Publicado: 28.02.2016 16:30 |Actualizado: 28.02.2016 23:30

Los partidos se preparan para un pleno de investidura inédito

Nadie prevé que Pedro Sánchez termine la semana como presidente del Gobierno, pero será la primera vez que ocurra en democracia. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Combo de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. REUTERS

 

MADRID.- Todos los partidos ya tienen lista su estrategia a seguir esta semana en el Congreso de los diputados. Todos están ya preparados para un pleno de investidura que se prevé histórico, por inédito. Y es que nadie espera que Pedro Sánchez pueda salir de él con una victoria que le convierta en presidente del Gobierno a finales de semana. Y será la primera vez que ocurra en democracia en lo que a la elección del Ejecutivo central se refiere.  

El candidato socialista cuenta, tras su pacto, con el apoyo de los 40 diputados de Ciudadanos, que sumarán sus síes a los 90 de los suyos, pero necesita la abstención, bien del PP (123 escaños), bien de Podemos (65) para superar la segunda votación, para la que todavía no hay fecha.

La Constitución establece que habrá una primera votación, fechada el miércoles, en la que el presidenciable debe obtener la mayoría absoluta de la Cámara baja para resultar investido. Este intento se da ya por fallido, pero Sánchez todavía tendría posibilidades 48 horas después -aún no está clara la fecha para ello- si el resultado termina con más síes que noes. De ahí que si Podemos y PP mantienen su no, el proceso terminará en fracaso, hagan lo que hagan el resto de formaciones.

Se abrirá entonces un plazo de dos meses en el que el rey Felipe VI deberá nombrar a otro candidato (o repetir con el mismo) o se repetirán elecciones el 26 de junio. Una nueva etapa en la que los protagonistas políticos reorganizarán sus correspondientes hojas de ruta: el PP querrá investir a Mariano Rajoy; el PSOE, volver a intentarlo con Sánchez y culpar a Podemos de no haber permitido un "Gobierno del cambio"; Ciudadanos culpará al PP de bloquear la legislatura y no pensar en España;  Podemos abogará de nuevo por un Ejecutivo de izquierdas; y los nacionalistas insistirán en el referéndum para Catalunya.



PSOE: a por la abstención de Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, defenderá este martes -cuando él mismo dará el pistoletazo de salida al pleno de investidura- su pacto para "un Gobierno de cambio y progresista" con Ciudadanos y pedirá a los partidos de izquierdas que lo apoyen. De hecho, avisará a Podemos de que puede ser el responsable de que siga Mariano Rajoy al frente del Gobierno si no le facilita el camino a La Moncloa. 

Tras un mes de negociaciones, fue el partido de Albert Rivera el partido con el que Sánchez ha logrado cerrar un acuerdo mayor que el pacto ya alcanzado con Coalición Canaria casi desde el principio. Pero ese otro pacto con C's hizo que Podemos se levantara de la mesa de negociación, tan sólo 48 horas después de haberse sentada en ella por primera vez. 

Sánchez, sobre Iglesias: "Son tan de izquierdas que son capaces de votar en contra de un candidato del PSOE para que siga gobernando el PP"

No obstante, Sánchez defiende que el documento firmado con C's es "de izquierdas". Y como los 130 diputados que suman no son suficientes para llegar a La Moncloa, pedirá a Podemos que lo apoye. Pero además de tenderle la mano, también lanzará un mensaje que centrará el relato que los socialistas quieren construir a partir de ahora: si Podemos no apoya a Sánchez, estará votando sí a Mariano Rajoy.

Así, le retará a Pablo Iglesias y los suyos a demostrar a qué espectro político pertenece. "Son tan de izquierdas que son capaces de votar en contra de un candidato del PSOE para que siga gobernando el PP", avisó el viernes.

Con este objetivo, Sánchez destacará previsiblemente las medidas más sociales que figuran en su acuerdo con Ciudadanos y preguntará a los partidos de izquierdas si van a votar que no al ingreso mínimo vital, un nuevo Estatuto de los Trabajadores, la paralización de la LOMCE o la derogación de los artículos recurridos de la 'Ley Mordaza'.

