Público
Público

Pacto nuclear Trump amenaza con abandonar el pacto nuclear con Irán si no se corrigen sus "defectos"

Francia, Reino Unido y Alemania comunican que "siguen comprometidos" con el acuerdo firmado en 2015. El presidente Hasán Rohani garantiza que continuará aplicando sus compromisos en el marco del Plan de acción global común. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EEUU, Donald Trump, ofrece unas declaraciones a su llegada al encuentro Values Voters (Votantes con Valores) en Washington DC. EFE/Michael Reynolds

El presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó este viernes con abandonar el acuerdo nuclear con Irán si no se corrigen sus "defectos" mediante una negociación internacional o una ley del Congreso estadounidense, y elevó las tensiones con Teherán al sancionar al Cuerpo de Guardianes de la Revolución iraní.

En un esperado discurso, Trump anunció que por ahora mantendrá la participación estadounidense en el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el llamado Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, Francia, Reino Unido y China más Alemania).

Si embargo, advirtió, EEUU se retirará del acuerdo a no ser que se modifique de forma unilateral -por parte del Congreso estadounidense- o multilateral, en negociaciones junto a los otros seis países firmantes. "En caso de que no podamos llegar a una solución trabajando con el Congreso y nuestros aliados, el acuerdo será cancelado", aseguró el presidente desde la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca. Poco después, Trump precisó ante los periodistas que espera alcanzar una solución "en un periodo muy corto de tiempo".

Como recordó la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, ni Estados Unidos ni ningún país puede "cancelar" el acuerdo nuclear, pero Washington sí podría decidir dejar de respetarlo y volver a imponer sanciones a Irán, algo que supondría en la práctica su inviabilidad.

Trump insistió en que el acuerdo con Irán, que respaldó su predecesor, Barack Obama, es "uno de los peores" jamás firmados por EEUU, y dejó claro que no planea respetarlo a largo plazo tal y como está.

"No seguiremos por un camino cuya conclusión predecible es más violencia, más terror y la amenaza muy real de un rebrote nuclear en Irán", subrayó Trump. "Trabajaremos con el Congreso y nuestros aliados para afrontar los muchos defectos graves del acuerdo para que el régimen iraní nunca pueda amenazar al mundo con armas nucleares", añadió.

En concreto, Trump quiere corregir los "débiles mecanismos de inspección" contemplados en el acuerdo; hacer frente al "programa de misiles balísticos" de Teherán y eliminar las "fechas de caducidad" de las restricciones impuestas sobre el programa nuclear iraní, que en algunos casos expiran después de entre 10 y 25 años.

"¿Cuál es el propósito de un acuerdo que solo retrasa la capacidad nuclear de Irán durante un periodo corto de tiempo? Esto (...) es inaceptable", afirmó.

Cada 90 días, en virtud de una ley estadounidense conocida como INARA, el presidente de EEUU debe certificar al Congreso que el acuerdo con Irán favorece el "interés nacional" de Estados Unidos.

Trump decidió eliminar esa certificación, por considerar que el levantamiento de sanciones al que Washington accedió en el pacto no ha sido "proporcional" a las medidas que ha tomado Teherán para "acabar con su programa nuclear ilícito".

Sanción para el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní

El Congreso tiene ahora, por ley, 60 días para decidir si vuelve a imponer sanciones a Teherán, aunque el Gobierno de Trump no le ha recomendado que tome esa medida, según explicó el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, en una conferencia de prensa.

En cambio, Trump quiere que el Congreso "enmiende la ley INARA para añadirle líneas rojas muy firmes" que, de ser cruzadas, detonarían "inmediatamente" la imposición de las sanciones que se levantaron al programa nuclear iraní, precisó Tillerson.

Por otra parte, el Gobierno estadounidense intentará cambiar el acuerdo mediante negociaciones internacionales que aborden las citadas fechas de caducidad, el programa de misiles balísticos y los mecanismos de inspección de las instalaciones nucleares iraníes.

Dado que renegociar el pacto de 2015 es "poco probable", porque "Irán no se va a prestar" a ello, Estados Unidos quiere crear "un nuevo acuerdo que no reemplace al nuclear pero sí afronte esos temas y se mantenga en paralelo" al arreglo anterior, explicó Tillerson.

Un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, explicó a Efe que Washington también aceptaría "una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que sirva de suplemento" al pacto.

Además, el Departamento del Tesoro sancionó por terrorismo al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC, en inglés), en todo un desafío a Teherán, que había advertido de que trataría a Estados Unidos como "un país terrorista" si tomaba esa medida.

Esa medida podría complicar la lucha estadounidense contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak, donde hay milicias chiíes respaldadas por el IRGC que también le combaten.

Rohani garantiza que cumplirá el acuerdo nuclear

El presidente de Irán, Hasán Rohani, garantizó este viernes a su homólogo francés, Emmanuel Macron, que cumplirá el acuerdo nuclear. En el transcurso de una conversación telefónica con Macrón, Rohaní le dio "la garantía de que Irán continuará aplicando sus compromisos en el marco del Plan de acción global común, en particular en la cooperación con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA)", indicó el Elíseo en un comunicado.

Reino Unido, Francia y Alemania siguen "comprometidos"

Francia, Reino Unido y Alemania afirmaron en un comunicado conjunto que continúan "comprometidos" con el acuerdo nuclear con Irán. La primera ministra británica, Theresa May; la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente Francés, Emmanuel Macron, se muestran "preocupados por las posibles implicaciones" de la decisión de Washington de retirarse del pacto si no se corrigen "defectos graves" en él.

"Nuestros Gobiernos están comprometidos en asegurar que el JCPOA (Plan Integral de Acción Conjunto, como se conoce el acuerdo nuclear entre Irán y el Grupo 5+1) se mantiene", señala el comunicado.

"El acuerdo nuclear fue la culminación de 13 años de diplomacia y un importante paso adelante para lograr que el programa nuclear de Irán no derive hacia fines militares", indica el texto, que recalca que el pacto recibió el apoyo unánime del Consejo de Seguridad de la ONU, en su resolución 2231.

May, Merkel y Macron piden a la Administración y el Congreso estadounidenses que consideren las implicaciones para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados "antes de dar cualquier paso que pueda socavar el JCPOA, como reintroducir sanciones a Irán levantadas en virtud del acuerdo".

Al mismo tiempo que defienden la vigencia del pacto, los tres líderes afirman que comparten "las preocupaciones sobre el programa de misiles balísticos de Irán y sobre actividades regionales que también afectan a nuestros intereses de seguridad en Europa".

"Estamos preparados para tomar nuevas medidas que sean apropiadas para corregir estos problemas en cooperación con Estados Unidos y todos los aliados relevantes", señala el comunicado, que pide a Irán participar en un "diálogo constructivo" a fin de "detener acciones desestabilizadoras y avanzar hacia soluciones negociadas".