Público
Público

Rivera piropea a Cifuentes por ser "libre y valiente" dentro del PP en su búsqueda de sustitutos de Rajoy

El líder de Ciudadanos aplaude la regeneración de la presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque descarta hacer quinielas expresamente: "Cada vez que hablo bien de alguien del PP, Rajoy le pone una crucecita". Girauta, en cambio, sí lo ha hecho, al apostar por Feijóo, entre otros conservadores. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en un foro organizado por El Mundo en el Espacio Cómo, en el que ha acusado al candidato del PP, Mariano Rajoy de poner "crucecitas" a los dirigentes populares que quieren la regeneración interna, insistiendo así en que dentro del PP hay otras personas que pueden tomar el relevo y que contarían con el visto bueno de C's. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- No quiere hablar de "vetos", pero siempre pone como condición para un posible pacto con el PP la marcha de Mariano Rajoy. ¿En favor de quién? Esa es la pregunta a la que más veces se ha enfrentado Albert Rivera en este tramo final de la campaña. 

El líder de Ciudadanos, que asegura que le vale "cualquiera que no esté bajo la sospecha de corrupción", no ha querido ser contundente al respecto tampoco esta mañana en su intervención en un foro del diario El Mundo, donde sí ha destacado, pese a todo, las virtudes de Cristina Cifuentes. "Es libre y valiente y lo ha demostrado. Si no lo fuera no habría aceptado el encargo que le hicimos en Ciudadanos de renovar el PP de Madrid", valoró el candidato naranja. 

Rivera, que nunca ha ocultado su simpatía por la presidenta de la Comunidad de Madrid, -que el otro día le acompañó en un desayuno informativo pese a los ataques que el PP lanza siempre a C's- así como por otros miembros del PP como el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, no ha querido incluirles, sin embargo, en la posible quiniela de sustitutos del presidente en funciones. "¿Qué quiere, que los mate?", bromeó. "Cada vez que hablo bien de alguien del PP, Rajoy le pone una crucecita", justificó su no respuesta.

Quien sí fue más contundente, en cambio, ha sido el exportavoz de C's en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que en una entrevista en Catalunya Ràdio aseguró que Rajoy no es el único que debe marcharse. En ese mismo saco incluyó también a la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, por ser del "mismo equipo". Del otro lado, apostó como ejemplos de regeneración por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, la propia Cifuentes a quien tanto aplaude Rivera o, incluso, la ministra de Fomento, Ana Pastor, según recoge El Periódico.

Preguntado por las palabras de Girauta, Rivera salió por la tangente. "Nosotros no vetamos a nadie. Es Rajoy quien veta", espetó, asegurando que, llegado el caso, si hay que llegar a la repetición de elecciones por tercera vez, la culpa será suya por no apostar por la regeneración. "Votar a Rajoy es votar un bloqueo del país", zanjó. Pese a todo, no cerró la puerta a negociar con el PP, "y con el PSOE", siempre que se comprometan a reformar el país, luchar contra la corrupción, llegar a un pacto por la Educación y garantizar la unidad de todos los españoles y la permanencia en Europa.

En ese sentido, se mostró convencido de que "ni gobernará Rajoy ni habrá terceras elecciones" y volvió a advertir a Pedro Sánchez de que tendrá que elegir entre "populistas o constitucionalistas". En tono muy serio, volvió a asegurar que Podemos cobró "7 millones del Gobierno de Chávez en Venezuela" -aunque nadie haya podido demostrarlo en tribunales- y, volviendo al cachondeo, afeó a Pablo Iglesias que haya elegido a Zapatero como el mejor presidente de la democracia. "Ya me cuadra un poco lo de vender humo de Podemos con las políticas de Zapatero", ironizó, prefiriendo él a Suárez, Felipe González o Aznar para atribuirles esos méritos. 

Hablando de Suárez, Rivera volvió a presentarse como el "nuevo centro" en España. Así, negó que C's se alimente el electorado de PP y PSOE: "La gente está consolidando a un partido centrista, nuevo, con las manos libres y limpias que no se había configurado desde la UCD", presumió. Incluso negó con rotundidad la posibilidad de terminar despareciendo del mapa político español, como le ocurrió a UPyD, si no logra ser decisivo tras el 26-J. "Estamos en el primer juego del primer set. Es nuestro primer año a nivel nacional. Hay Ciudadanos para rato; hemos venido a quedarnos", concluyó.