Publicado: 28.05.2015 16:51 |Actualizado: 29.05.2015 15:55

CCOO denuncia la destrucción masiva de documentos en el Ayuntamiento de Madrid

Desde el organismo público han asegurado que esta operación es una práctica habitual y lógica en el Consistorio y en todas las empresas para reducir espacio.

Publicidad
Media: 4.91
Votos: 11
Comentarios:
Algunos de los documentos destruidos en el Ayuntamiento de Madrid / CCOO

Algunos de los documentos destruidos en el Ayuntamiento de Madrid / CCOO

MADRID.- CCOO ha denunciado este jueves la destrucción masiva de documentos en el Ayuntamiento de Madrid. Esta destrucción o inutilización de documentos es un delito tipificado en el art. 413 del Código Penal: “La autoridad o funcionario público que, a sabiendas, sustrajere, destruyere, inutilizare u ocultare, total o parcialmente, documentos cuya custodia le esté encomendada por razón de su cargo, incurrirá en las penas de prisión de uno a cuatro años, multa de siete a veinticuatro meses, e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años”.



Bolsas de basura llenas documentos destruidos en el Ayuntamiento de Madrid / CCOO

Sin embargo, el Ayuntamiento ha asegurado que la destrucción de documentos es una práctica habitual y lógica en el Consistorio y en todas las empresas para reducir espacio.

Según a informado el sindicato, desde su legalización en 1977, al relevo de distintas corporaciones, "nunca había tenido conocimiento de una actividad de destrucción de papel tan desmesurada".

Para CCOO, es necesario que la Corporación actual dé unas explicaciones más motivadas ante tanta destrucción de documentos. La decisión de destrucción de los mismos corresponde a la Corporación entrante.

Estas actuaciones nos hacen pensar que no iban mal encaminadas las formaciones políticas que en su programa incluían auditorías de la gestión del Ayuntamiento de Madrid.

 

Para CCOO, una de las normas no escritas, pero del más elemental sentido común, es que los relevos que se produzcan en las instituciones los cargos salientes y entrantes actúen pensando en el bien de las mismas, olvidándose de sus rencillas partidistas.