Público
Público

Resultados Abengoa multiplica por seis sus pérdidas en 2016 hasta los 7.629 millones 

Las cargas por el saneamiento de la empresa y los gastos contables asociados al profundo plan de reestructuración que está acometiendo para esquivar el concurso de acreedores llevan al grupo andaluz a anotar pérdidas históricas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Planta solar Solucar, de Abengoa, en la localidad sevillana de Sanlucar la Mayor. REUTERS/Marcelo del Pozo

Abengoa registró unas pérdidas de 7.629 millones de euros en 2016, lo que supone multiplicar por más de seis las registradas en 2015 (que se situaron en 1.213 millones de euros), ante diversos saneamientos y gastos contables asociados al profundo plan de reestructuración que está acometiendo para esquivar el concurso de acreedores.

En concreto, la compañía se refiere al reconocimiento de pérdidas derivadas del deterioro de determinados activos, como las plantas de bioenergía, las líneas de transmisión en Brasil, las plantas de generación en México y Chile o los créditos fiscales; a los efectos de la ralentización generalizada del negocio, que ha motivado el registro de las provisiones de coste de construcción por importe de 245 millones de euros, y al mayor gasto financiero por importe de 521 millones de euros derivado, fundamentalmente, de la ejecución y la provisión de avales e intereses de demora.

Además, el grupo señaló que experimentó una ralentización del negocio, con una facturación que pasó de 3.647 millones en 2015 a 1.510 millones en 2016, y un ebitda negativo en 241 millones el año pasado, frente a 343 de beneficio operativo bruto en 2015.

Por segmentos, las ventas en ingeniería y construcción ascendieron a 1.367 millones de euros en 2016, un 59% menos. Por su parte, las ventas de la actividad de infraestructuras de tipo concesional alcanzaron los 143 millones de euros, un 46% menos.

La compañía ha señalado que desde principios de 2017 "se está empezando a recuperar actividad", en referencia a "los nuevos contratos cerrados en los dos primeros meses del año", que son "una señal muy positiva" para la empresa andaluza que permite "empezar a estabilizar su futuro".

A 31 de diciembre tenia fondos propios negativos por 6.448 millones de euros, una deuda financiera superior a los 9.000 millones de euros y un pasivo total de más de 16.000 millones, según las cuentas enviadas al regulador bursátil.

Dinero nuevo

El martes el grupo anunció también que sus acreedores han respaldado una solicitud que realizó la compañía hace dos semanas para iniciar el cierre del proceso de reestructuración que propiciará la entrada del dinero nuevo. "Esto permitirá restablecer el equilibrio patrimonial de Abengoa, así como la dotación de la suficiente liquidez para iniciar las operaciones previstas en el plan de viabilidad revisado", dijo la empresa en un escueto comunicado.

Según el acuerdo de rescate con sus bancos acreedores y los fondos para la reestructuración de su deuda financiera y su recapitalización, el grupo recibiría una inyección de dinero nuevo de casi 655 millones de euros.

El importe total del dinero nuevo que se acordó prestar al grupo asciende a 1.169,6 millones de euros, aunque esta cantidad incluye los importes refinanciados de los préstamos recibidos por el grupo en septiembre y diciembre de 2015 y en marzo de 2016 (unos 515 millones de euros). Además, se incluían 307 millones de euros de nuevas líneas de avales, y las entidades financiadoras que lo aporten tendrán derecho a recibir un 5% del nuevo capital social de Abengoa. De esta cantidad, unos 50 millones serán para pujar por nuevos proyectos y el resto para avanzar en los que ya se encuentran en marcha.

El acuerdo suponía para los acreedores aceptar una quita del 97%, manteniéndose el 3% restante con vencimiento a 10 años, sin devengo anual de intereses y sin posibilidad de capitalización. El reparto del capital de la nueva Abengoa será de en torno al 50% para los bonistas y hedge funds y aproximadamente un 40% para la banca acreedora. Además, otro 5% quedará en manos de los avalistas.

El comité de bancos que participaron en las negociaciones para la reestructuración estuvo compuesto por Bankia, Banco Popular, Banco Santander, Caixabank y Credit Agricole, mientras que el grupo de inversores de nuevo dinero estuvo integrado por Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, The D.E. Shaw Group, Elliott Management, Oaktree y Värde.