Público
Público

El Eurogrupo da siete años más a Irlanda y Portugal para pagar su rescate

Guindos pide al BCE  un "tipo de interés único" en Europa para las empresas de la misma calidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, anunció este viernes que los ministros de la zona euro han acordado alargar en siete años los plazos de devolución de los préstamos concedidos a Irlanda y Portugal en sus rescates. La ampliación de los plazos representa un espaldarazo para ambos países de cara a la amortización del crédito de 78.000 y 85.000 millones de euros, respectivamente, que recibieron en el rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente del Eurogrupo explicó que los socios habían expresado su preocupación respecto a la decisión del Tribunal Constitucional portugués de anular varias de las medidas de austeridad incluidas en los presupuestos de 2013 de Lisboa. No obstante, Dijsselbloem indicó que las autoridades lusas han asegurado a sus socios que están examinando medidas alternativas para 'compensar' las consecuencias de la citada decisión judicial y tapar el agujero presupuestario. El dirigente comunitario recordó que la última revisión de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, y FMI) sobre el cumplimiento de las condiciones de su rescate ha sido positiva, por lo que felicitó al Gobierno portugués por los progresos alcanzados en 'condiciones difíciles'.

Antes de la prórroga acordada por el Eurogrupo, que previsiblemente será ratificada por el Ecofin, Portugal tenía que pagar por vencimientos de deuda 16.000 millones en 2015 y 19.800 millones más en 2016 de los que 2.300 millones, el primer año, y 9.900 millones, el segundo, corresponden ya a préstamos contraídos en el rescate que aceptó en 2011. Para hacer frente a esos pagos, cubrir los vencimientos de deuda de 2014 -de cuantía similar- y satisfacer sus necesidades financieras, Portugal necesitará captar en el mercado unos 110.000 millones de euros en los próximos tres años.

Respecto a Irlanda, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, destacó que la extensión de los plazos de devolución de sus préstamos representa otro 'paso importante' para que el país regrese definitivamente durante 2013 a los mercados de deuda y abandone, como está previsto, su programa de ayuda a final de este año. También Dijsselbloem resaltó los 'firmes' progresos efectuados por Dublín para cumplir con las condiciones de su rescate, lo que convierte a este país en un 'ejemplo' de que los programas de ajuste 'funcionan'.

Paralelamente, los ministros de Finanzas de la eurozona dieron su visto bueno político a las condiciones del rescate de Chipre de hasta 10.000 millones de euros, de manera que ahora corresponde a los parlamentos nacionales aprobarlas formalmente. Dimos la bienvenida al acuerdo técnico alcanzado entre la troika y Chipre', el cual está 'plenamente en línea' con los parámetros y objetivos claves fijados por el Eurogrupo el pasado 25 de marzo, señaló  Dijsselbloem.

Dijsselbloem confirmó que el monto con el que contribuirá la eurozona y el FMI será de 9.000 millones de euros, y el FMI con 1.000 millones de euros. Chipre tendrá que aportar 13.000 millones de euros al rescate, de manera que finalmente el total del programa ascenderá a 23.000 millones de euros y no a 17.000 como estaba previsto inicialmente.

Dijsselbloem explicó además que los ministros han recibido información sobre la auditoría independiente en materia de blanqueo de capitales que Chipre se ha comprometido a llevar a cabo, e indicó que Nicosia les ha asegurado que el experto trabaja actualmente 'sobre el terreno'. La auditoría externa debe certificar el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales de Chipre para tranquilizar a sus socios de la eurozona, que habían expresado sus dudas sobre el rescate al alegar que los bancos chipriotas no han frenado el supuesto blanqueo de dinero de clientes rusos, una acusación que Chipre niega.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha pedido este viernes 'acciones' al Banco Central Europeo (BCE) con el fin de acabar con la fragmentación de los mercados de crédito y lograr un 'tipo de interés único' en Europa para las empresas de la misma calidad. 

En declaraciones antes de la reunión del Eurogrupo, De Guindos ha manifestado que cree que la UE debe examinar lo que 'no hemos hecho bien' en materia de política económica porque es la única zona del mundo que no crece. 'La financiación del crecimiento económico va a ser uno de los asuntos prioritarios en esta reunión informal', ha asegurado a su llegada al Eurogrupo. Las empresas españolas 'muy solventes están pagando un diferencial de tipos de interés' respecto a sus competidoras de los países del norte, ha denunciado el ministro de Economía.   'Está roto el mecanismo de transmisión de la política monetaria y eso requiere acciones. Acciones que yo creo que el primer interesado en poner en marcha es el propio BCE, y ahí es donde vamos a estar', ha resaltado Guindos.

En su opinión, la medida 'fundamental' para acabar con esta fragmentación es la creación de una unión bancaria en la eurozona, con la puesta en marcha del supervisor único, la recapitalización directa de los bancos y un mecanismo integrado de resolución. Si se avanza en estas iniciativas, ha sostenido el ministro de Economía, 'la unión monetaria funcionaría mejor' y se logrará 'que haya un tipo de interés único para todas las empresas en Europa de la misma calidad' y con ello 'una política monetaria única'.

Al ser preguntado por si espera que el Eurogrupo respalde dar dos años más a España para situar el déficit en el 3% del PIB, Guindos ha dicho que no espera que esta cuestión se aborde en Dublín y ha confirmado que el Gobierno aprobará el 26 de abril el programa de estabilidad que definirá 'el marco fiscal a medio plazo' y también un nuevo plan de reformas.