Publicado: 06.05.2015 23:05 |Actualizado: 07.05.2015 23:30

Ciudadanos cree tener
la llave del centro
del tablero

El partido de Albert Rivera centra su campaña en arañar votantes al PP, sustituir a UPyD y, sobre todo, seguir influyendo en el freno a Podemos. Confía en triunfar en las plazas catalanas, su lugar de origen, así como en Valencia y Madrid. ¿Su mayor reto? Alcanzar representación en Euskadi. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 4
Comentarios:
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una imagen de archivo.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en una imagen de archivo.

MADRID.- Confiados. A por "El cambio" -como reza su lema- y a por el centro del tablero. Así se presenta Ciudadanos (C's) a las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo.

El partido de Albert Rivera aspira, con el entusiasmo insuflado por los buenos resultados de las pasadas andaluzas y de las últimas encuestas, a entrar en las 13 comunidades en las que se presenta como clave de sus gobiernos, así como a arrebatarle al PP algunas de sus plazas más importantes como Madrid y Valencia, donde según el CIS será decisivo

"Ninguna maldición bíblica nos obliga a que [Rita] Barberá siga como alcaldesa de Valencia", bromea el vicesecretario general de Ciudadanos (C's) y director de la campaña, José Manuel Villegas. 

Los naranjas son, para unos, "la marca blanca del PP". Para otros, "el Podemos de la derecha". Pero no se identifican ni con una etiqueta ni con la otra. "Estamos donde tenemos que estar", defiende Villegas, totalmente despreocupado por este panorama. No obstante, no duda en señalar las diferencias que le distancian de ambos calificativos. "Nuestra posición centrada es una posición que comparte gran cantidad de españoles desde hace muchos años y que no han tenido una opción propia a la que votar", defiende  Villegas. 



Ciudadanos se presenta como la mejor opción para romper el bipartidismo. "Saldremos a ganar las elecciones a PP y PSOE", confirmó Rivera tras conocer el resultado de la macroencuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas. Aun así, en realidad, su mayor reto es disputar el centro con la otra formación emergente: Podemos.  

C's, sobre Podemos: "Han han pasado de la izquierda izquierda como la de IU a intentar parecerse a nosotros y ese será su problema"

Así, Villegas  analiza el "riesgo de diluirse" que corre la formación de Pablo Iglesias tras haber presentado un programa, en su opinión, "cambiado en función de las encuestas y no centrado en hacer propuestas de verdad". "Han intentado resituarse, han pasado de la izquierda izquierda como la de IU a intentar parecerse a nosotros y ese será su problema", vaticina. Del PP -y también del PSOE- , destaca que son "partidos grandes que se dedican a criticar las propuestas de Ciudadanos en vez de hacer las suyas propias", critica. Y no teme a los ataques que les llegan de uno y otro lado. "Somos un partido que propone y eso no se lo esperaban", sentencia, asumiendo que esas críticas caerán por su propio peso.

"La pretensión de UPyD es más consolidar su propio partido que transformar la sociedad española"


Del mismo modo, los naranjas han asumido que UPyD caerá sin necesidad de que le tumben. Después del pacto fallido para concurrir juntos a estas elecciones y el mal resultado que ello le trajo a los magentas en los pasados comicios andaluces, C's no quiere hacer leña del árbol caído. Y, aunque reconoce que comparten "el mismo espacio" [ése, el del centro] y que la formación de Rosa Díez es "la más parecida" a ellos, Villegas confía que los votantes sepan apreciar también sus diferencias. "Nosotros tenemos un proyecto de país, el suyo, quizá sea menos ambicioso porque su pretensión es más consolidar su propio partido que transformar la sociedad española", opina el director de campaña de C's.

Una cosa sí es cierta: los magentas deberán centrar su campaña en intentar salvar los restos de su partido. Un partido que, si se cumplen las predicciones del CIS, está abocado a la desaparición: no obtendrá representación en ningún parlamento autonómico y hasta perderá los ocho diputados que alcanzó en Madrid en 2011.



Los naranjas, pese a presumir de "humildad", no pueden disimular sus pretensiones de ganar. Tienen los pies en la tierra, no auguran mayorías absolutas, pero confían en que los ciudadanos -así, con minúscula- apoyen su "proyecto de país" para poder, al menos, influir en los gobiernos más relevantes. Un proyecto con el que pretenden arrastrar "la desilusión y el cabreo" de los posibles votantes de Podemos hacia la "ilusión necesaria para cambiar las cosas". "La gente está ya cansada de tanta polémica, necesitan ilusión y creer en un proyecto de cambio", concluye el vicesecretario general de C's. 

Aprovechando el tirón de Rivera

Un proyecto nacional, insiste Villegas, que se ha encargado (y se encargará) de difundir el líder del partido de televisión en televisión, de periódico en periódico y de teatro en teatro. Rivera es la cara conocida de la formación y en él han confiado para que su tirón ice a sus desconocidos -y algunos polémicos-candidatos. Aunque en dos semanas de campaña el presidente de Ciudadanos no podrá desdoblarse para estar en las 13 comunidades donde se presenta, el líder sí intentará reforzar la publicidad de sus hombres y mujeres de las ciudades donde aspiran a ser, al menos, especialmente relevantes. 

