Público
Público

Los activistas 'pro-Tíbet' ya vuelan a sus casas

Los cuatros estudiantes, de EEUU y Reino Unido, desplegaron ayer una pancarta contra la represión china durante el recorrido de la antorcha por Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cuatro activistas que desplegaron ayer una pancarta en favor de la independencia del Tíbet , burlando la férrea seguridad de los Juegos Olímpicos de Pekín, viajan hoy a sus países, el Reino Unido y EEUU, tras ser expulsados por las autoridades chinas.

'Llevamos a cabo esta acción pacífica para llamar la atención sobre la mortal represión del Gobierno chino en el Tíbet y su intento de utilizar los JJOO para encubrir los abusos sobre los derechos humanos allí', dijo el estadounidense Phill Bartell, según un comunicado de Estudiantes por un Tíbet Libre (SFT).

Organizada por SFT, la protesta tuvo lugar en las primeras horas de ayer cuando, a dos días de la inauguración de los Juegos, dos de los activistas se encaramaron a un poste eléctrico a pocos metros del Estadio Olímpico y desplegaron una pancarta en la que se leía en inglés y en chino: 'Tíbet será libre' y 'Tíbet libre'.

Bartell, que fue uno de los improvisados escaladores, subrayó que 'mientras la gente con conciencia apoye activamente a los tibetanos en su lucha por la libertad y los derechos humanos, la presión sobre China para resolver el problema continuará creciendo'.

'Los tibetanos lo han arriesgado todo para exigir libertad y respeto a sus derechos y han sido brutalmente reprimidos por las autoridades china', afirmó por su parte Iain Thom, procedente de la ciudad escocesa de Edimburgo.

El pasado marzo, la región tibetana (suroeste del país) vivió sus peores revueltas en dos décadas, cuando cientos de tibetanos, liderados por los monjes budistas, salieron a las calles para protestar contra el dominio chino, en unas protestas que se trocaron en insurrección violenta.

Según Pekín, los manifestantes tibetanos mataron a una veintena de civiles inocentes y a un policía, mientras que el Gobierno tibetano en el exilio aseguró que al menos 200 personas murieron en la represión de las protestas llevada a cabo por las fuerzas del orden chinas.