Y les avisará de que si votan 'no' a estas políticas e impiden que sea investido, lo que estarán haciendo es votar sí a "la continuidad de Mariano Rajoy" en La Moncloa. Esta semana, insisten desde Ferraz, el líder del PP "se puede ir a su casa".

Con todo, en el PSOE reconocen que es difícil que Podemos se salga de su carril. Así, y aunque la dirección socialista no trabaja para una investidura fallida, sino para que Sánchez vaya a La Moncloa, admiten que el escenario es complicado. A partir de aquí, y si Sánchez no lo logra en esta primera votación, seguirán trabajando por el cambio y tendiendo la mano a Podemos, porque dicen estar convencidos de que el líder del PSOE será presidente del Gobierno y no habrá que ir a elecciones. Y eso incluye a Ciudadanos, con cuyo pacto "no tiene fecha de caducidad".

Ciudadanos: a por Rajoy

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aprovechará el debate de investidura para escenificar su capacidad de pacto e intentará convencer al PP de que ofrezca al menos su abstención a Pedro Sánchez para que se forme un gobierno "constitucionalista", algo improbable puesto que la única opción que contemplan los 'populares' es un ejecutivo liderado por su candidato, Mariano Rajoy.

La última negativa recibida por Rivera fue la decisión de Rajoy de no reunirse con él antes del debate de investidura, como le había solicitado el líder de C's el jueves pasado en una carta. Su intención era explicarle al jefe del Ejecutivo en funciones el contenido del pacto de gobierno firmado un día antes y hacerle ver que, en su opinión, las medidas que contiene son asumibles por el PP, pero Rajoy se negó.

Rivera culpará a Rajoy de impedir que haya Gobierno pero también buscará "puntos en común" con él si el rey vuelve a proponerle

Según Rivera, los 'populares' no tienen excusas para no sumarse al acuerdo del PSOE y Ciudadanos, ya que, además de garantizar expresamente la unidad de España y rechazar los referéndums de independencia, prevé un modelo productivo y laboral "próspero" y medidas de ayuda a autónomos y pymes, aspectos que considera "muy convalidables" con lo que defiende el PP.

A su juicio, Rajoy está en una posición de "no querer gobernar y al mismo tiempo impedir que gobierne otro".  Independientemente de lo que hagan los diputados del PP, la formación naranja votará "sí" a Pedro Sánchez, lo cual supone un cambio de postura en su política de pactos, ya que siempre negó en campaña su apoyo a Sánchez o Rajoy. 

Pese a saber que el candidato socialista únicamente obtendrá el voto favorable de su partido y de Ciudadanos, que solo suman 130, la formación naranja pretende que el fracaso de Sánchez ponga de manifiesto que el PP ha sido el obstáculo que ha impedido que haya gobierno.

Pero aunque Ciudadanos haya criticado duramente a Rajoy por "pasar palabra" cuando el rey le encargó formar gobierno, el PP espera que su candidato pueda intentarlo después del aspirante socialista. Rivera no se cierra a esa posibilidad, aunque siga insistiendo en que ahora es el tiempo de Pedro Sánchez, ya que el viernes pasado dijo que si el líder del PSOE no logra ser investido y el rey propone a Rajoy, C's intentará "buscar puntos comunes" con él. Y eso a pesar de las duras críticas que le ha hecho el partido naranja por la corrupción en el PP, señalando que quien no limpia su casa no puede liderar una etapa nueva de regeneración política en España.

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se saludan en presencia del presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, antes del 'cara a cara' preelectoral en televisión. Archivo EFE/Juanjo Martín

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se saludan en presencia del presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, antes del 'cara a cara' preelectoral en televisión. Archivo EFE/Juanjo Martín

PP: Rajoy ya quiere gobernar

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, acudirá al debate de investidura con un elaborado discurso de oposición al candidato socialista Pedro Sánchez, pero aprovechará para exponer su propio programa de Gobierno a través de una gran coalición de PP, PSOE y Ciudadanos. Además, el jefe del Ejecutivo en funciones irá preparado para entrar en el cuerpo a cuerpo si el secretario general del PSOE le ataca con los casos de corrupción que han afectado al PP, según han informado a Europa Press fuentes del Ejecutivo.

