Publicado: 16.12.2014 23:57 |Actualizado: 17.12.2014 12:45

Guanyem Barcelona y Ganemos Madrid; un líder y un partido marcan la diferencia

Las dos plataformas ciudadanas se fijan el mismo objetivo, ganar las dos grandes ciudades del país. La figura de Ada Colau en Barcelona y la ausencia de candidatos mediáticos en Madrid, junto a la implicación de Podemos y su tirón en las encuestas, auguran escenarios diferentes en las municipales.

Publicidad
Media: 4
Votos: 9
Comentarios:
Los logotipos de Guanyem Barcelona (D) y de Ganemos Madrid

Los logotipos de Guanyem Barcelona (D) y de Ganemos Madrid

MADRID.- “No nos podemos permitir un bloqueo institucional desde arriba que nos deje sin futuro. Tenemos que fortalecer, más que nunca, el tejido social y los espacios de autoorganización ciudadana. Pero ha llegado la hora, también, de reapropiarnos de las instituciones para ponerlas al servicio de las mayorías y del bienestar común”, asegura el manifiesto de Guanyem Barcelona, la plataforma que lidera la exportavoz estatal de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Ada Colau, y que se presentó el pasado junio.

Dos días después, recogiendo el guante de los catalanes, echaba a andar Municipalia, que después derivó en Ganemos Madrid, fruto del fenómeno Guanyem. “Ganemos Madrid surge con un deseo: impulsar el protagonismo ciudadano para poner en marcha un gobierno abierto a la participación que permita situar la democracia y los derechos en el centro. Que nos devuelva la soberanía como sociedad”, afirma el manifiesto de esta plataforma.




Los dos proyectos persiguen el mismo objetivo y comparten el espíritu de participación ciudadana en los procesos políticos relativos a la gestión municipal, es decir, que los ciudadanos no encuentren una barrera entre ellos y sus instituciones más cercanas, lo ayuntamientos. Sin embargo, hay grandes diferencias entre las dos iniciativas que auguran caminos diferentes de aquí al 25 de mayo, cuando tengan lugar las elecciones municipales y autonómicas.

Camino recorrido

Aunque Ganemos Madrid se puso manos a la obra apenas dos días después del estreno en Barcelona, no se presentó públicamente hasta mediados de noviembre y sin definir completamente su hoja de ruta. La iniciativa de Ada Colau nació “después de meses de trabajo y conversaciones entre un grupo promotor de unas 50 personas”, explica a Público el abogado Jaume Asens, uno de los impulsores de la plataforma barcelonesa.

Ganemos Madrid aún necesita algo más de 7.000 firmas para continuar


Coincide con él Fabio Cortese, uno de los portavoces de Ganemos Madrid, que afirma que la iniciativa madrileña lleva bastante retraso respecto a la de Barcelona en cuanto al diseño del código ético, a la claridad de los actores políticos que confluyen y a la fórmula jurídica que adoptarán; fruto, fundamentalmente, de la incertidumbre instalada en Madrid por la indecisión de Podemos, al que Ganemos lleva esperando desde el principio, ya que sin su impulso vería muy dificultada la victoria sobre PP y PSOE.

Madrid pidió los mismos avales en forma de firmas que Barcelona: 30.000 en total y 15.000 de residentes en el municipio. Sin embargo, Guanyem los recogió en apenas una semana, a diferencia de Ganemos, que después de más de un mes, aún necesita algo más de 7.000.

La figura del líder

Quizás el factor diferencial más relevante sea la figura de Ada Colau, alrededor de la cual gira desde el principio la iniciativa de Guayem. "Empezamos la idea de la candidatura con esa cara visible. En Madrid faltó ese tirón generado por una figura mediática con mucho carisma", apunta Asens, que también . Colau, tras ponerle cara al movimiento contra los desahucios y su lucha por la Iniciativa Legislativa Popular de la PAH, llegó a los hogares de todo el país y a las portadas de los medios internacionales más prestigiosos. No hay duda de que su imagen es una baza clave para Guanyem.

