Público
Público

Dimisión de Cifuentes La 'maldición' con la corrupción de la Casa de Correos de la Puerta del Sol

Los últimos cuatro dirigentes del PP que han llegado a la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid han estado envueltos en casos de corrupción y tres de ellos han llegado a dimitir entre los caso Lezo, Púnica, Gürtel y el máster fraudulento de la URJC.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Los últimos cuatro presidentes del PP en la Comunidad de Madrid: Alberto Ruíz-Gallardón, Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre e Ignacio González / EFE

Como la maldición de Tuntakamon perseguía a aquellos que molestaran a la momia de un faraón del Antiguo Egipto, parece que la maldición de la corrupción persigue a los conservadores que llegan a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Esperanza Aguirre, Ignacio González y Cristina Cifuentes han dimitido del gobierno regional envueltos entre polémicas de casos de corrupción. Además, aunque Alberto Ruíz-Gallardón no dimitió de su mandato, tampoco está libre de estas acusaciones.

No es de extrañar: la mayoría de estos casos tienen su foco principal en la capital. No sólo sus dirigentes se ven salpicados por el caso Lezo, Gürtel, Púnica, o a la nueva trama de la Universidad Rey Juan Carlos, sino que más de medio centenar de miembros de la dirección madrileña han sido imputados por casos de corrupción. Como ejemplo, tres de los secretarios generales de la Comunidad han sido condenados por estas tramas: Ignacio González (que también ejerció este cargo), Francisco Granados y Ricardo Romero de Tejada.

Cristina Cifuentes: del caso 'Lezo' al máster fraudulento

Cifuentes ha resistido hasta el final, pero no ha podido sostenerse: este miércoles ha anunciado de su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid. La decisión se conoce después del vídeo que la mostraba robando en un supermercado de Vallecas en 2011. Se ha ido alegando que lo hace para "evitar que la izquierda radical" gobierne en la Comunidad de Madrid: sin rectificaciones, sin explicaciones y sin perdones.

Las informaciones que desvelaron que el máster de derecho que consiguió en la URJC fue de forma fraudulenta ha sido el detonante para que se llevara a primera línea la dimisión de Cifuentes. Por esto, la expresidenta ya llevaba más de un mes acorralada: aguantando la presión de todos los partidos que pedía su dimisión en la Asamblea, de la comunidad educativa que la pedía desde las calles y de los tribunales que investigan esta trama

Aunque no es sólo esto: Cifuentes ya estaba relacionada con el caso 'Lezo'. De hecho, la expresidenta se enfrentó el pasado junio a una moción de censura interpuesta por Podemos después de conocerse que dos informes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil apuntaban a su presunta participación en un contrato irregular de la Asamblea de Madrid cuando ella era vicepresidenta de la misma.

Ignacio González, de la presidencia a la prisión

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apartó a Ignacio González en junio de 2015 de la presidencia madrileña. De hecho, González fue sustituido por Cifuentes y relevó a Esperanza Aguirre después de su dimisión en septiembre de 2012. González también se fue en medio de las acusaciones que lo envolvían en la polémica por la investigación sobre su ático de Estepona en Málaga. Y, como Cifuentes, dejó la presidencia sin reconocer los hechos que lo acusaban y sin dar explicaciones, lamentando una “campaña orquestada” contra su persona.

González se fue, como ahora Cifuentes, sin reconocer los hechos que lo acusaban 

Se terminaron así sus intenciones de presentarse a las elecciones autonómicas de 2015, pese a sus reiteradas manifestaciones de que quería encabezar la candidatura. Pero la dirección del PP nacional no confió en él para estos comicios: las informaciones que lo relacionaban con la trama Púnica y Gürtel eran ya muy evidentes.