Aunque Rajoy aún está ultimando su discurso, prevé dividirlo en dos ejes: uno propiamente de oposición a la candidatura de Sánchez, en el que rebatirá con argumentos que las propuestas del PSOE para llegar a La Moncloa se basen en derogar las reformas del PP que han "funcionado"; y otro más programático dedicado a las medidas y pactos que plantea el PP para que España siga avanzando. "Va a defender su propia investidura", aseguran las fuentes consultadas.

El todavía presidente dividirá su intervención en dos ejes: uno para arremeter contra Sánchez; otro, para venderse de cara a la reelección

El martes Sanchez será el único que suba a la tribuna de oradores del Congreso, por lo que la réplica de Rajoy y su duelo con el candidato socialista no se producirá hasta el miércoles. Fuentes del PP prevén un "duro" rifirrafe parlamentario, aunque no se espera que llegue al nivel de ataque que ambos mantuvieron en su debate televisivo antes de las elecciones cuando Sánchez espetó a Rajoy que debería haber dimitido hace dos años por no ser una persona "decente", una acusación que enojó visiblemente a Rajoy, que le devolvió el golpe tildándole de "ruin, mezquino y miserable".

En su intervención, el jefe del Ejecutivo en funciones criticará que Sánchez pretenda gobernar España sin haber ganado las elecciones y con un grupo parlamentario que no llega a 100 diputados, algo que, según subrayará, no tiene precedentes en España. Después del pacto que han firmado PSOE y Ciudadanos, recalcará que el PP no va a sumarse a un "contrato de adhesión" que han "cocinado" Albert Rivera y Pedro Sánchez después de que el líder socialista haya apostado desde el primer momento por "excluir" y "aislar" al partido que ha ganado las elecciones. Los 'populares' han estudiado bien ese documento y cifran en 50.000 millones su aplicación, según un argumentario interno recogido por Europa Press.

Rajoy no atacará a Rivera porque le necesita si consigue volver a ser nombrado candidato por el rey

La segunda parte del discurso de Rajoy estará dedicada a presentar a los ciudadanos un programa de Gobierno. En esta parte defenderá su oferta de gobierno de coalición como la más "sensata y razonable" y pondrá como ejemplo lo que pasa en otros países europeos. Además, desgranará sus objetivos de legislatura y los cinco pactos de Estado que propone: por el crecimiento económico y empleo; un pacto para la reforma fiscal y de la financiación; un pacto social que ponga el foco en apoyar a los ciudadanos en situación de "mayor vulnerabilidad"; un pacto por la educación; y otro para el fortalecimiento institucional, con medidas de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción.

A pesar del malestar que ha causado en las filas del PP que Rivera haya anunciado su voto a favor a Sánchez, Rajoy no prevé "en principio" centrar sus dardos en el líder de la formación naranja, unas críticas que en todo caso deja para los dirigentes 'populares'. De hecho, el PP quiere abrir el diálogo con el partido naranja tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, pero no sobre la base del documento que han pactado PSOE y C's. Sin embargo, desde el Ejecutivo ya se da a entender que Mariano Rajoy no irá solo con Ciudadanos a una sesión de investidura porque son conscientes de que el PSOE es "imprescindible" para que el Partido Popular pueda gobernar.

Podemos: no a C's y "la continuidad de las políticas del PP"

Podemos y sus confluencias catalana y gallega -En Comú Podem y En Marea- rechazarán con un 'no' rotundo la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, con el objetivo de distanciarse de Ciudadanos y elevar la presión sobre el PSOE para que vuelva a negociar con los "partidos del cambio" en el segundo tiempo que se abrirá tras el "fracaso" de su candidato de intentar formar gobierno.

El grupo confederal Podemos-En Comú Podem-En Marea quiere de esta forma utilizar el intento "fallido" de Sánchez por su falta de apoyos como argumento para hacerle "mirar a la izquierda" y desvincularse de Ciudadanos, un partido que, según denuncian, no garantiza más que la "continuidad de las políticas del PP", que son "incompatibles" con el "cambio" que defienden.

