Público
Público

Un imputado invirtió en un macroproyecto en Panamá

Jacobo Gordon se sumó a una operación urbanística impulsada por Carlos Malo de Molina para comprar suelo por 20 millones de euros. La Policía cree que la trama blanqueó dinero en el país centroamericano

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Jacobo Gordon, ex socio de Alejandro Agag, testigo de su boda con la hija de Aznar y cabeza de un grupo inmobiliario investigado por el juez del caso Gürtel bajo sospecha de blanqueo, se embarcó en 2007 en una operación multimillonaria para la construcción de viviendas en Panamá. El país centroamericano es uno de los que, según las pesquisas policiales, utilizó para lavar dinero la trama que dirigía Francisco Correa, que intentó obtener allí permiso de residencia.

Imputado por su supuesta pertenencia a la red corrupta, el empresario se incorporó -oficialmente como socio minoritario- a un proyecto que sólo en el trámite de adquisición
de suelo implicaba el desembolso de 28 millones de dólares, unos 20 millones de euros al cambio. Planeada sobre diez fincas y bautizada como Lake Valley, la urbanización no ha llegado a construirse. Sólo dos de las diez fincas suman 93 hectáreas, equivalente a otros tantos campos de fútbol.

Una demanda interpuesta en Madrid por Gordon contra el principal promotor de la operación y sociólogo propietario de Sigma Dos, Carlos Malo de Molina, ha destapado ahora su presencia en Panamá, que figura en la lista negra de escenarios donde la trama adquirió propiedades para camuflar el origen ilegal de sus fondos.

Gordon reclamaba en su demanda a Malo de Molina 2,1 millones de euros por el impago de un préstamo de 1,7 millo-nes de euros que su empresa Real Estate Equity Portfolio SL había otorgado en abril de 2007 a Sigma Dos.

Preguntado por Público, el accionista mayoritario y presidente de la firma demoscópica admitió que aquel crédito, concedido a cambio de un pagaré, tenía como destino la urbanización proyectada en Panamá en una zona cercana al río Mariprieta. Sigma Dos no contabilizó en sus cuentas de 2007 ese préstamo. 'Fue un error que ya arreglamos con Hacienda y que se subsanará en las cuentas de 2008', dice Malo. La pirueta por la que Sigma Dos logró un dinero que en realidad terminaría en manos de una promotora panameña se explica, según Malo, por que Gordon 'quería firmar con una empresa española'.

Ante la insistencia de Público, el sociólogo reconoció que, además del préstamo, Gordon invirtió 1,3 millones de euros en acciones de Inversiones MDM5 SA, una de las múltiples compañías con las que el sociólogo opera en Panamá. Según Malo, Inversiones MDM5 SA es, a su vez, propietaria de Inversiones MDM Dos SA, que fue la que firmó el contrato de adquisición de las diez fincas sobre las que iba a levantarse Lake Valley, suscrito un mes después de que Gordon hubiera concedido el préstamo a Sigma Dos. En total, el ex socio de Agag habría aportado tres millones de euros, 'con opción' -admite Malo de Molina- a incrementar su peso en MDM 5 mediante nuevas compras de acciones.

Las indagaciones en torno a la trama Gürtel han situado bajo el foco a Real Estate Equity Portfolio y sus seis empresas satélite. Como adelantó este periódico, una de ellas, proyecto Twain Jones, desarrolló en Majadahonda (Madrid) una promoción de 16 viviendas de lujo que se ofertan a un millón de euros. Según el diario El País, en su exposición razonada al Supremo el juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira, considera esa promoción como el eslabón final del entramado societario creado por la red corrupta para blanquear dinero.

¿Participaban en ese negocio Francisco Correa o Ramón Blanco Balín, socio de Gordon en 2007, ex vicepresidente de Repsol, amigo de José María Aznar y a quien la investigación apunta como uno de los blanqueadores de la trama Gürtel? Malo de Molina niega cualquier contacto con ellos. Fuentes consultadas por Público sostienen que, en 2008, Correa se encaró al sociólogo durante el torneo Masters Series de Madrid y le espetó, ante varios testigos, la siguiente frase: '¿Dónde están mis tres millones?'. 'Quien diga eso miente', afirma el presidente de Sigma Dos. Entre 2002 y 2007, Correa mantuvo un palco privado para el Masters madrileño. En 2004, una cámara lo captó allí junto a sus invitados Alejandro Agag, Ana Aznar y Jacobo Gordon.

Respecto a cómo contactó con Gordon, el dueño de Sigma Dos sostiene lo siguiente: 'Él lee la información de que estamos desarrollando en Panamá, está buscando alternativas y nos llama'. Malo de Molina corroboró que se refería a la información publicada en marzo de 2007 por un diario digital sobre sus planes para construir 30.000 viviendas a las afueras de Panamá.

El contrato de venta de los terrenos para la urbanización panameña Lake Valley, suscrito el 16 de mayo de 2007, obligaba a Inversiones MDM Dos SA a abonar 20 millones de dólares antes del 15 de abril de 2008. Y estipulaba que los ocho millones restantes hasta los 28 millones de dólares en que se cifraba el precio total se pagarían mediante la emisión de acciones para los vendedores del terreno, que pasarían así a controlar 'el 28,69%' del accionariado de MDM Dos. Los titulares originarios de las fincas también han demandado a Malo de Molina.

El Registro de Panamá, más opaco que el español, no permite saber quiénes aportaron fondos para la constitución de MDM5 ni cuándo se incorporó Gordon ni con qué porcentaje. El dueño de Sigma Dos tampoco quiso revelar si contaba con otros socios en ese proyecto.

Los vendedores del suelo, miembros de una conocida familia panameña, sólo han recibido los cuatro millones de dólares [tres millones de euros] que se daban por entregados en el momento de la escritura.

Sobre cómo pensaba cubrir el resto de la inversión, Malo asegura que su plan consistía en 'captar' inversores. 'Pero como nos pilla la crisis no hemos podido pagar ese dinero', alega. Es decir, oficialmente planeaba captar inversores después de haberse comprometido por escrito a pagar 20 millones de dólares en el plazo de un año.