De hecho, la excusa de la campaña orquestada terminó para González cuando fue detenido por la Guardia Civil en abril de 2017 por su implicación el caso en 'Lezo' con el desvío de fondos de la empresa pública Canal de Isabel II, organismo que presidió entre 2003 y 2012, antes de ocupar la presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Además, y aunque está en libertad desde noviembre de 2017, la Audiencia Nacional decomisó el botín que escondía en Colombia: 5,4 millones de dólares que el político ocultaba en cuentas a nombres de sociedades tituladas por testaferros y varios inmuebles que tenía en Colombia. Una fortuna que amasó a través de la trama del Canal Isabel II.

Aguirre, de la Gürtel a los espionajes a su propio gobierno

Esperanza Aguirre abandonó el año pasado todos los cargos del PP. Al igual que ahora ha hecho Cifuentes, se negó a presentar su dimisión hasta el último momento, pero finalmente lo hizo entre casos de corrupción y tras años de diligencias de las tramas Gürtel, Púnica y Lezo. Y en febrero de 2016 renunció a la presidencia del PP de Madrid por "responsabilidad política", días después de los registros en la sede regional del partido para investigar si pagos de la trama Púnica sirvieron para financiar ilegalmente al PP madrileño.

Aguirre dejó toda su actividad política  en el PP envuelta en
las tramas Gürtel, Púnica y Lezo

Pero fue en septiembre de 2012 cuando dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid que la abandonó alegando motivos personales. No fueron suficientes aquí todas las acusaciones que le rodeaban. 

De toda la trayectoria, destaca su papel en el caso Gürtel con la adjudicación de contratos de decenas de millones de euros a la red de Francisco Correa y a empresas afines a cambio de comisiones ilegales. Pero el gobierno de Aguirre también ha estado en medio de investigaciones y acusaciones en torno a casos de espionajes realizados por empleos de seguridad de la Comunidad de Madrid sobre miembros de su mismo gobierno: el que era vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, y exvicepresidente Alfredo Prada. Y también por la financiación irregular en las campañas electorales de 2003 y 2004, conocidas como las del "tamayazo".

Gallardón, envuelto en el caso ‘Lezo’

Alberto Ruíz-Gallardón ha sido el único de los cuatro presidentes de los conservadores que no ha dimitido envuelto de polémicas por corrupción. Aunque sí tuvo que dimitir de su cargo como ministro de Justicia en septiembre de 2014 después de que su propio gobierno retirara la propuesta de ley de aborto, contra la que se levantaron oleadas de mujeres.

Sin embargo, no se ha visto libre de estas acusaciones. La Fiscalía Anticorrupción planea pedir al juez la citación como investigado en el caso 'Lezo' de Gallardón por el presunto desfalco en la compra de 2001 de la colombiana empresa Inassa por el Canal Isabel II. Y no es la primera vez que se pide ya que en noviembre de 2016 la Fiscalía ya reclamó investigarle por estos mismos motivos.

El PP de Madrid en el corazón de la corrupción

Más allá de los máximos dirigentes, todo el PP madrileño se ve envuelto en casos de corrupción: más de medio centenar de conservadores han sido imputados entre las tramas Gurtel, los papeles de Bárcena y la Operación Púnica. Entre ellos, destaca Francisco Granados, exnúmero dos de esperanza Aguirre y encarcelado por el caso Púnica.

Más de medio centenar de políticos del PP han sido imputados en Madrid 

Además, tres secretarios generales del PP en la Comunidad ya han sido condenados por corrupción: González además de presidente fue secretario general, al igual que Granados, y Ricardo Romero de Tejada. Romero de Tejada fue el primero de ellos que ostentó este cargo de 1996 a 2004 y fue uno de los conocedores de los ‘tamayazos’ que facilitaron la entrada de Aguirre en la presidencia. Apartado de este cargo, fue nombrado consejero en Caja Madrid a propuesta del PP y aquí fue cuando le condenaron a un año de cárcel por apropiación indebida en la cauisa de las tarjeta black.

Por parte de la Gürtel, destacan las dimisiones de cuatro alcaldes del PP: González Panero de Boadilla del Monte, Ginés López de Arganda del Rey, Jesús Sepulveda de Pozuelo de Alarcón y Guillermo Ortega de Majadahonda.