Es la hora de lo políticos: aquí vemos a Pablo Iglesias, con esmoquin, y a Albert Rivera. Rivera se trajo a su novia; Iglesias, a Facu Díaz. / BALLESTEROS (EFE)

Pablo Iglesias y Albert Rivera, juntos pero no revueltos en la gala de los Goya. Archivo EFE/Ballesteros

El partido de Pablo Iglesias se mantiene firme en su convicción de que sólo hay dos gobiernos posibles: el de "progreso" y de coalición que aspiran formar con PSOE, Izquierda Unida y Compromís y el apoyo en la investidura de partidos catalanes y vascos; o el de la "gran coalición" que se formaría entre PSOE, Ciudadanos y PP, y que serviría "para contentar al Ibex 35". La formación emergente espera que el inicio de la 'cuenta atrás' hacia la repetición de elecciones obligue al PSOE a decantarse por uno de ellos.

Los de Iglesias confían en que Sánchez rectifique su "giro a la derecha"

Aunque votar en contra del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos supone coincidir con el PP, que también ha anunciado su 'no' en la investidura, Podemos rechaza que ello suponga formar una 'pinza' con los 'populares', tal y como los socialistas han esgrimido para afear a los de 'morado' su postura.

El partido emergente se mantiene al margen de estas acusaciones, y centra su estrategia estos días en alertar del "giro a la derecha" del PSOE, mientras espera a que, una vez pase la "investidura fallida" de Sánchez, el candidato socialista "rectifique" y vuelva a explorar un acuerdo en la mesa 'a cuatro' con Podemos y las confluencias, Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular, que deje fuera a Ciudadanos y sus "políticas continuistas con el PP".

Los morados no desean repetir elecciones, aunque las encuestas les son favorables

Tras romper sus negociaciones con el PSOE a raíz de la firma del acuerdo de legislatura entre Sánchez y Rivera, Podemos manifestó que seguía con la "mano tendida" a llegar a un acuerdo en el segundo tiempo, que evitara una repetición de elecciones, un escenario que, según ha defendido, no desean, aunque las encuestas les son favorables.

Podemos optó finalmente por levantarse de la mesa y fiarlo todo al segundo tiempo. Desde entonces, todos los cargos y representantes de Podemos están volcados en la campaña destinada a cargar sobre el PSOE la responsabilidad de frustrar el acuerdo "progresista".

Los diputados de Compromís y ERC Joan Baldoví y Joan Tardà, respectivamente, conversan en los pasillos del Congreso. Archivo EFE

Los diputados de Compromís y ERC Joan Baldoví (I) y Joan Tardà (d), respectivamente, conversan en los pasillos del Congreso. Archivo EFE

IU y  Compromís, en la línea de Podemos

En la misma línea parece que se mostrará también Alberto Garzón, de IU-UP, que este sábado manifestó que "todavía hay oportunidades para que PSOE rectifique y gire a la izquierda".  Para el diputado, Ciudadanos es la "nueva derecha" y, por ello, prefiere seguir abogando por "un Gobierno que haga frente a los recortes y que haga políticas en favor de las clases populares".

Garzón: "El PSOE tiene hasta la segunda votación, y dos meses más, para rectificar"

Además, ha calificado el pacto de PSOE con C's de "mensaje muy peligroso" y ha recordado que ya sucedió en Andalucía cuando PSOE dejó de pactar con IU para gobernar junto a C's "neutralizando muchas políticas buenas para la mayoría social. Ese es el mensaje que se envía ahora al Estado".

Desde IU-UP no renuncian a que se pueda volver a la mesa a cuatro que "tiene mejores mimbres porque son 161 votos desde el principio, mucho más fácil que tener que esperar la abstención del PP". "El PSOE tiene todavía hasta la segunda votación y, después, todavía quedarían dos meses más para poder hablar, debatir, rectificar y eso es lo que debería hacerse", concluyó Garzón.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, insistirá el próximo miércoles a Sánchez que su pacto con Ciudadanos es un "error" que, además, no concitará los apoyos necesarios y le urgirá también a retomar la mesa 'a cuatro' con PSOE, Podemos, Compromís e Izquierda Unida-Unidad Popular que se disolvió el pasado miércoles, tras conocerse el citado acuerdo de gobierno. Baldoví ha adelantado que aprovechará su intervención en el pleno del miércoles para advertir el líder socialista de que con ese documento suscrito con el partido de Albert Rivera "no habrá presidente" porque "está condenado al fracaso".

