Público
Público

Periodismo con gracia

Más allá del fingido desprecio del jefe de Gabinete de Rajoy, las conversaciones que 'Público' está revelando sobre su presunta implicación en la 'operación Cataluña' habrían hecho caer a cualquier Gobierno de cualquier otro país europeo.

Publicidad
Media: 3.90
Votos: 21
Comentarios:

Al director del Gabinete del presidente del Gobierno, con rango de secretario de Estado y receptor de dinero público (el nuestro) le hacen mucha gracia las grabaciones desveladas por Público. Jorge Moragas ha sido tan escueto en su respuesta al diputado Gabriel Rufián (ERC) en el Congreso sobre su presunta implicación en la operación Cataluña ("¿Quién paga la fiesta?") como en la que dio a los periodistas al salir de la Comisión que le ocupaba. Para el diplomático de risueños asesores, la serie de preguntas que se le han hecho en el Parlamento sobre una presunta estrategia de partido y de Gobierno basada en la mentira, la fabricación de pruebas, la intriga, la difamación y otras virtudes de baja estofa "forma parte de un ejercicio surrealista y como creación surrealista (...)" le parece "hasta graciosa". Tal vez viene a decirnos Moragas que el señor del que hablan en las conversaciones aquí recogidas y fácilmente contrastables por todos ustedes -sin duda mucho más inteligentes de lo que a él le parece- no es Moragas o es una recreación "surrealista" de sí mismo; y fíjense, hasta cierto punto, él y yo podemos estar de acuerdo.

Más allá del fingido desprecio del jefe de Gabinete de Rajoy hacia las grabaciones que han azotado su soberbia realidad, las conversaciones que Público está revelando estos días, sumadas a las que ha ido sacando estos meses pasados y añadidas a las que le quedan por desvelar, habrían hecho tambalearse y caer a cualquier Gobierno de cualquier otro país europeo. Lo "surrealista", efectivamente, es que el mismo presidente que supuestamente sabía y jaleaba la operación Cataluña, como reconocía orgulloso su ministro del Interior en las primeras grabaciones aquí reproducidas, y este último presunto conspirador sigan el primero en su puesto y el segundo en su escaño... además del citado director del Gabinete presidencial, que ayer impartía doctrina patria desde una mesa tan reluciente como los titulares de este periódico. "He venido aquí a hablar de seguridad nacional", contestó ufano Moragas al diputado de ERC, como si la inseguridad más aplastante para un sistema democrático no fueran los miserables intentos de revertir la voluntad soberana de un pueblo a través de mentiras fabricadas y difundidas desde los gobiernos.

Duele la democracia y duele el periodismo, pese a la firme voluntad de este periódico de continuar sacando a la luz la basura maloliente de su Ejecutivo, por encima del intento de ninguneo de tantos políticos y de tantos otros/as periodistas que tratan de ocultar, negar y desmentir con informaciones sesgadas la abrumadora veracidad de unas conversaciones fácilmente reconocibles y nunca negadas por sus protagonistas. La información embrionaria sobre la operación Cataluña o sobre la operación PISA [Pablo Iglesias S.A.], entre otras que vendrán, está en Público. Solo en Público; y no porque sus periodistas sean mejores o peores que otros, sino porque ejercen de periodistas y hacen que este diario esté dando a sus lectores una información pura sobre las cloacas del Estado, libre de intereses, limpia de complicidades con el poder o los poderes, o de pagos e intercambios personales en busca de siniestras influencias. Datos y más datos, hechos y más hechos tan poco "surrealistas" como el daño que están causando los graciosos sujetos que los protagonizan.

Seguimos.