Publicado: 05.10.2016 21:16 |Actualizado: 05.10.2016 23:20

Rajoy, convencido de que la corrupción no le pasará factura
en terceras elecciones

Génova considera que los ciudadanos han refrendado en las urnas que valoran "que la corrupción se castiga y se persigue con las medidas aprobadas por el Gobierno".  Los conservadores tampoco creen que el juicio de Gürtel entorpezca una hipotética negociación con el PSOE.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en una de sus intervenciones en el Congreso. Archivo REUTERS

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en una de sus intervenciones en el Congreso. Archivo REUTERS

MADRID.- "El Partido Popular ha obtenido el refrendo de los ciudadanos en las urnas, lo que refleja que valoran que la corrupción se castiga y se persigue con las medidas aprobadas por el Gobierno del Partido Popular". Esa frase, que consta en el argumentario del PP para que sus dirigentes respondan acerca del juicio de la Gürtel, demuestra que Mariano Rajoy está convencido de que la corrupción no le pasará factura si hay terceras elecciones.

Así lo creen algunos dirigentes del partido, que consideran que el calendario judicial no afectará tampoco a una hipotética negociación con el PSOE. "También hay un calendario judicial de los ERE en Andalucía y no tiene por qué afectar", responden las citadas fuentes tirando del habitual 'y tú más'.



Por si acaso, Génova ha dado instrucciones para reforzar la idea de que "el PP no está imputado ni procesado por la comisión de ningún tipo de delito en el llamado 'caso Gürtel'" —la figura de partícipe a título lucrativo "se trata de una obligación civil que no tiene su origen en la participación en el delito", dicen—, así como en la no pertenencia al partido de los imputados en dicho proceso.

Los conservadores confían que en los españoles ha calado la idea de que, gracias a sus reformas, "no existe impunidad, que quien la hace la paga, sea quien sea y se llame como se llame"

Aunque en el banquillo esté también la exministra Ana Mato -que sí sigue perteneciendo al partido-, los populares seguirán defendiendo que "no existe nadie en el PP que en estos momentos esté procesado en ese asunto".

Asimismo, consideran que "las responsabilidades políticas ya se han dilucidado hace tiempo" [hacen referencia al 'despido en diferido' del extesorero Luis Bárcenas y otros cargos del partido que "fueron apartados o han dimitido"], por lo que ahora confían "en la justicia" para que determine "las responsabilidades penales" de cada uno.

Sea como sea, los conservadores confían que en los españoles ha calado la idea de que "en España no existe impunidad, que quien la hace la paga, sea quien sea y se llame como se llame". Prueba de ella sería "el refrendo de los ciudadanos" obtenido "en las urnas", especialmente después de haber visto aumentar sus apoyos no sólo en las segundas elecciones, sino también en las últimas autonómicas de Galicia -donde obtuvieron mayoría absoluta- y Euskadi -donde con unas previsiones poco alentadoras sólo perdieron un escaño respecto a 2012-.

Por todo ello, Rajoy se ve reforzado para exigir al PSOE que, si decide abstenerse, lo haga no sólo para permitir su investidura, sino para garantizarle una legislatura de "estabilidad". Es decir, el PP no aceptará que los socialistas, más divididos que nunca, le pidan la derogación de sus reformas (Lomce, reforma laboral, ley mordaza, etc.) y exigirá que se comprometan a aprobar los Presupuestos.

Hernando: "Un acuerdo de investidura implica que cualquier abstención no sea una cuestión solamente estratégica, como han dicho algunos, sino una abstención útil para los ciudadanos"

"Un acuerdo de investidura implica que cualquier abstención no sea una cuestión solamente estratégica, como han dicho algunos, sino una abstención útil para los ciudadanos; y la utilidad no consiste en que haya un Gobierno que dure un día, sino un Gobierno que pueda gobernar", reconoció este miércoles el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, que agregó que "un país sin Presupuestos es un país abocado al a incertidumbre".

El PP sigue afirmando que no está pensando en las terceras elecciones, pero también reconocen que no aceptarán una abstención a medias del PSOE. "Si te invitan a una boda el día antes, no vas", metaforiza un alto cargo de la formación. De hecho, varias fuentes aseguran que, si Rajoy no obtiene ese compromiso, considerará que sigue sin tener los apoyos suficientes y así se lo transmitirá al Rey cuando éste convoque una nueva ronda de consultas previas a la proposición de un candidato para un nuevo intento de investidura.

El rey Felipe VI y Mariano Rajoy en La Zarzuela. Archivo REUTERS

El rey Felipe VI y Mariano Rajoy en La Zarzuela. Archivo REUTERS

Si Rajoy no obtiene un compromiso del PSOE mayor que el de la 'abstención técnica', considerará que sigue sin tener los apoyos suficientes para ser investido y así se lo transmitirá al Rey

Además, otras fuentes conservadoras creen que Rajoy no aceptará el cambio de postura de sólo algunos diputados del PSOE —muchos de ellos ya han abogado por  la abstención y necesitaría sólo a 11 de 85— sino que exigirá el refrendo del Comité Federal de los socialistas a dicha decisión. Por ello, esas mismas fuentes consideran que, a día de hoy, "nada ha cambiado" ("no hemos oído a Susana Díaz apostar por la abstención", justifican) y no descartan las terceras elecciones.

"Si ahora cambian el 'no es no' de Pedro Sánchez, estarían asumiendo el discurso de Sánchez de que querían echarlo porque querían abstenerse con Rajoy y no se lo pueden permitir", opinan varios diputados del PP, que defienden que la decapitación de Sánchez se debió a que éste quería pactar con los nacionalistas para formar un Gobierno alternativo y no a que en realidad quisieran abstenerse.

C's opina que Rajoy no puede presentarse a las elecciones como "un presidente que no quiere ser presidente aun teniendo los apoyos suficentes para serlo"

En Ciudadanos, en cambio, creen que la treta socialista para echar a su exsecretario general sí se debió a la voluntad "mayoritaria" para permitir a Rajoy seguir en la Moncloa y confían en que lo hagan. Eso sí, tal y como explicó el propio Albert Rivera este miércoles, siempre que Rajoy no les imponga condiciones para lograrla y acepte la "abstención técnica" que proponen algunos socialistas para llegar a un acuerdo de investidura y no de legislatura, como pretende el PP. En el partido naranja consideran que si Rajoy no acepta eso, le pasará factura electoral mostrarse como un "presidente que no quiere ser presidente aun teniendo los apoyos suficientes para serlo".

En el PP, en cambio, siguen con su teoría: "Rajoy no es tonto y no aceptará la broma de la abstención técnica" que algunos populares incluso tildan por los pasillos de "invento" o "gilipollez".