Público
Público

Análisis Esperpento en el Congreso por la defensa de la teoría de los hackers rusos en Catalunya

Una experta que reconoce no tener ninguna prueba de ello afirma que "Rusia está en una guerra informativa con España" y acusa a Podemos de recibir financiación del Kremlin, aplaudida por los diputados de PP, PSOE y C's

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 17
Comentarios:

Vista general de la comisión de Seguridad Nacional del Congreso de los Diputados, celebrada este jueves.

"Si camina como un pato, nada como un pato y vuela como un pato, entonces es un pato". Se trata de la conclusión sobre la supuesta injerencia rusa en Catalunya del portavoz del PSOE Antonio Hernando, cuya profundidad en la reflexión quizá sea la mejor prueba posible de la altura de un debate en el que se han tratado conceptos como ciberguerra, disidencia, hacktivismo, desinformación o respeto de derechos individuales en Internet como libertad de información, celebrado en la comisión de Seguridad Nacional del Congreso.

El Instituto Elcano, para el que investiga la experta, apoyó la existencia de armas de destrucción masiva en Irak en 2003

Una comisión que, cabe destacar, se ha creado a toda velocidad para la tradicional flema burocrática del Congreso, y cuya comparecencia de este jueves, protagonizada por la miembro de FAES e investigadora del Instituto Elcano Mira Milosevich, se ha gestionado con la misma celeridad tras ser solicitada por el PSOE. Había prisa por escuchar lo que tenía que exponer esta experta, miembro del centro de investigación que está proveyendo los datos que sustentan la teoría de los hackers desplegados para romper España por parte de Vladimir Putin (insuficientes para cimentarla, según todas las fuentes consultadas por este medio, incluida la UE) y que, por poner en referencia al lector, apoyó la invasión de Irak de 2003 y la existencia de unas armas de destrucción masiva jamás halladas.

Mira Milosevich-Juaristi, investigadora del Real Instituto Elcano, en la comisión de Seguridad Nacional del Congreso de los Diputados.

Milosevich (que ha aplaudido la reflexión de Hernando sobre el pato) ha expuesto ante los diputados, como ella misma ha afirmado, una mera "hipótesis". Según esta "deducción", basada en el "comportamiento anterior" de Rusia y en "documentos oficiales rusos", "Rusia está en una guerra informativa con España". La comisión de Seguridad Nacional del Congreso ha escuchado a esta investigadora hacer aseveraciones de este calibre a pesar de que la propia Milosevich ha reconocido que no tiene ninguna prueba para esta teoría: "No existen pruebas materiales ni huellas informáticas de que fuera ordenada por el presidente Vladimir Putin o por miembros de su gabinete".

"La guerra de la información no es una guerra convencional, de conflicto físico, es una guerra de influencia", ha continuado Milosevich, profesora asociada de Historia de Relaciones Internacionales del Instituto de Empresa. ¿En qué cosiste esa guerra de influencia? En la ya famosa "desinformación" que están extendiendo los rusos. "La desinformación no consiste en lanzar noticias que pueden ser verdaderas o falsas, es crear mensajes", ha explicado la investigadora del Elcano, acercándose a una de las claves de su discurso.

La desinformación rusa es... no ocultar la violencia

¿Cuáles son esos mensajes que ponen en riesgo la democracia española? "De los mensajes más destacables, uno es obviamente el uso de la fuerza por parte de la Policía, que siempre se ha presentado como una violencia deliberada y no como una legítima defensa de la seguridad del Estado. Tradicionalmente se ha vinculado esta práctica [por parte de los medios rusos] como propia de la época franquista y no de la España democrática", ha revelado Milosevich.

La AUGC reveló tras el 1-O que "se ordenó actuar a guardias civiles y policías en unos cuantos colegios, pese a que Interior sabía que el fin último del operativo ya no podía llevarse a cabo"

Es decir, el mensaje desinformativo ruso "más destacable" para la experta invitada por el PSOE a la comisión de Seguridad Nacional es la brutalidad policial que medios internacionales del mayor prestigio llevaron a portada el 2 de octubre y que la prensa impresa española calló. La misma violencia que agentes de la Guardia Civil revelaron como gratuita, al explicar que el coronel del cuerpo Diego Pérez de los Cobos, al mando de todas las fuerzas policiales desplegadas en Catalunya el 1-O, supo de antemano que la misión de impedir la votación fracasó antes empezar: "Surgieron 10.000 urnas en más de 2.300 puntos de votación" con los que no se contaba, se explicó desde la AUGC, que agrupa a más de 30.000 guardias. Pese a ello "se siguió adelante con un plan que hacía aguas": "Se ordenó actuar a guardias civiles y policías en unos cuantos centenares colegios, pese a que eran conocedores que el fin del operativo ya no podía llevarse a cabo", acusaron los propios agentes.

