Publicado: 25.05.2015 00:35 |Actualizado: 25.05.2015 02:11

Ciudadanos logra su objetivo de crecer y
ser llave en varias comunidades

La formación de Albert Rivera ha extendido su presencia más allá de fronteras catalanas pero pincha en las principales capitales, donde no consigue concejales suficientes como para poder ser decisivos.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (c), y los candidatos a la alcaldia y a la Comunidad de Madrid, Begoña Villacis (i) e Ignacio Aguado (d), celebran los resultados electorales esta noche en Madrid. EFE/Kiko Huesca

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (c), y los candidatos a la alcaldia y a la Comunidad de Madrid, Begoña Villacis (i) e Ignacio Aguado (d), celebran los resultados electorales esta noche en Madrid. EFE/Kiko Huesca

MADRID.- "Crecer es ganar", para Albert Rivera y Ciudadanos, según su premisa, ha ganado en estas elecciones municipales y autonómicas. El principal objetivo de la formación naranja era extender su presencia más allá de las fronteras catalanas y lo ha conseguido con creces: de 11 concejales electos en toda España en 2011 han aumentado la cifra a más de 1.500, con casi un millón y medio de votos recibidos.

Además, ha conseguido entrar en casi todos los parlamentos autonómicos y "en todas las provincias", se encargó de resaltar el líder del partido.  "En España hay espacio para la Tercera Vía", celebró Rivera tras conocer los resultados y presumir de haberse convertido "en la tercera fuerza política municipal" del global del país

Sin embargo, pese a que su misión era también convertirse en el tan disputado -con Podemos, sobre todo- "centro del tablero" y ser la llave de los Gobiernos de cualquier municipio o Comunidad, no ha sido así. Las encuestas auguraban que los naranjas serían claves en plazas donde el PP caía en picado. Es el caso de las principales capitales de provincia como Madrid, Valencia o Barcelona, pero su apoyo a los conservadores no será finalmente suficiente para permitir gobiernos estables. 



Del mismo modo que en Andalucía su sola abstención no es suficiente para dejar que Susana Díaz comience la legislatura, tampoco lo será en las citadas ciudades. En Barcelona, por ejemplo, un tripartito CiU (10 concejales), PP (3), C's (5) no sería suficiente para arrebatarle la Alcaldía a una posible coalición de Barcelona en Comú (11), ERC (5), PSC (4) y las CUP (3).

Del mismo modo, en Madrid, donde la batalla Aguirre-Carmena sigue disputándose, el apoyo de C's (7 concejales) a la primera (21) no sería suficiente para obtener los 29 ediles necesarios para la mayoría absoluta y que sí alcanzaría la unión entre PSOE (9) y Ahora Madrid (20).   Pese a todo, la alcaldable naranja, Begoña Villacís, celebró lo que ella considera una victoria: "¿Quién nos iba a decir hace unos meses que sacaríamos siete concejales en Madrid?", sentenció, augurando que el partido seguirá "creciendo".

Lo mismo ocurre en Valencia, donde Rita Barberá necesitaría un escaño más (además de los suyos y de C's) para poder gobernar. Juntos alcanzarían 16 concejales (10 y 6, respectivamente), insuficientes frente a un posible tripartito de izquierda entre Compromís (9), PSOE (5) y VALC (3). 

Una situación similar se da en otras grandes ciudades como Zaragoza, Valladolid o Sevilla.  

DECISIVOS EN CUATRO AUTONOMÍAS

En las comunidades, en cambio, el objetivo está más que cumplido. especialmente, si se tiene en cuenta que son uno de los partidos "recién llegados" al panorama político de fuera de Catalunya. Ciudadanos será llave y bisagra y el PP podrá hacerse con la victoria -con el apoyo naranja- en las Comunidades de Madrid, Murcia, La Rioja y Castilla y León. 

Aguado: "Hemos hecho Historia. Nadie en democracia había conseguido pasar de 0 a 17 diputados" 

En Madrid,  Ciudadanos sí será clave. Si decide apoyar al PP de Cristina Cifuentes, ambos obtendrían los 65 escaños necesarios para obtener la mayoría absoluta (48, los conservadores; 17, los naranjas). Los 37 de PSOE unidos a los 27 de Podemos se quedarían, en cambio, a un escaño de conseguirlo.  Y con tal resultado, el candidato Ciudadano, Ignacio Aguado, celebró la victoria sin disimular su felicidad. "Hoy hemos hecho Historia, nadie en democracia había conseguido pasar de 0 a 17 diputados", se vanaglorió. "Hoy empieza el cambio en España", zanjó.

Lo mismo ocurre en Murcia, donde los 4 diputados naranjas serían decisivos para arropar a los 22 que ha obtenido el PP y superar, así, la cifra de los 23 necesarios para la mayoría absoluta. Del mismo modo, en La Rioja, los 14 diputados de Ciudadanos, unidos a los 19 de PP superaría con creces a la coalición PSOE-Podemos (10 y 4 diputados, respectivamente) y en Castilla y León, donde PP (42) y C's (5) pasan de largo los 43 de la mitad más uno. 

En la Comunidad Valenciana, Aragón, Cantabria y Asturias Ciudadanos ha obtenido también buenos resultados, pero sin alcanzar esa posición "bisagra" de posibles gobiernos mayoritarios del PP. Así, los 13 escaños naranjas no serán suficientes para que los 31 diputados de Alberto Fabra alcancen los 50 de la mayoría absoluta que sí alcanzarían PSOE (23), Compromís (19) y Podemos (13).

En Aragón, Luisa Fernanda Rudi (con 21) no alcanzarían la mayoría (34 escaños) sólo con los 5 de ciudadanos; como tampoco lo conseguirían Ignacio Diego en Cantabria (13 escaños) con los 2 de C's [la mayoría absoluta está en 18]. En Asturias, la más que probable confluencia PP-C's- Foro (11-3-3)  tampoco conseguiría arrebatar el Gobierno a la coalición PSOE-IU-Podemos (14-5-9), respectivamente. 

No obstante, el peor resultado lo han obtenido los naranjas en plazas como las de Balears, donde ha conseguido sólo 2 escaños; Extremadura, con uno; o en Castilla-La Mancha, Canarias y Navarra, donde no ha obtenido representación. Pese a ello, Rivera se felicitó por los resultados. Un buen augurio, asumió, de cara a las generales, donde aspira a convertirse en el "cuarto gran proyecto de la democracia en España".