Público
Público

El Barça siempre vuelve al orden

Navarro lidera el triunfo ante un Valencia exigente. Los ‘taronges’ anotaron 28 puntos en el primer cuarto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Anda el Valencia en construcción. Conociéndose. Sumando afinidades entre lo que había por casa y todo lo que ha llegado en el verano para sentirse importante en su experiencia en la Euroliga. Con Cook y Savanovic oliendo a nuevo en un quinteto inicial que llegó a descolocar al Barça.

En diez minutos, el Valencia mostró sus aspiraciones como grupo. Dominio del rebote con sus tres altos (Claver, Savanovic y Lishchuk), una circulación fluida con Savanovic, muy abierto, como ideólogo desde el poste alto al continuo juego de bloqueos y continuaciones, una sucesión de buenos porcentajes desde el perímetro. En ese caldo de cultivo, los de Hussein construyeron un envite demasiado exigente: 28 puntos en un cuarto al Barça, el equipo que se gusta condenando los partidos en el umbral de los 70 puntos.

En esos diez minutos, los puntos de Lishchuk y Claver sondeaban una ventaja (26-18, min. 8) ante un Barça que no se sentía extraño. Sin dientes en defensa y poca armonía en ataque. El orden apareció tras un tiempo muerto de Xavi Pascual que alteró roles en el marcador. Un triple de Lorbek (28-30, min. 12) certificó el parcial de 2-12 construido tanto por el despertar de Navarro (5 puntos) y el propio pívot esloveno como por la desaparición por personales -dos en menos de 11 minutos- de Rafa Martínez, Lishchuk y Savanovic.

La comparación entre los suplentes estrechaba (48-50, min. 26) y alargaba (38-46, min. 23) diferencias para el Barça hasta que apareció Pete Mickeal, reservado por unas molestias en las rodillas. El neoyorquino aguantó con dos triples (52-58, min. 29) a un Valencia que había saciado, a golpe de tiempo muerto, su ansiedad por anotar en apenas dos acciones. Sin embargo, ante el compromiso taronja, el Barça apretó en defensa y se dejó llevar por los puntos de Navarro (8 en el último cuarto) y la ambición de Mickeal. Por entonces, aquel triple heroico de Rafa Martínez era ya una anécdota.