Público
Público

Rubalcaba acusa a los barones del PP de ser la "avanzadilla" de los recortes de Rajoy

El candidato pide a Aguirre que retire los beneficios fiscales a los padres que optan por los "colegios de élite" y evitar así recortes en educación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, lanzó ayer un aviso para navegantes. Una advertencia a los indecisos sobre lo que ocurriría si el PP ganara las generales: las políticas de recortes que han puesto en marcha los recién creados gobiernos autonómicos en manos de los conservadores son sólo la “avanzadilla” de las políticas de “extrema derecha” que podrían estar por llegar en los próximos meses.

Que Mariano Rajoy, su principal rival en los comicios, pretenda hacer una campaña electoral “como la marca de esas cervezas 0,0, con cero programas, cero propuestas y cero de todo”, no significa que no se pueda anticipar cuál será su programa de Gobierno. Rubalcaba considera que dirigentes como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, u otros presidentes autónomicos del PP recién llegados al cargo –como los de Baleares o Castilla-La Mancha– están haciendo “una tarea de anticipación y de transparencia”.

“Desde que ganaron las elecciones nos han dicho lo que vienen a hacer”, insistió el candidato. Según él, en sintonía con el principal lema de los conservadores durante la campaña de las pasadas elecciones autonómicas, “el cambio ya ha empezado”. Y ha comenzado con los recortes en servicios públicos que han planteado las citadas comunidades autónomas cuyos presidentes “no son la extrema derecha”, sino un avance de lo que podría avecinarse.

“Rajoy quiere para España lo que Aguirre está haciendo en Madrid”, añadió en esta misma línea pero en clave madrileña el secretario general del PSM, Tomás Gómez, que acompañó a Rubalcaba durante el mitin que celebraron los socialistas ayer en su exfeudo de Alcorcón (Madrid).

El exvicepresidente aprovechó su presencia en una de las comunidades donde los profesores de los institutos públicos han emprendido una huelga ante los recortes en educación que ha emprendido el Gobierno regional, para hilvanar un discurso a favor del Estado del bienestar. El conflicto también le permitió ironizar al principio de su discurso con lo “cansado” que estaba por pasar “toda la semana” llamando a los profesores madrileños “para que hicieran huelga”. Respondía así a varios dirigentes del PP que han afirmado que detrás de las protestas estaba el dirigente socialista.

El candidato del PSOE lanzó todo un alegato a favor de la escuela pública. “Tenemos que defenderla con claridad y con rotundidad, porque la escuela pública es a la que llevan a sus hijos los que normalmente no tienen otra opción”, insistió.

La izquierda, según él, padece una “suerte de resignación” y considera que los recortes en materias tan sensibles como la educación o la sanidad “son imparables” por culpa de la crisis económica. El candidato socialista consideró, en cambio, que se podrían tomar otras medidas.

El ejemplo más oportuno lo volvió a encontrar en el sistema educativo madrileño. En el conjunto del Estado, explicó, hay colegios públicos, concertados –“que también están sostenidos con fondos públicos”– y privados “que ni piden ni reciben fondos públicos”. “Salvo en Madrid, donde el que elige uno de estos colegios de élite recibe una desgravación fiscal”, lamentó.

“Lo que Madrid deja de recaudar por esa desgravación fiscal es justo lo que está intentando ahorrarse en la escuela pública”, recalcó. Con el recorte en el número de profesores, Aguirre pretende ahorrarse unos 80 millones de euros anuales. Pero según las estimaciones que hacen profesores, sindicatos e incluso los socialistas madrileños, las deducciones del 10% de los gastos educativos privados a los padres que optan por la escuela privada suponen que la administración madrileña deje de ingresar 90 millones de euros al año.

Tomás Gómez presentó la pasada semana una iniciativa en la Asamblea de Madrid instando al Gobierno regional a suprimir ese beneficio fiscal. Por eso, ayer, Rubalcaba consideró que “bastaría una decisión política, que es quitar esa desgravación fiscal, para que no hubiera ningún problema en la escuela pública”.

El candidato socialista se declaró pues defensor de “un Estado del bienestar fuerte y robusto”, para lo que, a su juicio, es necesaria “una economía sana y competitiva”. “Y el PP lo que quiere es una economía sana y competitiva y para eso recorta el Estado de bienestar. Es justo lo contrario”, denunció.

Para mantener esa cobertura social de la que se declaró adalid, el exvicepresidente volvió a realizar una firme defensa de la reactivación del Impuesto de Patrimonio para que “los que más tienen paguen más a los que menos”. Y consideró que fue un “error” la decisión del Ejecutivo de retirarlo en 2009, si bien matizó que “había otras circunstancias”.

En clave electoral, Rubalcaba emplazó a Rajoy a que “tenga cuidado” porque, recordó, todavía le queda “un trámite” para ganar las elecciones autónomicas. Consideró, en este sentido, que “es profundamente antidemocrático” que el líder del PP “vaya por la calle repartiendo ministerios” antes de los comicios. Sobre todo porque Rajoy “es un experto en perder”. “Ya ha perdido dos veces y no hay dos sin tres”.

Rubalcaba concluyó su discurso emplazando al PSOE a “ganar en ganas de ganar” a los conservadores en las elecciones generales del 20 de noviembre.