"Esta campaña será el escenario de muchos cambios, no solo en los contenidos políticos sino también en la forma de comunicarlos"

Así, Rivera se moverá especialmente por Catalunya, donde los buenos resultados están asegurados en Barcelona, Tarragona y el Baix Llobregat, y visitará Madrid en varias ocasiones, así como Valencia, Murcia, Oviedo, Santander, Sevilla y Málaga. Además, Ciudadanos "innovará" para llevar a cabo una "campañpa de comunicación sin precedente en la política española". Según ha informado el secretario de Comunicación de C's, Fernando de Páramo, cualquiera podrá acudir a los actos de campaña en los que participe Rivera. "A través de una herramienta online disponible en la página web, los ciudadanos podrán interactuar con la ruta que hará por toda España y conocer a tiempo real en qué ciudad se encuentra gracias a la geolocalización de sus tweets", especifica el documento.  Todo para contribuir a la imagen de juventud y frescura del partido que cuenta con 2 millones de euros de presupuesto para venderse. "Esta campaña será el escenario de muchos cambios, no solo en los contenidos políticos sino también en la forma de comunicarlos", anuncia.

Con la ayuda de Rivera, y confiando en que la expulsión de sus garbanzos negros del partido, así como en su forma de intentar atajar, con detectives, la aparición de otros nuevos, la formación augura un buen futuro para sus candidatos. "La mayoría no tiene un pasado conocido en política [al menos no los cabezas de cartel, ya que buena parte del resto de las listas está formada por ex del PP, PSOE y, sobre todo, UPyD] y es inevitable que sean poco conocidos, pero Rivera tampoco lo era en su día", recuerda Villegas. "Por eso no vamos a renunciar a usar su imagen -añade- pero tras las elecciones habrá un proceso natural de diversificación y los candidatos a las Comunidades y los Ayuntamientos se irán dando a conocer poco a poco y ganando esos espacios que ahora no tienen".  

Euskadi, el mayor reto

En Catalunya, su lugar de origen, Ciudadanos da por asegurado el éxito. Y, aunque les gustaría conseguirlo con las 940 candidaturas que presenta en los municipios españoles, en el partido saben perfectamente cuál será su punto más débil: Euskadi. 

"Somos muy conscientes de las dificultades que tenemos para entrar en las instituciones del País Vasco"

La postura de los naranjas en contra del régimen fiscal especial que rige en la comunidad y sus posiciones antisoberanistas son un escollo que quizá puede convertirse en insalvable para ellos. "El cambio en el resto de España ya casi se da por hecho, pero en el País Vasco... somos muy conscientes de la dificultad que tenemos para entrar en sus instituciones", reconoce Villegas. Aunque no pierden la "ilusión", especialmente "en los ayuntamientos de Bilbao, Vitoria -donde según el CIS no lo han conseguirán- y la diputación foral de Álava", el jefe de campaña asume que conseguir ese objetivo sería tal "éxito" que da por hecho que, si entran en Euskadi tienen "asegurado" el resto de comunidades autónomas. 

"No hay nada imposible. Imposible es sólo una opinión", resume también el propio Rivera en el vídeo de campaña. Un vídeo en el que la formación aboga por "una España sin bandos, sin venganza, unida y con justicia [...] de todos" y en el que a pesar de reconocer errores que les han hecho "más fuertes", también destaca que son un partido "nuevo, pero no de novatos". 

¿Y después del 24-M, qué?

De conseguir sus objetivos, Ciudadanos se convertirá en la bisagra clave de futuros gobiernos en casi todas las comunidades. Tras lo revelado por el CIS, pactar será casi obligatorio y es por ello por lo que los naranjas se muestran dispuestos a sentarse a "hablar con todos". ¿La excepción? "Los separatistas. Ni en Catalunya ni en Euskadi. Con ellos no nos sentaremos. A partir de ahí, con quien sea", zanja Villegas.

Además, Ciudadanos promete seguir la senda marcada en Andalucía. No quieren asientos en Ejecutivos que no presidan, dicen, y, aunque quieren huir de la imagen de desgobierno, tampoco apoyarán equipos con partidos que acojan en su seno a corruptos o sospechosos de serlo. Y eso a pesar de que en su propio partido han tenido problemas con esa cuestión y han dedicado buena parte de su energía a intentar erradicarlos, al menos, de la imagen pública del partido.  

Susana Díaz y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, en una imagen de archivo. EFE

Susana Díaz y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, en una imagen de archivo. EFE

Villegas asegura que, igual que Rivera ha marcado el rumbo de no permitir a Susana Díaz que gobierne con la abstención de Juan Marín y su equipo mientras no exista un pacto firmado con las expulsión de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, Ciudadanos tampoco apoyará a quienquiera que sea que pueda encontrarse en la misma situación. 

"No pactaremos cargos, pero sí políticas concretas aunque el requisito del pacto anticorrupción será el mismo en todas las comunidades"

Pese a ser partidarios de que gobiernen las listas más votadas, no lo permitirán si hay sospechas de corrupción de por medio. Su compromiso con sus "líneas rojas", al menos de momento, siguen firmes. "No pactaremos cargos, pero sí políticas concretas aunque el requisito del pacto anticorrupción será el mismo en todas las comunidades, sin excepción", promete Villegas. "A nosotros nos votan para que cambien las cosas", mitinea. "Y nosotros intentaremos conseguir esos cambios, bien gobernando, bien influyendo en los gobiernos", concluye.

Y, para convencer a los indecisos -a quienes intentarán arrasar con el tsunami naranja- Rivera termina el vídeo electoral con una de sus proclamas más aplaudidas de sus discursos: "No nos sigáis; acompañadnos, porque el cambio sois vosotros".

lea también...