Público
Público

Aragón excluye el catalán de sus lenguas oficiales

El PSC registra en el Parlament una resolución que insta al Gobierno aragonés a dar marcha atrás en la denominación del catalán que se habla en la Franja como Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental (lapao)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La comunidad de Aragón ha excluido de sus lenguas oficiales el catalán, que habla un 5% de los aragoneses, en una ley del Gobierno autonómico aprobada hoy y que ha suscitado críticas desde los grupos de la oposición y de la práctica totalidad de las fuerzas políticas catalanas.

Desde hoy, y en virtud de un acuerdo plenario aprobado por las Cortes de Aragón, la población aragonesa que usaba el catalán como su vehículo natural de comunicación hablará lapao (Lengua Aragonesa Propia del Aragón Oriental). La nueva 'Ley de uso, protección, promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias', que ha salido adelante con los votos del Gobierno del Partido Popular (PP) y Partido Aragonés (PAR), elimina la normalización de la utilización del catalán y reconoce las modalidades lingüísticas de dos zonas de Aragón: la hablada en las áreas pirenaicas y prepirenaicas y la propia del área oriental de la comunidad autónoma.

Queda derogada la anterior ley, de 2009, que fijaba el catalán y el aragonés como lenguas propias de la comunidad

Con la aprobación de esta ley, queda derogada la anterior normativa, aprobada en 2009, que fijaba el aragonés y el catalán como lenguas propias de la comunidad. La diputada del PP María José Ferrando, coordinadora de la ponencia de la Ley de lenguas que quedó diluida por el abandono de la Chunta Aragonesista (CHA), PSOE e IU, ha defendido la nueva norma en aras de proteger 'los intereses de los aragoneses'.

Ha explicado que la totalidad de las enmiendas presentadas por la oposición -73 PSOE, 53 de CHA y 42 de IU- han sido rechazadas por 'sentido común', ya que la aplicación de todas ellas conllevaría un gasto total de 'cerca de 39 millones de euros'. 'Rotular los 5.000 kilómetros de carretas sólo en carteles y flechas direccionales costaría 7,5 millones', ha apuntado.

Además de evitar este 'despilfarro', lo que 'no es un tema menor', ha precisado que esta normativa protege al 5% de aragoneses que no habla castellano, sino que utilizan expresiones de la tierra, por lo que se ha elaborado según 'un criterio social y cultural'. También la diputada del PAR María Herrero, en representación de su grupo, ha defendido esta nueva ley con un sabor 'agridulce', al ver que no cuenta con el apoyo de la Cámara.

En este sentido, ha afirmado que no fractura a Aragón en dos bloques, como sí hacía, a su juicio, la anterior que 'nació mal y mal creció', sino que habla de la 'lengua aragonesa del norte y la lengua aragonesa del este'.'No somos anticatalanistas, somos aragonesistas', ha manifestado Herrero, entre los aplausos de una veintena de miembros de la plataforma 'NO hablamos catalán' que han seguido el debate.

En cambio, la oposición ha calificado de 'ridículo absoluto' la aprobación de esta ley, que fija como lengua propia de Aragón la 'Lapao y Lapapyp', en lugar del catalán y aragonés, respectivamente, ha apuntado la diputada socialista Mayte Pérez, quien ha criticado que carezca de 'rigor académico'.

El conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha considerado hoy que denominar a partir de ahora 'lapao' al catalán hablado en la Franja es la constatación de que se intenta 'de todas las maneras que el catalán desaparezca del mapa'. Tras participar en la presentación del proyecto de Cataluña en la próxima Bienal de Venecia, el conseller, en declaraciones a los periodistas, ha indicado que la decisión de las Cortes Aragonesas 'expresa una manifestación más, muy rotunda e incluso ridícula, de un determinado españolismo' para evitar 'que el catalán se pueda desarrollar con normalidad en todas partes, allí donde es la lengua habitual, la lengua histórica'.

'Se trata de una manifestación más, muy rotunda e incluso ridícula, de un determinado españolismo' 'El punto al que hemos llegado -ha proseguido- es de esta naturaleza, una obsesión para evitar que el catalán exista. Es seguramente la expresión, también, de interpretar incorrectamente la constitución española, que en su artículo 3 dice que es obligación de todos defender las lenguas que existen en el Estado'. A su juicio, 'no se defienden las lenguas inventando de manera acientífica e incluso rozando el ridículo, lenguas nuevas cuando desde el punto de vista de la comunidad científica todo el mundo sabe que pertenecen al mismo tronco lingüístico'.

El conseller de Cultura, asimismo, ha sostenido que se está incumpliendo por parte del Estado la Carta Europea de las Lenguas, del año 2001, que 'obliga a las administraciones a defender las lenguas y no a inventar realidades inexistentes'. Por todo ello, ha insistido, 'estamos ante una manifestación más de esta obsesión y persecución respecto de la lengua de los catalanes, lo que no tiene ningún sentido'.

Además, ha remarcado, la lengua de los habitantes de la Franja tradicionalmente se ha reconocido como el catalán, incluso en el Estatuto de Aragón. El conseller ha dicho ponerse al lado de los habitantes de la zona que utilizan el catalán habitualmente para que 'con todo el derecho la puedan continuar teniendo como referencia de lengua común, compartida, que es, asimismo, la novena lengua de Europa y que no hace daño a nadie, expresándose y creciendo desde su propia fortaleza'.

Por otra parte, ha advertido de que 'los que tienen obsesión y voluntad de que el catalán no exista, una vez más, fracasarán porque la historia demuestra que es más importante la voluntad de la ciudadanía que las decisiones tomadas sin sentido, por razones de obsesión partidista'. Preguntado sobre posibles acciones, ha avanzado que existen 'todo tipo de ideas' e incluso no ha descartado las jurídicas, 'de tipo local, internacional'.