Baldoví: "Sánchez tendrá que decidir si sigue con C's y aboca al país a elecciones anticipadas o rectifica"

Según viene defendiendo, Sánchez debería tomar el camino de la izquierda sobre la base de un acuerdo que "satisfaga" a los ciudadanos que apostaron realmente por el "cambio". Y es que, a su juicio, un pacto en el que el propio Rivera pide al PP que se sume "no puede conducir a ningún sitio", salvo a la repetición de elecciones, les advierte.  "El PSOE tendrá que decidir si se empeña en seguir con Ciudadanos abocando al país a unas elecciones anticipadas o bien rectifica y permite un Gobierno del cambio", ha resumido el representante de Compromís en Madrid.

Por eso, el diputado valenciano volverá a reclamar a Sánchez que deje "la puerta abierta" a la posibilidad de intentar un gobierno de coalición o gobierno 'a la valenciana', como vienen pidiéndole desde que el secretario general de los socialistas inició la ronda de contactos para buscar apoyos para su investidura.

Los nacionalistas, a por el referéndum

Por su parte, los partidos nacionalistas no estaban 'invitados' por Sánchez a su pacto de investidura. Por ello, el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, planteará al líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante el debate de investidura de la semana que viene que la cuestión catalana sólo se puede solucionar por dos vías: la "democrática" o recurriendo a la "violencia judicial".

Tardà: "Los compromisos de los socialistas son más falsos que un euro marroquí"

Según ha confirmado Tardà a Europa Press, durante su intervención ante el Pleno de la Cámara Baja el próximo miércoles, 2 de marzo, preguntará al candidato socialista qué opción quiere escoger como presidente del Gobierno. El diputado republicano también argumentará por qué considera que la Generalitat está "legitimada para culminar el proceso hacia la independencia" de Catalunya, al tiempo que denunciará la "cerrazón" que, a su juicio, mantiene el "sistema político español", concretamente el que rechaza este proceso.

Por otra parte, Tardà abordará también otras cuestiones de ámbito nacional, en las que recalcará a Sánchez que, para él, "la palabra del PSOE no tiene ningún valor", ya que el acuerdo de legislatura que han alcanzado los socialistas con Ciudadanos no incluye, a su juicio, muchos de los compromisos que adquirieron la pasada legislatura. Así, ha puesto el ejemplo de la Ley de Educación (Lomce) aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy y que el PSOE, con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente, prometió derogar durante un acto solemne en 2013 con el resto de grupos parlamentarios de la oposición. Según ha destacado Tardà, este asunto ni siquiera aparece en el pacto con Ciudadanos, por lo que afeará a Sánchez durante el debate de investidura que los compromisos de los socialistas son "más falsos que un euro marroquí".

Para el PNV el acuerdo PSOE-C's es un "acto de precampaña" de unas hipotéticas elecciones

Sin llegar a ser tan radical, el presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar, ha afirmado este sábado que el acuerdo de PSOE con Ciudadanos supone "un eje agotado y fracasado", así como supone el alejamiento de la posibilidad de sumar los votos de PNV a la investidura de Pedro Sánchez.

Egibar ha asegurado que su partido mantiene la vía abierta con los socialistas aunque en el proceso de diálogo del PSOE con los grupos del Congreso, el PNV no se ha sentido "mimado ni estimulado" para sumar su apoyo a cara al pleno de investidura.

El PNV, ha recordado, envió a los socialistas un documento con sus aportaciones y reflexiones y aún está "a la espera de respuesta" por parte del PSOE, pero Egibar ha vaticinado que las demandas de su formación tendrán "difícil encaje" tras el texto rubricado con el partido de Albert Rivera. Según ha indicado, "la escenificación" de ese acuerdo entre PSOE y Ciudadanos podría entenderse "como acto de precampaña" de unas hipotéticas elecciones en junio.