de 'Figuras ocultas' en la que aparecen sus protagonistas.

“Hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Son palabras del famoso discurso de Martin Luther King en Washington, en 1963. Medio siglo después, los afroamericanos han llegado a Hollywood a ‘cobrar su cheque’ y se han plantado con la mayor representación negra en la historia casi nonagenaria de los Oscar.

Espero sinceramente servir siempre a mi raza y a la industria cinematográfica”. 1940, Biltmore Hotel de Los Ángeles. La actriz Hattie McDaniel, primera persona negra que acudía a la gala de los Oscar como invitada y que recogía una estatuilla, bajó del escenario y se fue a una mesa en un rincón trasero porque no le permitieron sentarse con el esto del reparto de ‘Lo que el viento se llevó’.

Imagen de Moonlight

El racismo feroz de EE.UU. ha seguido y sigue amenazante, y los Premios de la Academia de Hollywood y la industria del cine son un reflejo de esta discriminación. ¡77 años después de aquel momento histórico! los afroamericanos están representados en 12 de las 24 categorías. Teniendo en cuenta que la población negra del país es aproximadamente del 13%, se ha dado un paso de gigante.

La Casa Blanca debería prepararse para la poderosa artillería verbal

A Donald Trump, a sus amigos supremacistas blancos y a todos los racistas y xenófobos que le rodean se les van a atragantar los Oscar este año. A la vista del discurso que le dedicó Meryl Streep en los Globos de Oro y a la renuncia unánime recibida en la gala de los Premios del Sindicato de Actores, el presidente de EE.UU. no va a escuchar el 26 de febrero muchas lindeces sobre él y su política. Más bien al contrario, el equipo de la Casa Blanca debería prepararse para la poderosa artillería verbal que le van a lanzar negros y blancos.

Bandera del triunfo afroamericano

Moonlight, el segundo largometraje de Barry Jenkins, es una de las banderas de este ‘triunfo’ de los negros en Hollywood. Nominada a ocho estatuillas, la película podría ser el trampolín que lanzara a cinco afroamericanos al escenario del Dolby Theater a recoger su premio. El propio Jenkins aspira al Oscar a Mejor Dirección y, junto a Tarell Alvin McCraney, al de Mejor Guion Adaptado. Mahershala Ali y Naomie Harris podrían ganar el galardón a Mejor Actor y Actriz Secundarios y Joi McMillon podría convertirse en la primera mujer negra ganadora del Oscar al Mejor Montaje. El filme está también presente en las categorías de Mejor Película, Banda Sonora y Fotografía.

imagen de la película 'Fences'

Historia de un joven negro de los suburbios de Miami, la película, que ha deslumbrado sin excepción a toda la crítica, es una reflexión acerca de la masculinidad y la identidad, sobre la soledad, la necesidad de afecto, la vida en zonas deprimidas, la droga y la homosexualidad en un ambiente hostil. Inspirada en las propias experiencias de Jenkins y McCraney, hijos de madres adictas a la droga y de barrios marginales, está contada en tres capítulos, la infancia, la juventud y la edad adulta. Ya se ha ganado que los especialistas añadan al título calificaciones como las de “obra maestra” y “mejor película del año”. Es una de las grandes favoritas.

Historias de la América negra

No es el único filme con una historia sobre la comunidad afroamericana en EE.UU. Además de Moonlight, entre las nominadas a Mejor Película también está Fences, un abrumador drama familiar, tercer largometraje dirigido por Denzel Washington, uno de los negros más reconocidos del cine. Inspirada en la obra de teatro del escritor August Wilson, es un relato de 1950 de un hombre, un basurero, que soporta cada día la discriminación racial y quiere preparar a sus hijos para ello. Denzel Washington, que es también el protagonista, suma aquí su séptima candidatura como actor, que podría convertirse en su tercer Oscar. Con él, Viola Davis, en una interpretación sobresaliente, aspira al premio de Actriz Secundaria, mientras que Wilson está en la categoría de Guion Adaptado.

Imagen de 'Loving'

Figuras ocultas, la historia de las científicas afroamericanas que tuvieron un papel fundamental en la puesta en órbita del astronauta John Glenn, es otra de las candidatas a Mejor Película. Octavia Spencer aspira a la estatuilla a Mejor Actriz Secundaria, categoría en la que tres de las cinco nominadas son afroamericanas.
Loving, la maravillosa película de Jeff Nichols sobre la pareja que logró en 1967 que se aboliera la prohibición de los matrimonios interraciales, asombrosamente no está nominada en la categoría reina, pero está presente a través de su protagonista, Ruth Negga, la intérprete etíope que aspira al Oscar a la Mejor Actriz.

89 años después...Bradford Young

En la categoría de Mejor Película Documental, tres de los cinco títulos nominados se centran en relatos sobre afroamericanos en EE.UU. I’m not your Negro, del haitiano Raoul Peck, repasa la historia del movimiento afroamericano en la América moderna, contada por el escritor negro James Baldwin, que hace de esta narración una extensión de su libro inacabado Remember this House. O.J. Made in America, de Ezra Edelman, recorre en cinco capítulos el ascenso y caída del jugador de fútbol americano O.J. Simpson. Por último, ‘Enmienda XIII’, de la directora Ava DuVernay, analiza, a través de especialistas, activistas y políticos, la criminalización de los afroamericanos y la ‘prosperidad’ de las cárceles en EEUU.

Además de todas estas nominaciones, algunas de ellas favoritas en sus categorías, esta es la primera vez en la historia de los Oscar, ¡en 89 años! que una persona negra aspira al Premio a la Mejor Fotografía. Se trata de Bradford Young, que ha sido elegido por su trabajo en La llegada.

Mujeres, latinos y asiáticos

Con todos estos nombres y títulos protagonizados por afroamericanos se cierra, en cierto modo, la polémica del año pasado que estalló con el famoso hastag de April Reign #OscarsSoWhite. Los indignados este año son los latinos, que, contando con la nominación para el español Juanjo Giménez por el cortometraje Timecode, solo están presentes en tres categorías. Además de Mejor Cortometraje, el mexicano Rodrigo Prieto aspira al Oscar a la Mejor Fotografía por Silencio (un trabajo realmente impresionante) y el músico portorriqueño Lin-Manuel Miranda, al de Mejor Canción por Vaiana.

Los latinos en EE.UU. suponen más del 16% de la población del país. También es minúscula la representación de los asiáticos, hecho que se ha empezado a denunciar en medios de comunicación y redes sociales.Por su parte, la situación de las mujeres en Hollywood queda también tristemente reflejada en los Oscar. Las profesionales del cine solamente suponen el 20% del total, quitando las categorías de interpretación. Son menos aún que las presentes en 2016, aunque este año, nueve mujeres están nominadas en la producción de Mejor Película. En EE.UU. las mujeres representan más de la mitad de la población.