Publicado: 25.05.2015 20:25 |Actualizado: 26.05.2015 08:25

Rajoy pide que gobierne la lista más votada
para garantizar
la "estabilidad"

El presidente del Gobierno esboza una leve autocrítica y asegura no estar "satisfecho" con los resultados, aunque insiste en que el PP "ha ganado las elecciones". Se compromete a comunicar "más y mejor", pero sólo da la palabra a cuatro periodistas en una abarrotada rueda de prensa.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP celebrada esta tarde en Madrid, para analizar los resultados de las elecciones autonómicas y locales. EFE/J.J.Guillen

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP celebrada esta tarde en Madrid, para analizar los resultados de las elecciones autonómicas y locales. EFE/J.J.Guillen

MADRID.- El presidente del Gobierno ha comparecido por primera vez en una rueda de prensa en la sede nacional de PP desde hace exactamente tres años. Lo ha hecho tras reunir al Comité Ejecutivo Nacional en la calle Génova para valorar los resultados de las elecciones del 24 de mayo.

Pero a pesar de las reivindicaciones de los líderes territoriales que pedían autocrítica y un giro de 180 grados en la estrategia del PP, Mariano Rajoy ha sido muy tibio en su autocrítica y se ha limitado a subrayar que no está "satisfecho" con los resultados. "Negarlo sería como negar que hemos ganado las elecciones", ha compensado.

El mensaje de Rajoy ha quedado claro y su objetivo, también: lograr que gobierne la lista más votada en las comunidades y ayuntamientos. En la mayoría de ellos, y a pesar de la pérdida de 2,5 millones de votos, esta lista es la del PP.



El jefe del Ejecutivo ha apelado a la "estabilidad" para reivindicar la gobernanza territorial que él cree que corresponde a su partido y se ha mostrado dispuesto a alcanzar pactos con otras fuerzas -no ha especificado con cuáles, aunque ha aludido implícitamente a la mano tendida al PSOE en Andalucía, por ejemplo-. Los acuerdos, según Rajoy, deberán tomarse en base a la "estabilidad, transparencia, control de las cuentas públicas, recuperación económica y empleo".

 

A pesar del clamor interno pidiendo cambios, Rajoy ha descartado hacerlos tanto en el Gobierno como en el partido, donde Dolores de Cospedal, además, ha dejado caer que seguirá como secretaria general. El presidente del Gobierno la ha citado tanto a ella como a su número tres, Carlos Floriano, en los agradecimientos ante la prensa, por lo que la continuidad de ambos parece garantizada.

Los acuerdos, según Rajoy, deberán tomarse en base a la "estabilidad, transparencia, control de las cuentas públicas, recuperación económica y empleo".

"Tranquilo y muy cómodo"

De igual modo, y respondiendo a uno de los cuatro periodistas a los que dio la palabra, el jefe del Ejecutivo dijo sentirse "tranquilo y muy cómodo" en el partido, "al que creo que conozco muy bien", aclaró. "Sí, creo que sí", respondió sonriente sobre si sigue dispuesto a ser el candidato del PP a las elecciones generales de noviembre. En realidad, Rajoy sólo admitió los consabidos errores de comunicación, empezando por él mismo, tal y como trasladó a sus barones en su discurso a puerta cerrada durante un Comité sorprendentemente breve (una hora y media escasa)

El presidente ha impuesto como tarea al partido estar "más cerca" de la gente para explicarles bien la gestión del PP, la situación con la que se encontraron al llegar -la sempiterna herencia recibida del Gobierno Zapatero-, los recortes "inevitables" que tuvieron que imponer, el "rescate" que lograron evitar, el crecimiento y la creación de empleo que están teniendo lugar... En este sentido, Rajoy parece empeñado en ignorar que la gente ya conoce ese discurso y lo entiende muy bien, pero reniega del planteamiento del PP, pues, tal y como le recordó en el Comité la presidenta del PP de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (que casi con toda probabilidad perderá el Gobierno autonómico), "no todo es economía".