"A falta de una figura de referencia, en Ganemos trabajamos en colectivo con varias portavocías y a nivel de barrios"


"La visibilidad de Ada Colau será fundamental para Guanyem. Aquí nos falta la figura de referencia mediática y hacemos de la necesidad virtud, trabajando en colectivo a nivel de portavocías y actividad en el barrio", destaca Cortese.

Son varios los candidatos que han sonado para encabezar la posible candidatura de Ganemos. Desde Podemos, Juan Carlos Monedero se perfilaba en un principio como el candidato para disputar la alcaldía al PP, pero a día de hoy sigue sin decidirse, ya que su perfil parece más acorde para ocupar un escaño en la Asamblea de Madrid o en el Congreso de los Diputados.

La implicación de Podemos

Mientras en Madrid sigue deshojando la margarita hasta que se constituya su estructura municipal y regional, en Barcelona, Podemos (Podem) ya ha decidido implicarse y ser un actor más junto a ICV, Procés Constituen​ y el entorno de Colau. En este contexto, al partido de Pablo Iglesias no le ha importado la fórmula jurídica (coalición de partidos, frente a la agrupación de electores que pide para Madrid).

Esta decisión tiene varias explicaciones, que en opinión de Asens, miembro también del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, y de Cortese, se resumen en que Podemos nació en Madrid y no tiene tanto peso en el marco catalán por lo que su articulación en Barcelona resulta más fácil de esta manera.

En Madrid, por el contrario, Podemos es la primera fuerza en intención de voto y, tras decidir no ponerse de perfil en las grandes ciudades, tiene la llave para un posible cambio de gobierno. Eso le permite liderar el proceso de constitución de una candidatura de unidad popular, que ya ha empezado Ganemos pero que aún está por cristalizar del todo.

El obstáculo de Izquierda Unida

"ICV hizo su renovación hace tiempo, mientras que en Madrid, IU está empezando ahora"

Tampoco es baladí la presencia de Izquierda Unida-Comunidad (IU-CM) de Madrid en este proceso. Actualmente, la formación se encuentra en punto muerto, salpicada por el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid y en medio de una guerra interna entre la corriente renovadora de Tania Sánchez, ganadora de las primarias para la Comunidad y el Ayuntamiento, y el sector oficialista, que por el momento se niega a depurar sus responsabilidades y a desbloquear el cambio en la federación. A cinco meses para los comicios, tanto en Podemos como en Ganemos Madrid tienen claro que concurrir con la actual IU-CM resta más que suma. No es la primera vez que dirigentes de Podemos han asegurado que no quieren ser "el flotador ni el refugio" de ningún partido en declive.

"En Guayem, el actor que lleva el peso en las conversaciones es ICV", precisa Asens, que recuerda la sombra del tripartito catalán del que formó parte. Precisamente ese pasado ha propiciado el desencuentro con la CUP, pero Asens matiza: "ICV hizo su renovación hace tiempo e IU está empezando ahora", en referencia a la victoria de Sánchez y la candidatura de Alberto Garzón para las generales. "ICV rompió amarras con Joan Saura y Jordi Guillot (anteriores líderes de ICV) hace tiempo, ya no están o están en tercera fila. ICV aquí demuestra que está dispuesto a arriesgarse, a no ir con sus siglas, a limitar mandatos… Es una revolución interna para ellos", apunta Asens.

"En Ganemos hemos dejado muy claro que el asunto de Caja Madrid exige responsabilidades políticas. Por eso nos dotaremos de un código ético que impida que sucedan estos casos. Respetamos los procesos de los partidos, pero en IU se tienen que depurar responsabilidades porque es imprescindible para que todos los actores se sientan a gusto en un espacio común", opina Cortese.

Por otra parte, Asens también destaca con una diferencia destacada la presencia de una actor como el Procés Constituen, la iniciativa política que lanzarón el economista Arcadi Oliveres y la monja Teresa Forcades. "Esta experiencia no existe en Madrid y es un actor social y político muy renovado", apunta.

Entre tanto, cada plataforma avanza hacia la cita con las urnas de mayo. En Guanyem afronta su tercera fase, la superación del proceso de construcción que decidirá la marca que parecerá en las papeletas. En Madrid siguen esperando que Podemos termine su proceso interno y ponga las cartas sobre la mesa.