Publicado: 07.06.2014 10:10 |Actualizado: 07.06.2014 10:10

Poroshenko: "Crimea es y será ucraniana. Punto y final"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, que fue investido este sábado en el Parlamento, anunció que presentará un plan de paz para el arreglo del conflicto en el este prorruso, pero rechazó el diálogo con los insurgentes. "Quiero la paz y lograré la unidad de Ucrania. Por eso comienzo mi gestión con una propuesta de plan de paz", dijo Poroshenko durante su discurso de investidura.

Aunque aún no se conocen los detalles del plan, Poroshenko adelantó que viajará en breve al este del país "con la paz" como bandera. "Con un proyecto de descentralización del poder, con la garantía del uso de la lengua rusa en vuestras regiones. Con la firme intención de no dividir a los ucranianos en buenos y malos. Con respeto a las particularidades de las regiones", dijo. "Eso sí", destacó, "a día de hoy necesitamos un socio legítimo para el diálogo" y adelantó que convocará elecciones municipales en las regiones rebeldes del este rusohablante.

"No vamos a hablar con los bandidos", agregó, en alusión a los dirigentes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que proclamaron el pasado 12 de mayo su independencia tras sendos referendos separatistas. Al respecto, anunció una amplia amnistía para aquellos milicianos que no hayan cometido delitos de sangre contra las fuerzas gubernamentales y la población civil, y aquellos que no hayan financiado las actividades de los terroristas. "Llamo a deponer las armas a todos aquellos que las hayan tomado ilegalmente", proclamó.

Poroshenko adelantó que convocará elecciones parlamentarias anticipadas, pero insistió en que el único idioma estatal es el ucraniano y descartó la federalización del país, como demandan los insurgentes y el Kremlin. "Los sueños de federalización no tienen fundamento en Ucrania. Los consejos locales recibirán nuevas facultades, pero Ucrania fue y será un Estado unitario", señaló.

En cuanto a las tensas relaciones con el Kremlin, el nuevo jefe de Estado subrayó que "los ciudadanos de Ucrania no vivirán en paz y seguridad hasta que normalicemos las relaciones con la Federación Rusa". Al mismo tiempo, denunció que "Rusia ocupó Crimea", en alusión a la anexión de la península por Moscú promulgada el pasado 21 de marzo por el presidente ruso, Vladímir Putin.

"Rusia ocupó Crimea, que fue, es y será ucraniana. Y esto se lo dije ayer a los dirigentes rusos en Normandía en los festejos por el 70 aniversario: Crimea es y será ucraniana. Punto y final", aseguró. Y aseguró que Kiev debe firmar en breve un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE), cuyo rechazo fue el detonante de las protestas que desembocaron en febrero en el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich.

Poroshenko subrayó que ese acuerdo será el primer paso para el futuro ingreso de Ucrania en la Unión durante un discurso de investidura en presencia del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

La toma de posesión del nuevo jefe de Estado ucraniano se produce después del primer contacto el viernes entre Poroshenko y el presidente ruso, Vladímir Putin, en el que ambos mandatarios abogaron por el fin de los combates en las regiones prorrusas del este del país.

Poroshenko, de 48 años y que ganó las elecciones presidenciales del pasado 25 de mayo con el 54,7% de los votos, juró el cargo con la mano derecha en la Constitución y en la Biblia. Después de que todos los diputados e invitados a la ceremonia se pusieran de pie para entonar el himno ucraniano, Poroshenko recibió el documento que la acredita como nuevo presidente, país que se proclamó independiente de la Unión Soviética en 1991.

Al acto asistieron, entre otros invitados, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden; el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius. En la investidura Rusia estuvo representada sólo por el embajador en Kiev, Mijaíl Zurábov, quien fue retirado por el Kremlin tras los disturbios de febrero.