Público
Público

Feijóo regalará este año casi 1,7 millones en ayudas a fondo perdido a los medios de Galicia

La Xunta abre el plazo para pedir subvenciones destinadas a defender “los intereses, la lengua y la cultura de Galicia”, pero sólo exige que los periódicos utilicen el gallego en un 8% de sus informaciones

Publicidad
Media: 2.17
Votos: 6
Comentarios:

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.-EFE

El Gobierno de Alberto Núñez Feijóo repartirá este año 1.675.000 euros en ayudas a los medios de comunicación de la comunidad para que “defiendan la identidad de Galicia y sus intereses, su lengua, su cultura y, en general, la galleguidad entendida como vínculo histórico de los gallegos dentro y fuera de Galicia”. Así figura en una resolución de la Secretaría Xeral de Medios, dependiente de la Vicepresidencia de la Xunta firmada el 20 de abril y publicada el pasado miércoles en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

Las ayudas directas de Feijóo a los medios de comunicación con la excusa de defender a Galicia y el gallego es una práctica añeja habitual que beneficia siempre a las grandes empresas editoras de diarios, especialmente a los que utilizan el español, los más leídos en la comunidad. Porque, según figura en la resolución, para acceder a ellas sólo es necesario un compromiso genérico con la defensa de Galicia y emplear el idioma oficial de la comunidad en un 8% de las informaciones.

Además, los criterios de reparto del dinero público que la Xunta regala a los medios apoyan esa redistribución de la riqueza entre los más pudientes: un 75% del total, es decir 1,25 millones de euros, se dirige a empresas editoras de periódicos en formato de papel, que reciben una cantidad directamente proporcional a sus ejemplares distribuidos. Es decir, que los que más venden obtienen más ayudas. A las radios se destinan 266.400 euros, con un máximo de 90.000 por sociedad, con el compromiso de que utilicen el gallego en el 50% de su programación, pero sólo en las desconexiones locales y regionales si se trata de emisoras nacionales. A las compañías editoras de diarios en Internet se dirigen 153.600 euros. Todas esas cantidades son susceptibles de aumentar, en su caso, si existen posibilidades presupuestarias.

Se da la circunstancia, además, de que los grandes grupos gallegos de comunicación cuentan también con filiales radiofónicas y, evidentemente, con versiones on line de sus periódicos. Así que pueden beneficiarse de los tres grupos de ayudas, que, por otro lado, no son incompatibles con otro tipo de convenios bilaterales con consellerías, organismos descentralizados y empresas públicas para la realización de campañas promocionales específicas, ni con la inserción de publicidad institucional, ni con el resto de apoyos financieros o medidas de promoción económica que la Xunta pueda poner a disposición de cualquier sociedad mercantil.

En la práctica, lo que sucede es que el dinero de las ayudas a los medios acaba siempre en manos de los grandes. Como prueba, otra resolución de la Secretaría Xeral de Medios de mayo del 2015 que hizo público el reparto de subvenciones mediante convenios de colaboración en el primer cuatrimestre de ese ejercicio: La Voz de Galicia, el diario de mayor tirada y difusión de la comunidad, recibió casi la mitad de todo el dinero de esa convocatoria: 243.000 euros destinados a potenciar el “fomento de la lectura de prensa” y su página web y a su difusión entre el alumnado de la educación pública, privada y concertada de Galicia. Le siguieron el Faro de Vigo, con alrededor 100.000 euros; El Progreso de Lugo (32.000 euros), Editorial Compostela (que edita El Correo Gallego, con 25.500 euros); La Región de Ourense (23.600), La Opinión de A Coruña (22.000); Editorial La Capital (que edita El Ideal Gallego, Deporte Campeón y Diario de Ferrol, con 20.700 euros); Lérez Ediciones (10.800) y Rías Baixas Comunicación (algo más de 6.000 euros).

Algunos cálculos estiman que la Xunta ha financiado a los medios gallegos con más de 12 millones de euros en los últimos diez años sólo a través de este tipo de instrumento. Pero también suele emplear los convenios bilaterales, que no adoptan la forma de contratos, que incluyen la publicación de informaciones afines a los intereses o que pongan de manifiesto las actividades de una consellería o de un departamento determinado. A diferencia de las ayudas directas, esos convenios suelen ser opacos, apenas existen garantías del seguimiento de sus objetivos y, en ocasiones, incluso contemplan la publicación de un determinado número de reportajes e informaciones en secciones y suplementos del diario. Algunos superan los 150.00 euros, y lo normal es que un gran medio firme varios de ellos cada año.

En el preámbulo de la resolución que se publicó el pasado miércoles en el DOG, la Xunta asegura que sus ayudas están destinadas a garantizar y potenciar la libertad de prensa y la pluralidad de medios. Pero, en la práctica, lo que consiguen, y probablemente pretenden, es condicionar la línea editorial de periódicos, radios y diarios digitales, y también acotar el arco ideológico de los medios que lectores, oyentes e internautas se encuentran en el quiosco, en el dial de su radio y en su buscador de Internet.