Publicado: 28.09.2015 16:56 |Actualizado: 29.09.2015 07:00

El asesor de Cosidó y un comisario relacionado con el 'caso Arquitectos', premiados con la medalla roja

Dos sindicatos no asistirán a la entrega y el Observatorio contra la corrupción prepara una denuncia por los criterios de Interior para acabar condecorando a policías afines.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Foto de archivo de Ignacio Cosidó y Jorge Fernández Díaz. / EFE

Foto de archivo del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. / EFE

El listado de premiados por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, no deja de dar sorpresas. Los dos últimos casos son el del exsindicalista y asesor personal de Cosidó, Isidoro Zamorano; y el del comisario Ildefonso Escalero, que se ocupaba de la División Económica y Técnica de la Policía, de la que depende la concesión de obras y que se encuentra envuelta en una investigación por un juzgado madrileño en el conocido como caso Arquitectos. Por eso el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) y Alternativa Sindical de la Policía (ASP) ya han anunciado que no asistirán al acto de los Ángeles Custodios en Murcia el 2 de octubre.

El número de policías afines que no han puesto su vida en peligro, tal y como requiere la ley, sigue aumentando entre las 198 medallas rojas concedidas, que tiene una pensión vitalicia de casi 200 euros mensuales. Además del comisario Escalero y el del subinspector Isidoro Zamorano, Público ya desveló la pasada semana la concesión de la medalla roja a Andrés Gómez Gordo, el policía de cabecera de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

En el caso del comisario Ildefonso Escalero, hasta cinco de los técnicos que trabajaban bajo su mandato están imputados por la fragmentación y concesión de obras a empresas afines, incluso de familiares. Esta denuncia fue interpuesta por el Sindicato Unificado de la Policía en 2012, a través de un escrito presentado ante la fiscalía que solicitó la apertura de diligencias. Un anónimo informaba de las prácticas posiblemente corruptas en el departamento de Escalero.



La Dirección General de la Policía mantuvo al comisario hasta que se inició la investigación y en 2013 fue destituido por el ministro Jorge Fernández Díaz, aunque sigue manteniendo estrechas relaciones con los imputados. Por ejemplo, Escalero asistió el pasado 24 de febrero al homenaje que realizaron al jefe de arquitectos, Luis Losada, pocos días después de conocer su imputación y su cese en ese puesto dentro de la Policía. Llevaba 27 años en el cargo y era la persona de confianza del comisario ahora condecorado.

Tampoco ha sentado bien la concesión de la medalla roja al subinspector Isidoro Zamorano, portavoz de la Confederación Española de la Policía (CEP) hasta que el director general Ignacio Cosidó le reclamó para que le asesorara y acompañase en sus viajes.

Denuncias de corrupción

Para José Manuel Sánchez Fornet, presidente del Observatorio Contra la Corrupción (OCC) y ex secretario general del SUP, “la ley que rige la concesión de estas medallas es de 1964 e implica en todos sus supuestos que se haya puesto en riesgo la vida del agente. Las medallas rojas deberían ser como mucho cuatro o cinco cada año, no 198. Y además, deberían ser casi todas para agentes de la escala básica que se llevan un corte en el cuello en alguna actuación y que ponen su vida en juego para salvar las del resto. Pero muy pocas veces para un mando que está sentado en un despacho”.

Es por este motivo que el Observatorio Contra la Corrupción está estudiando presentar ante la Fiscalía General del Estado una denuncia por las más de 3.000 medallas concedidas este año por Interior sólo en la Policía, pues aún faltan por hacerse públicas las que entregará la Guardia Civil el día de su patrona. “Es un gasto para la hacienda pública. Son pensiones vitalicias que desde 1980 se conceden sin el criterio que exige la ley y son una forma de corrupción”.

En la misma línea, la Alternativa Sindical de la Policía (ASP) también se plantea interponer acciones legales . Su portavoz, Gabriel Retamar, asegura “que se está estudiando con la asesoría jurídica el procedimiento para impugnarlo porque raya la vergüenza”. Además, anuncia “que no asistiremos a la fiesta de la patronal y en estos momentos no hay nada que celebrar”.

Quien tampoco asistirá será el sindicato mayoritario, SUP, que (además de denunciar el “juego de medallas” y la “ilegalidad” en la concesión de muchas de ellas) hace hincapié en los puesto de “libre designación, provisión de puestos en embajadas o los procesos selectivos de promoción e ingreso donde las dudas en la falta de igualdad se acrecientan año a año”, asegura su portavoz, Javier Estévez.

Quienes sí asistirán al acto son los sindicatos que últimamente se han visto agraciados con más beneficios como los que denuncia el SUP. Por ejemplo, el número 1 y 2 del CEP han sido enviados a embajadas y es en este sindicato donde milita el ahora premiado Isidoro Zamorano. También asistirá el Sindicato Profesional de Policía (SPP), al que está afiliada la mayor parte de la cúpula policía, desde el número 1, el comisario Eugenio Pino, hasta su mano derecha, el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, que ha sido enviado a Holanda con un salario de 10.000 euros mensuales.

La Unión Federal de la Policía (UFP) es otro de los sindicatos que apoya esta concesión de medallas. Para su portavoz, José María Benito, “nosotros asistiremos al acto por los compañeros que se la merecen y la han recibido y también por los que se la merecen y no se la han concedido este año”.