Publicado: 24.11.2016 23:53 |Actualizado: 25.11.2016 09:21

Iglesias pide abandonar la corrección política: "Basta ya de hipocresía"

El líder de Podemos ahonda en detalles sobre su modelo para el partido y defiende politizar "el orgullo de lo popular", para priorizar llegar a la clase obrera, en lugar de la clase media. "Siempre lo vamos a tener difícil, cualquiera que defienda a la clase obrera lo va a tener difícil", afirma.

Publicidad
Media: 4.04
Votos: 26
Comentarios:
EFE/Fernando Villar

"Habla mal de la democracia española que se hagan minutos de silencio a personas cuya trayectoria haya estado vinculada a la corrupción", ha criticado Iglesias. EFE/Fernando Villar

MADRID.— Pablo Iglesias ha desvelado nuevas claves sobre el modelo hacia el que quiere llevar a Podemos, alejándolo de lo políticamente correcto para reforzar su línea más dura. Para el secretario general del partido morado la tarea de su formación es "politizar el orgullo de lo popular", centrarse en llegar a la "clase popular" —categoría en la que incluye lo que tradicionalmente se ha conocido como "clase obrera"— y no tanto a la "clase media".

La disertación de Iglesias este jueves, durante la presentación de un libro, sirve para concretar algunos detalles sobre su hoja de ruta, que pasa precisamente por recuperar el concepto de la lucha de clases. Explica que la idea de "clase media" es en realidad "una manera de autopercibirse que tiene que ver con las expectativas". Entiende que el éxito de los gobiernos del socialista Felipe González tuvo que ver con su capacidad para que millones de personas se sintieran aglutinados en esta "clase media", aunque entiende que su formación no puede ganar la batalla en este terreno al resto de partidos. "Creo que no podremos ganar aunque nos disfracemos".

"Si pensamos que la disputa de la centralidad está en quitar el concepto de clase media a los que lo tenían creo que nos equivocaremos. Creo que sólo podremos ganar si politizamos el orgullo de lo popular, y eso implica ser políticamente incorrecto", apostillaba.

"Creo que sólo podremos ganar si politizamos el orgullo de lo popular, y eso implica ser políticamente incorrecto"

Para ilustrar sus palabras, Iglesias ha recurrido al ejemplo de la decisión de los diputados de Unidos Podemos de no participar en el minuto de silencio celebrado por el resto de parlamentarios en el Congreso tras la muerte de la senadora Rita Barberá, este miércoles. "Esto ha merecido un linchamiento mediático, pero yo en la calle me encuentro felicitaciones", afirmaba.

"Siempre lo vamos a tener difícil, cualquiera que defienda a la clase obrera lo va a tener difícil", reconocía, presumiendo de que su partido se arriesgue a "decir cosas que otros no", a pesar de las "hostias" de los medios.

"La clase obrera suena a Estopa, y a Rosendo, aunque sea muy políticamente correcto". Una definición en la que se incluye a sí mismo, a pesar de ser "hijo de universitarios" —lo ha dicho ante su madre, que se encontraba entre el público— abanderando su madrileño barrio de residencia, Vallecas, y el origen migrante de su abuela materna: "Ahora el nieto de esa mujer está en la tribuna del parlamento cagándose en sus muertos", ha dicho Iglesias refiriéndose a sí mismo.

El líder de Podemos ha realizado estas declaraciones este jueves, durante la presentación del libro 'La clase obrera no va al paraiso', (Akal) obra de Ricardo Romero Laullón —el Nega, cantante de 'Los Chikos del Maiz'— y Arantxa Tirado Sánchez. En el Circulo de Bellas Artes de Madrid, y desde las 19.00 horas, los autores también se han visto arropados por el diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero, que ha ensalzado la capacidad del partido del círculo para apelar a esa clase trabajadora. "Podemos es de la sociedad civil", zanjaba, apelando a esta clase obrera.




Por su parte, Iglesias ha alabado la trayectoria de ambos autores, y ha asegurado que su participación en esta presentación no se trataba de "una obligación", sino de "un placer". "Esto es lo que más me gusta", apostillaba, visiblemente relajado. "Es un libro que va a gustar mucho a todos los que se sienten invisibilizados por su condición de clase", decía unos minutos antes, a su llegada al evento.

"Que el PP rehabilite a sus militantes después de muertos es algo que no nos atañe"

Hasta en dos ocasiones el líder del partido morado ha evitado pronunciarse sobre la decisión de los senadores de Unidos Podemos que, a diferencia de los diputados en el Congreso, sí participaron este miércoles en el minuto de silencio por Barberá. Insiste en que se siente "orgulloso" de la actuación de los diputados de su grupo, y afirma que "habla mal de la democracia española que se hagan minutos de silencio a personas cuya trayectoria haya estado vinculada a la corrupción".

En la misma línea, Iglesias ha evitado pronunciarse sobre las declaraciones del portavoz del PP, Rafael Hernando, que ha cargado contra la actuación de Unidos Podemos durante el homenaje a Barberá, y ha insistido en que lo que haga el PP con sus militantes no les incumbe: "A los que expulsa, a los que manda SMS de apoyo, a los que blinda". "Que los expulse del todo, que los rehabilite después de muertos. Son cuestiones que no nos atañen", afirmaba.