En base a estos argumentos (que se expondrán de forma literal a continuación), los diputados del PP, el PSOE y Ciudadanos se han mostrado proclives a tomar medidas para impedir que mensajes así lleguen a los ciudadanos. Se entiende que éstos son incapaces de juzgar críticamente una información y decidir su verosimilitud, así que estos partidos han abogado por impedir directamente el acceso los medios de comunicación públicos rusos, haciendo que Google y las redes sociales oculten sus contenidos. "Tenemos que tomar medidas y que los malos no puedan generar problemas a la gente normal", ha manifestado el portavoz de Ciudadanos, Luis Miguel Salvador.

Empieza la fiesta: a Podemos lo financia Rusia

En este punto, ya tenemos una experta defendiendo la existencia de algo de lo que admite no tener ninguna prueba y a varios grupos dispuestos a cercenar de un solo corte varias libertades fundamentales de los ciudadanos, empezando por el pluralismo político y la libertad de prensa. No obstante, por si no fuera esto suficiente esperpento para una sede parlamentaria, lo mejor ha llegado cuando el representante de Podemos, Rafael Mayoral, ha afeado a Milosevich que afirme en el informe que ha servido de base para su exposición que "Podemos puede estar recibiendo financiación del Kremlin" aunque, en lo que parece una marca de la casa, vuelve a reconocer que "será difícil obtener pruebas de ello".

"Podemos puede estar recibiendo financiación del Kremlin", afirmaba Milosevich en su informe, reconociendo que "será difícil obtener pruebas"

Mayoral ha denunciado que tal aseveración sin pruebas "forma parte de una estrategia de desinformación inaceptable en una democracia", y ha criticado la argumentación de Milosevich. "La diferencia entre la política y la guerra es que en una se mata y en otra se influye, no es que cuando tú influyes haces la guerra", ha espetado: "La libertad de información es clave en una democracia para que podamos tener diversas informaciones".

A la crítica del portavoz de Podemos en la comisión a Milosevich ha respondido inmediatamente Ana Belén Vázquez, del PP, pidiendo perdón a la investigadora del Elcano por la "sirvengüencería" de los morados. La conservadora ha calificado los de "rigurosos" los informes de Milosevich (que, recordemos, ésta reconoce basados en una "hipótesis" de la que "no existen pruebas") y, como su homólogo de C's, también ha pedido actuar, aunque su alegato en favor de ello merece ser analizado aparte.

"Ahora es en el ciberespacio donde se producen las ciberguerras", ha arrancado Vázquez. "Vemos cómo un señor en la embajada de Ecuador remetía 40.000 tuis" [sic], ha afirmado, cometiendo el primer patinazo importante: Julian Assange, el señor de la embajada de Ecuador, no publicó 40.000 tuits. Ni de lejos. Assange interaccionó ese número de veces en Twitter con contenidos relacionados con Catalunya. La diferencia no es baladí, pero sigamos: "Otro, desde la embajada en Rusia, remetía también cerca de 100.000 tuis" [sic], continúa Vázquez, rayando ya el despropósito. Hay que deducir que este segundo señor al que se refiere la diputada es Edward Snowden, que no está en ninguna embajada sino en exiliado en Rusia. Snowden en su caso ha hecho 8.198 interacciones, que no tuits, unos 92.000 menos de los que asegura Vázquez. 

