Público
Público

Inmigración El jefe de gabinete de Trump reconoce que México no pagará el muro fronterizo

También asume que Estados Unidos nunca construirá un muro físico en todo el tramo la frontera mexicana y afirma que Trump estuvo "mal informado" durante la campaña presidencial de 2016

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

John Kelly, jefe de Gabinete de Trump, habla con los periodistas en el Capitolio. | AARON BERNSTEIN (EFE)

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, reconoció ayer, jueves, que Estados Unidos nunca construirá un muro físico en todo el tramo la frontera con México. Es más, Kelly asumió que México no va a pagar ese muro, tal como prometió en campaña su jefe, el presidente Donald Trump. 

Kelly, el general favorito de Trump, contradice así al presidente. Kelly cree que Trump estuvo "mal informado" durante la campaña presidencial de 2016 cuando repetidamente anunció que construiría un muro fronterizo que pagaría México y para el que los contribuyentes estadounidenses no pondrían un dólar. "Una cosa es hacer campaña y otra es gobernar. Es muy difícil", dijo ayer el jefe de gabinete de Trump.

Las palabras de Kelly fueron filtradas a la prensa tras mantener un encuentro con los legisladores demócratas del Caucus Hispano del Congreso (CHC)."Puedo confirmar que el jefe de gabinete Kelly dijo hoy que la campaña del presidente no estaba completamente informada sobre el muro que prometía a los votantes", dijo el congresista demócrata Luis Gutiérrez, asistente al encuentro, en un comunicado.

"Kelly continuó diciendo que muchas campañas no están completamente informadas sobre cada política y que la campaña y el Gobierno son dos cosas diferentes y que gobernar es más difícil", añadió Gutiérrez.

Según el congresista democráta, el jefe de gabinete de la Casa Blanca "se atribuyó el mérito de enseñar al presidente sobre el muro y explicarle que una barrera de hormigón de costa a costa ya no es la concepción de las barreras de seguridad fronteriza que hoy apoya la Casa Blanca".

Las declaraciones de Kelly aumentan la incertidumbre sobre la política de inmigración que emana de la Casa Blanca durante los últimos meses, desde que Trump anunció el fin del programa de Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) promovido por su antecesor, Barack Obama, que protegía a jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como "soñadores" de la deportación.

Los demócratas y los republicanos han advertido en los últimos días que Trump no está expresando claramente lo que quiere como parte de un acuerdo para reemplazar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y reforzar la seguridad a lo largo de la frontera entre México y EEUU.