Publicado: 08.01.2014 10:11 |Actualizado: 08.01.2014 10:11

El juicio a Mursi se aplaza hasta el próximo 1 de febrero

El mal tiempo ha impedido el traslado del depuesto presidente egipcio hasta el lugar de la vista en la que debía comparecer esta mañana por la muerte de manifestantes durante diciembre de 2012.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juicio al depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi se pospone hasta el próximo 1 de febrero. Comparecerá entonces en la que será su segunda sesión del juicio por instigar al asesinato de manifestantes ante el palacio presidencial en diciembre de 2012. El mal tiempo ha impedido que despegue el helicóptero que debía trasladar a Mursi desde la prisión de Alejandría a la Academia de Policía en El Cairo.

Bajo el lema "El pueblo defiende a su presidente", la Coalición en Defensa de la Legitimidad, dominada por los Hermanos Musulmanes, llamó ayer a sus simpatizantes a salir hoy en masa para mostrar su rechazo al juicio, que considera inválido.

Pese al retraso del juicio, cientos de manifestantes han salido a la calle en diferentes ciudades de Egipto, donde se están registrando incidentes y enfrentamientos con la policía.Al menos diez seguidores de los Hermanos Musulmanes han sido detenidos en dos protestas contra el juicio a Mohamed Mursi. Según fuentes policiales, un reducido grupo de manifestantes se congregaron frente a la Academia de Policía y corearon consignas en contra de las fuerzas armadas, el Gobierno y las fuerzas de seguridad. Unos 3.000 agentes de policía y personal de seguridad y más de 30 blindados se han desplegado en el lugar.

En la otra protesta más de un centenar de personas salió desde la mezquita de Al Salam, en Ciudad Naser, en el este de la capital, portando pancartas y símbolos de los Hermanos Musulmanes en favor del depuesto presidente. La policía lanzó gases lacrimógenos para cortarles el paso, lo que causó él colapso circulatorio en ese barrio residencial de la capital egipcia. Los manifestantes respondieron con el lanzamiento de piedras, lo que derivó en enfrentamientos entre ambas partes.

Junto al depuesto mandatario están procesados otros catorce dirigentes de los Hermanos Musulmanes, entre los que destacan el vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) -brazo político de la Hermandad-, Esam el Arian, y el miembro de su Ejecutiva Mohamed Beltagui. Todos ellos afrontan cargos por su supuesta implicación en la muerte de manifestantes y en los incidentes desatados en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya el pasado 5 de diciembre.

El plan de seguridad proyectado por el Ministerio egipcio del Interior incluye el despliegue de miles de policías en torno al recinto donde se celebrará la vista -el mismo donde se juzga al expresidente Hosni Mubarak- y en todas las carreteras de acceso. El resto de acusados llegará en vehículos blindados a la Academia desde la prisión cairota de Tora. Durante la primera sesión del juicio, el pasado noviembre, Mursi se declaró como el presidente legítimo del país y se negó a reconocer al tribunal, lo que obligó a aplazar la vista hasta hoy.

No se trata del único caso al que se enfrenta Mursi, que deberá responder también ante la justicia por revelar información clasificada a países y organizaciones extranjeras, como Hamás, y por huir de prisión durante la revolución de enero de 2011. Por este último caso, el expresidente egipcio será juzgado, junto a otras 130 personas, el próximo 28 de enero en el Tribunal Penal de El Cairo.