La diputada del PP en la comisión comete errores muy graves en la descripción de los hechos y defiende que hay "un ejército" de bots, hackers y trols que busca "desestabilizar países"

Quizá sea demasiado pedir que la representante de un partido que lleva a comparecer como experto al Senado a Eduardo Inda y sus pruebas calificadas como falsas por la Justicia mantenga un mínimo rigor en sus declaraciones como representante público. Así que pasemos directamente a su conclusión: "Hablamos de una web-brigada de trols, de hackers, de box, de softpapers... Es decir, de gente, de un ejército virtual para desestabilizar países". Este redactor entiende que con "box" la diputada hacía referencia a bots, un sencillo software que realiza tareas automáticas, como puede ser replicar contenido en redes sociales (y que su propio partido ha usado), pero se reconoce incapaz de descifrar a qué se refería con "softpapers". En cualquier caso, utilizar indistintamente todos esos conceptos y mezclarlos en un "ejército" denota que la conservadora no tiene clara la diferencia entre ciberguerra y desinformación, aunque unido a sus errores de bulto con Assange y Snowden o a que el CNI negó esta misma semana en el Congreso que España haya recibido ciberataque alguno de Rusia, no está muy claro que le importe lo más mínimo

No obstante Vázquez no se ha quedado sola en su aplauso de la teoría de la financiación de Podemos por parte de Vladimir Putin. PSOE y Ciudadanos le han emulado. Este último grupo de hecho ha considerado oportuno recordar que "Podemos no firmó el pacto antiyihadismo", a cuyas reuniones acude como observador, "posiblemente porque el pacto no reúne las garantías suficientes con los yihadistas", ha manifestado Luis Miguel Salvador ante las protestas de Mayoral. Los de Pablo Iglesias rechazaron firmar el pacto porque fue una de las vías utilizadas para introducir las modificaciones penales que han dado forma a la Ley mordaza, por la que se está multando a periodistas, encarcelando tuiteros y deteniendo titiriteros.

España como parte de la confrontación con Rusia

Cualquier debate que trate el supuesto conflicto con Rusia debe poner encima de la mesa el papel de España en la OTAN, que desarrolla una estrategia de aumento de la tensión con su antiguo enemigo. España ocupa un papel central en ella: mantiene tropas en los países bálticos, frontera con Rusia; albergó las mayores maniobras de la Alianza Atlántica desde la Guerra Fría y forma parte del escudo antimisiles, que pese a su nombre, se trata de armamento de destrucción masiva apuntando permanentemente a Rusia.

España ocupa un lugar central en la estrategia de la OTAN: alberga el escudo antimisiles, organizó las mayores maniobras desde la Guerra Fría y mantiene tropas en la frontera rusa

Nada de esto ha sido mencionado por Milosevich en la comisión, que en cambio sí ha explicado que la supuesta guerra informativa contra España que Rusia protagoniza sería consecuencia de su posición en la OTAN. "España como miembro de la UE y de la Alianza Atlántica es un instrumento, una oportunidad para debilitarlas y desacreditar las democracias occidentales". "Estoy de acuerdo con las declaraciones oficiales de varios representantes rusos —ha continuado—, que dicen que Rusia apoya la integridad territorial de España. Creo que su objetivo no es la independencia de Cataluña".

Los argumentos de Milosevich

Estos son todos los argumentos que Mira Milosevich, investigadora del Real Instituto Elcano, ha proporcionado a los diputados de la Comisión de Seguridad Nacional para asegurar que "Rusia está en una guerra informativa con España":

- "Hay varios medios que han transmitido información errónea (intencionadamente o no) sobre Catalunya".

- "El concepto de de la guerra de información está en la doctrina militar de Rusia, incluido en 2014".

- "Varios artículos del general Valeri Guerásimov, jefe del Estado Mayor [ruso], donde afirma que la guerra convencional ahora tiene, además de los campos de batalla tradicionales de tierra, mar y aire, una nueva dimensión, que es la de la información".

- "La historia, evolución y perfeccionamiento del concepto de la guerra de información sobre todo desde 2011, cuando se dieron las manifestaciones antigubernamentales contra el Kremlin".

- "La culminación de esta estrategia se ha demostrado en la anexión de Crimea y posteriormente la combinación de métodos militares y de información en la guerra de Siria y en el sureste de Ucrania".

- "Hechos previos en la guerra de información en las campañas de las elecciones presidenciales en EEUU, en la campaña del Brexit, en las elecciones de Francia y Alemania".

- "Hay constancia de que existe la Internet Research Agency (IRA) en San Petersburgo, una de las fábricas de trols más importantes", cuyo propietario es "uno de los mejores amigos del presidente Putin". 

- "El sistema informático y el ciberespacio posibilitan la externalización de este tipo de operaciones, porque busca varios terminales y varios actores".

- "La complejidad de lo ocurrido refleja una coordinación y que hay una estrategia detrás de ello".