Público
Público

Gobierno y PNV desligan su acuerdo en Euskadi de los Presupuestos del Estado

Hacienda asegura que presentará las cuentas en el Consejo de Ministros el próximo 31 de marzo y confía en poder sumar los 176 apoyos en el Congreso que evitarían su devolución. 

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una imagen de archivo. EFE

Diálogo sí, pactos también, pero con matices. Tanto el Gobierno como el PNV han desligado el acuerdo en Euskadi de lo que pueda ocurrir con los Presupuestos Generales del Estado (PGE). 

El Ejecutivo de Mariano Rajoy necesita el apoyo de los cinco diputados vascos para intentar sumar los 176 escaños que necesita para que el Congreso no devuelva su anteproyecto al completo. Si logra poner de su lado a sus socios de Ciudadanos (32 diputados) y Coalición Canaria (1), así como el de Nueva Canaria (1), el PP (137) se aseguraría la imposibilidad de que una enmienda a la totalidad de PSOE y Podemos saliera adelante. 

De momento, ni C's, ni CC, ni Nueva Canaria han dado un cheque en blanco a los conservadores, pero el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ve "agua en la piscina". Por ello, según fuentes de su departamento, está decidido a elevar sus cuentas al Consejo de Ministros del próximo 31 de marzo, dando por hecho que -ya en abril- tendrá el respaldo suficiente para salvar la tramitación en la Cámara baja. Eso sí, sin el PSOE, con quien el Gobierno asegura que seguirá intentando pactar, pero ya sin apenas esperanzas de conseguir su abstención.

En este contexto, no es de extrañar que los albores del pacto presupuestario en el País Vasco se traduzcan como una moneda de cambio de cara a las negociaciones de los PGE. Sin embargo, en Madrid, tanto el PP como el PNV han desvinculado ambas cuestiones.

Fuentes del Gobierno y del partido vasco han reconocido que sus relaciones son "buenas" y mantienen un "diálogo constante" que ha dado sus frutos, por ejemplo, de cara a la votación conjunta que ambos grupos realizarán este jueves para sacar adelante el Real Decreto Ley de liberalización del sector de la estiba. Pero niegan rotundamente que haya un pacto cerrado en lo que a Presupuestos se refiere. 

Las sospechas, no obstante, se intensificaron este miércoles, después de que La Vanguardia publicara una foto en la que el propio Rajoy desvelaba, sin querer, su agenda del fin de semana. Entre sus compromisos se encuentra una "comida privada" el sábado en Vitoria que bien podría ser parte de la negociación con el Ejecutivo vasco. 

Aunque precisamente en Vitoria se celebra también, ese mismo día, el Congreso regional del PP vasco en el que Alfonso Alonso será ratificado como presidente de la formación regional. Alonso, en la misma línea que el PP nacional, negó que su pacto con Pedro Azpiazu sea "un cambio de cromos", aunque sí vio con buenos ojos que el principio de acuerdo en Euskadi pueda extenderse a la situación política nacional.